domingo, 1 de febrero de 2009

No hay Libertad si existe una elección

Tiempo estimado de lectura de, aproximadamente, 4 a 5 minutos.


Hace tiempo leí algo absolutamente diferente a muchas de las cosas que había leído sobre la Libertad, y lo leí de Jiddu Krishnamurti. Él decía que no hay libertad si existe una elección.

Y creo que a nivel de la mente Krishnamurti tiene razón.

Supongamos que yo veo el primer amanecer de mi vida y, supongamos también, que me guste lo que veo: el sol saliendo del horizonte, los colores que se forman en el cielo y en las nubes, etc. En este primer encuentro con un amanecer, mi mente alojará en la memoria la percepción de lo que ve y las sensaciones tras aquella percepción. Como el amanecer me agrada, diré o pensaré en: ¡Qué lindo amanecer! Después de esta vivencia, mi mente y mi memoria formarán una referencia llamada amanecer y yo le sumaré a esto el hecho que fue lindo. De ahora en más, mi referencia ─dada por la observación de este primer amanecer─ será mi regla. Cuando tiempo después me toque presenciar un nuevo amanecer, mi mente recibirá la información de los sentidos, la contrastará con la memoria, y, si lo que ve ahora es tan o más hermoso que lo que vio anteriormente, mi mente ─o sea, yo mismo─ dirá: ¡Qué lindo amanecer! Por el contrario, si lo que ella ve no supera la percepción y sensaciones anteriores, podría decir que este amanecer no fue tan bueno como el anterior.

Cuando la mente dice 'frío', 'caliente', 'feo', 'bello', 'lejos', 'cerca', etcétera, está eligiendo. Y esto se entiende por el hecho de que cuando la mente crea una referencia, la recuperación de ésta por parte de la memoria, es un acto de la voluntad. Cuando uno dice que algo es bello o feo está eligiendo en función de lo que contrasta en su propia memoria.



No habría ningún inconveniente hasta aquí si no se observa que la mente es limitada. Con una mente limitada (que es limitada porque se suscribe a unas pautas) no se puede acceder a una realidad, a lo que es. Todo límite es como tener una caja auto-contenida como herramienta para llegar a cualquier asunto, y los asuntos de la realidad muchas veces (o todas las veces) no son cosas inscriptas en una limitación. Todo aquello que tiene límite es medible, y para que las cosas sean medibles se debe establecer una regla, esto es, poner un vidrio delante de los ojos para decir que las cosas son de esta manera y no de otra, o sea: optar por una referencia. Una mente con una regla es limitación pura.

Cualquier experiencia que uno tenga es una vivencia que se está teniendo, o más precisamente, cualquier vivencia guardada en la memoria es luego una experiencia. Si al momento de vivenciar algo uno interpone una categorización ─lindo, feo, alto, bajo...etc.─ se pierde la vivencia. La categorización suple la vivencia por dos dimensiones que se contraponen y que tienen que ver con el tiempo: la categorización es de ayer y la vivencia es de hoy.

Categorizar es utilizar una regla de medición, una pauta con la cual medir las cosas. Uno de los problemas de tener una regla para medir cualquier cosa es que la costumbre provoca que con la misma regla ─hecha para medir ese caso específico─ se quiera medir las cosas que son de naturaleza diferente. Esta costumbre se forma antes de la constitución de un pensamiento y es una particularidad en la estructura de la mente. No es simple costumbre, y es algo antes de las expresiones de un lenguaje. La vivencia se pierde (y, por lo tanto, no se observa «lo que es») cuando la mente impone un pensamiento a la vivencia que transcurre; esto sucede porque: la utilización de una pauta otorga resultados limitados por la misma pauta limitada (la experiencia ingresa a la mente cortada e incompleta); no se puede prestar atención a la vivencia y al trabajo del intelecto simultáneamente: o se categoriza o se vivencia.

Cuando el pensamiento dice que este amanecer es hermoso, estrictamente, no se da cuenta que la palabra hermoso nada tiene que ver con el amanecer en sí mismo. Pero, a la hora de dar categorías a las cosas, creemos que el relato es el acontecimiento y la vivencia se desmorona.

Por comodidad, algunas veces, adoptamos una regla para medir las cosas.

Todo punto de referencia es una regla

Si todo punto de referencia es una regla, entonces, la memoria está llena de referencias. Si se quisiese medir cierta altura utilizaríamos una herramienta de medición en base a una regla predeterminada: 1 metro son 100 centímetros, por ejemplo. Como la adopción de esta pauta es arbitraria, no se basa en «lo que es». Lo que es está fuera de toda convención o acuerdo. La utilización de una regla para medir cualquier cosa sólo genera limitación: con una regla de medición sólo se puede medir alturas y distancias, nada más. Si la mente se aferra a la pauta que generó ve todo según le permite la pauta y, como la pauta es siempre limitada, verá sólo hasta su limitación.

Si vos y yo estamos de acuerdo en algo, convenimos. Juntos podemos convenir en llamar a aquél objeto mesa. Nosotros estaríamos de acuerdo por el hecho de que es cómodo para ambos llamar a ese objeto de la misma manera: mesa. Cuando convenimos en otorgarle a un objeto el nombre de mesa, lo que estamos haciendo es fijar una pauta por medio de una categorización. Lingüísticamente (y hasta por ahí nomás), el criterio por el cual se fijan los sonidos de los objetos con los cuales convivimos días tras día, es arbitrario: no hay nada en el objeto 'mesa' que tenga realmente que ver con el sonido mesa. Otorgarle a una cosa, o acontecimiento, una categorización ─esto es, nombrar mesa a determinado objeto, o decir bello a determinado acontecimiento─ es fijar una pauta mediante el trabajo del intelecto.

Krishnamurti dice que si vos creés que el sonido mesa tiene que ver con el objeto 'mesa', no estás viendo al objeto mesa tal cual es; él te diría: La palabra no es el hecho.

Cuando uno accede a la memoria lo que hace es obtener unos datos según las impresiones que permitieron guardarlo. Es por eso que dos hermanos a quienes los retó la madre cuando niños, pueden tener diferentes conceptos respecto de la cagada que le pegaron: uno puede decir que fue justo y el otro que fue injusto. En el arte, dos pinturas puede ser interpretadas de manera diferente y si hubiese coincidencia, sería sólo eso, una coincidencia, ya que un objeto artístico ─como una pintura─ puede generar diferentes apreciaciones según los datos abstraídos por quien observa.

Con esto no quiero referirme a que los humanos siempre serán subjetivos, sino más bien, a que siempre que uno genera un pensamiento lo hace a partir de algo prefijado en la mente. Y la Libertad ─de la cual creo nutrirme cuando leo a Krishnamurti─, al parecer, no puede manifestarse en una mente que fije patrones, reglas, acuerdos, convenciones o pautas.

Digamos lo siguiente: yo soy Occidental, Americano, Latinoamericano, Sudamericano, Argentino, Norteño, Santiagueño/Tucumano, Estudiante, Deportista, Hijo, Hermano, Humano: en definitiva, yo «soy». Antes y después de todas las carátulas que me auto-imponga o se me impongan, siempre quedará el reducto mínimo de lo que verdaderamente el humano es: un algo en esta parte del Universo. Incluso la denominación de ser es también una categorización, por eso se dice que el lenguaje del Dios es muy parecido al silencio.

Lo que intento decir es que quizás, profundamente, no exista lo bueno y lo malo, sino, simplemente, la manifestación de algo. Y esto pudiera entenderse si traemos a nuestra consideración que nuestro Universo tiene aproximadamente 13,7 mil millones de años y que, nuestro Planeta, unos 4.500 mil millones de años. Cuando pensamos en el Planeta Tierra y entendemos que huracanes, terremotos, tsunamis se han dado a lo largo de toda su historia, incluso sin que el ser humano esté allí para decir que son una catástrofe ─o algo malo─, podemos entender también que los acontecimientos de la Naturaleza corresponden a un ciclo antiquísimo y que están muy lejos de las categorías de bueno y de malo. Esto es, y humildemente creo yo, una verdad trascendente.

Volviendo al tema de la mente, se podría decir que o ella es limitada por razones de su propia naturaleza, o se hace limitada a través del tiempo. De todos modos, cuando la mente se limita lo hace por los acondicionamientos externos (como los que vienen de la sociedad) o por los acontecimientos internos (como los que uno mismo se impone). Yo creo que el condicionamiento de la mente viene dado por la afinidad que ella tiene por las estructuras (tema, quizás, de otro escrito): pienso que la mente absorbe y aprende a través de estructuras o bloques de cosas. Y una estructura es algo duro, rígido, quieto, una condición para la firmeza.

Con una mente limitada no se puede hacer algo nuevo, no se puede cambiar, no se puede ser feliz ni dejar de sufrir. Una mente condicionada está limitada a hacer y ver siempre lo mismo, y, en todo caso, lo que verá y lo que hará, no formará parte de las cosas «como son», sino, de las cosas como ella creé que son. Una mente condicionada camina con buena expansión sólo en el sendero de sus auto-engaños.

Recuerden que un paradigma es un modelo de algo, como por ejemplo, el paradigma de la belleza según los cánones de estética occidental: mujeres delgadas, con determinadas medidas en el cuerpo, rostro simétrico, etcétera. Un paradigma es la expresión de un punto de vista sobre cualquier cosa expandido tal vez por medio de un acuerdo a un grupo de humanos que luego obrarán en consecuencia con él; es un esquema que puede verter conceptos respecto de algo. Todo esto viene a colación por el hecho sustancial de que un paradigma que creó un problema no podrá resolverlo; o en otras palabras: los pensamientos que crearon la dificultad, difícilmente, crearán la solución. He ahí la limitación de una mente condicionada. Ahora bien, si existiera la posibilidad de ver todos los amaneceres sin que haya la actividad de la memoria, sin que se forme una nueva referencia, sin que se diga feo o bello, es posible que asomara una nueva forma de estar en el mundo. Creo que una mente fresca, nueva, sin ataduras, es algo que no es una mente, y es algo sin límites.

Y quizás, lo que asome, después de no hacer lo que la mente acostumbra a hacer, sea la Libertad sobre la que leí que hablaba Krishnamurti.
Un abrazo.

15 comentarios:

Roal dijo...

Querido Addax, me gustó este artículo, de hecho me incita a buscar un "estado de percepción ideal". Pero, tiendo a ser un tanto "realista", para no decir objetiva, con algunas cosas, así que te dejo unos comentarios...

"...si existiera la posibilidad de ver todos los amaneceres sin que haya la actividad de la memoria, sin que se forme una nueva referencia, sin que se diga feo o bello, es posible que asomara una nueva forma de estar en el mundo...".

Suena interesante, pero he ahí el detalle, ¿cómo logramos esto?, ¿realmente es posible no referenciar las cosas luego de percibirlas?, ¿es esto humano?

A medida que vivimos categorizamos, conceptualizamos, con palabras, con imágenes, así sea de un modo personal y único. Nuestra memoria almacena cada información que percibe e instintivamente la clasifica otorgándole características particulares a las cosas, es la manera como asimilamos lo que percibimos para que perdure en nuestra vida. Si posteriormente descubrimos que alguna de nuestras apreciaciones son falsas, nuestro cerebro corrige inmediatamente y sustituye el concepto relacionado.

Si vivo una experiencia, además de sentirla, inmediatamente la denomino. ¿Qué es maravilloso, neutro o amargo? La vivencia en sí, esa sensación puede desarrollarse sin intervención de recuerdos, asociaciones o comparaciones, cuando sólo nos centramos en sentirla, en llenarnos de ella mientras existe; pero cuando esta finaliza, existirá necesariamente una clasificación, una etiqueta, un concepto, así sea el de "experiencia lanzada al cajón de vivencias indescriptibles".


"La utilización de una pauta otorga resultados limitados por la misma pauta limitada".

Es importante descubrir y reconocer que contamos con infinidad de pautas, y si la adecuada no existe contamos con la capacidad de crear o buscar una nueva, si algo es para mí "extraordinariamente hermoso", y siento que aún esa expresión se queda corta, pues intentaré describirla como algo "extraordinario y magníficamente hermoso", y si aún no me basta concluiré con que su hermosura es tal que no logro describirla, ya que para mí es infinita, y ahí, sin darme cuenta, tengo una pauta, "infinita".


"Con una mente limitada no se puede hacer algo nuevo, no se puede cambiar, no se puede ser feliz ni dejar de sufrir".

Entiendo, y creo que esos límites son previos a la experiencia en sí, previos a lo que se quiere, desea o debe hacerse, previos a lo que queremos cambiar. Es aquí donde nuestra disposición debe ponerse de manifiesto, nuestro valor e interés de ver más allá, de considerar nuevas posibilidades, de crear nuevos conceptos y perspectivas.


"Una mente condicionada está limitada a hacer y ver siempre lo mismo, y, en todo caso, lo que verá y lo que hará, no formará parte de las cosas como son, sino, de las cosas como ella creé que son".

Este acondicionamiento de la mente puede ser limitado, pero también podría ser sumamente extenso, tanto que pueda evitar que hagamos y veamos las cosas siempre de la misma manera. ¿No crees?

¿Qué debería hacer para ver las cosas tal como son? ¿Indagar hasta donde el conocimiento y mis capacidades me lo permitan?


"Y la perfecta Libertad -de la cual me nutro cuando leo a Krishnamurti- no puede manifestarse en una mente que fije patrones, reglas, acuerdos, convenciones o pautas."

Me encantaría entonces que me recomendaras un libro de este personaje, o que me hablaras más de esta perfecta Libertad...

Si consideras que estoy equivocada en algo agradecería tus comentarios, valoro el conocimiento de los expertos, yo sólo soy una ingeniera que piensa mucho ;-).

Por cierto, y disculpa si me salgo del tema, con relación a "el paradigma de la belleza según los cánones de estética occidental: mujeres delgadas, con determinadas medidas en el cuerpo, rostro simétrico, etcétera.", existe una explicación en la biología evolutiva del porqué de estos cánones, no es algo establecido porque sí por la sociedad; algunos de estos patrones atractivos existen desde los orígenes del ser humano. Obviamente, más allá de la búsqueda de una pareja "bella y atractiva" que posea buenos genes, existe la posibilidad de enamorarse locamente de una persona que a pesar de no estar entre las más bellas es la que nos complementa, comprende y nos hacen sonreír, y esto, según mi opinión vale tanto como la reproducción misma.

Aquí te dejo un enlace: http://www.uv.es/metode/anuario2001/110_2001.html

Uuuffff, esta vez me extendí. XD

¡Besos!

Addax dijo...

¡Hola princesa hermosa! ¡Me encanta en muchos sentidos tu comentario!

Recién llego a casa, estoy cansadillo y con un poco de dolor de cabeza, por lo que te dejo dicho acá que leí tu comentario y que mañana, ya fresco y renovado, voy a darte mis apreciaciones.

(A continuación, utilizaré una expresión, tal vez toda ella, de Argentina): ¡Qué hija de mil que sos Roal, que me reí con lo de experto! En lo único que me considero un experto es en un jueguito de fútbol, Pro Evolution Soccer, de la SONY PlayStation jajajaj.

Bueno, te mando un beso. Nos leemos mañana. =)

Addax dijo...

"...si existiera la posibilidad de ver todos los amaneceres sin que haya la actividad de la memoria, sin que se forme una nueva referencia, sin que se diga feo o bello, es posible que asomara una nueva forma de estar en el mundo...".

Suena interesante, pero he ahí el detalle, ¿cómo logramos esto?, ¿realmente es posible no referenciar las cosas luego de percibirlas?, ¿es esto humano?

Una pregunta que te hago yo es ¿para qué quisieras vos 'ver todos los amaneceres sin que haya la actividad de la memoria'?
Según mi recontra humilde opinión, una de dos cosas suceden en personas que leen este tipo de literatura:
- O dicen que no es posible y, desde ahí, surge la pregunta de cómo se podría hacer tal cosa;
- O dicen que es difícil, con lo que ciertamente observan una posibilidad, pero se que sitúan con que es difícil y hasta ahí se quedan.

Otra pregunta más que te hago es si eso que vos citaste -de lo que yo escribí- tiene sentido para vos o no tiene sentido. Si tiene sentido, entonces, puede que sea la primera cosa que puse más arriba (no es posible y la pregunta de cómo).

Si vos me considerás un conocedor o desconocedor de algo, eso, justamente es una pauta o una regla con la que vos mides un pensamiento fijo que tenés: por ejemplo, una persona para vos es conocedora de algo cuando sabe hasta este y este otro punto y es desconocedora, cuando no sabe hasta este otro cierto punto. Ese vidrio que uno se pone no permite ver lo que en ese vidrio no aparece, por eso, una pauta -o el vidrio- otorga limitación. Uno con una regla es siempre limitado.
Yo no me considero conocedor de estas cosas que comento en el texto de esta entrada. Pero si yo me atreviese a decirte cómo puedes hacer tal o cual cosa, sería sólo eso, un atrevimiento (y me voy a atrever :P).
¿Cómo lo hago yo? Soy un espejo sin opinión. Nada más. Me percaté de la pequeña vocecita de la mente y sólo la callo algunas veces; las cosas se reflejan en mí pero yo no las pienso. Por ejemplo, ¿qué sucede con tu mente cuando vas por la calle caminando y ves un cartel publicitario cualquiera? Supongamos que esta publicidad diga 'Cafetería Albert Einstein'. Apenas tus ojos se posan en la C de Cafetería es posible que vos ya la empieces a pronunciar y después, como por un rayo, rapidísimo, ya leíste con tu mente Cafetería, Albert, y Einstein. Todo eso sin darte cuenta, sin ninguna intención de querer provocar lectura.

Yo ahora te puedo poner el siguiente ejercicio, ve las letras a continuación:

A B C D O E J



¿Tu voz de la mente dijo á, bé, cé, dé, ó, é, jota?


Ahora quiero que, con las mismas letras, no produzcas pensamiento cuando tus ojos posen sobre ellas; es decir, quiero que no reconozcas a la A como A (ni á), ni a la B como B (ni bé):

A B C D O E J



¿Pudiste?

Lo mismo sucede con asuntos, digamos, más importantes. Uno va caminando por la calle de noche y observa a un hombre con determinadas características y piensa que podría ser un ladrón. Luego, se activa la adrenalina, tenemos miedo, estamos más atentos, cruzamos la calle para no toparnos con él...todo porque nuestra regla interna dice que un señor con determinadas características -en su vestimenta, en su rostro o en su andar- puede o es un ladrón.
Yo no digo que todo lo último no sea práctico. Pero yo no pensaría porque tengo un plan, es una estrategia mía, y, de alguna forma, no me queda otra. Sin embargo, vos, ¿para qué te producirías no pensar?

Nuestra memoria almacena cada información que percibe e instintivamente la clasifica otorgándole características particulares a las cosas, es la manera como asimilamos lo que percibimos para que perdure en nuestra vida.

[i]Instintivamente[/i]. Mi punto de vista dice que no es por instinto que la mente -gracias a la memoria- clasifica la información, sino, por costumbre. Cuando éramos niños a nosotros nos enseñaron esto es mesa, no toques eso está caliente, vives en tal calle, recordalo para cuando tengas que volver...Después, ya sabes que esa cosa elevada es mesa, aquello de más allá es una olla o fuego, que uno debe recordar ciertos asuntos, por seguridad, etc..
Cuando uno está crecido, por lo general, la gente de alrededor ya no nos está diciendo directamente esto es desamor, esto es tristeza, esto es feo, aquí te tiene que dar frío, más allá calor, esto es belleza., etcétera, sino que uno mismo se lo dice a uno mismo. Estamos acostumbrados que así sea, además de que es útil, verdaderamente.
Perdure. ¿Por qué necesito o quiero que algo perdure en mi vida? Si yo necesitase que un bello amanecer perdure a través de mi memoria será porque, seguramente, cuando lo recuerde, me haré sentir bien. Si llegase a ser así ¿por qué necesito de un intermediario para sentirme bien, por qué no puede sentirme bien, inmediatamente?

Si posteriormente descubrimos que alguna de nuestras apreciaciones son falsas, nuestro cerebro corrige inmediatamente y sustituye el concepto relacionado.

Que nuestra mente -nuestro cerebro- descubra que algo es falso no es signo de nada. Nuestra mente no descarta algo sólo porque sea falso, ni tampoco lo hace inmediata ni automáticamente. Según lo veo yo, es posible que la mente tome algo o lo descarte solamente cuando ella descubra que algo no es útil o inútil. Si es falso y es útil, seguirá teniendo la misma presencia que lo cierto y de hecho, estará participando como si lo fuera.

(...)pero cuando esta finaliza -la vivencia-, existirá necesariamente una clasificación, una etiqueta, un concepto, así sea el de "experiencia lanzada al cajón de vivencias indescriptibles".

Será necesario dependiendo de la utilidad que esta clasificación te traiga. Si en un momento descubres que esta clasificación no es necesaria, de seguro no la utilizarás más. Poner una experiencia, quizás que lo merezca, en el cajón de lo indescriptible, lo inconmensurable, lo absolutamente bello, etc. es, simplemente, más de lo mismo. La clasificación es absoluta y limitada y la regla, en virtud de la cual haces que una cosa ingrese a esa clasificación, también.

Jajaja sos re linda, por lo que sigue, y por todo =) .
Es importante descubrir y reconocer que contamos con infinidad de pautas, y si la adecuada no existe contamos con la capacidad de crear o buscar una nueva, si algo es para mí "extraordinariamente hermoso", y siento que aún esa expresión se queda corta, pues intentaré describirla como algo "extraordinario y magníficamente hermoso", y si aún no me basta concluiré con que su hermosura es tal que no logro describirla, ya que para mí es infinita, y ahí, sin darme cuenta, tengo una pauta, "infinita".

Si vos sientes que una expresión se queda corta para denominar una experiencia ¿por qué vas a intentar describirla con algo más? ¿Por qué no te quedas con la experiencia así como se presentó y nada más?
Si después de una experiencia, tu descripción no te contenta, y, por ello, buscas una descripción que te satisfaga de los tipos "bello", "absolutamente bello", "absoluta y totalmente bello", "absoluta, total y completamente bello", "indescriptiblemente bello"...estarías produciendo una especie de tautología, es decir, estarás repitiendo una verdad que no cambia con palabras acomodadas que, en realidad, tampoco cambian: estarías diciendo lo mismo en todo momento, tal vez, pensando que dices algo diferente. En lo personal, si yo tuviera una experiencia 'indescriptiblemente bella' me contentaría con lo de 'indescriptible' o con el 'no hay palabras para expresar lo que siento' y me parecería muy bueno que sea así.

¿Entiendes el número un millón? No lo pregunto desde la lógica o desde la matemática con la que se puede dibujarlo, sino, desde lo que realmente representa: una cantidad. ¿Entiendes, desde la cantidad, el número un millón? Un millón es un número grande, uno bien grande, pero completamente ínfimo en comparación a lo infinito. Yo no entiendo un millón y no tengo ni idea de lo que es el infinito...


Una mente condicionada está limitada a hacer y ver siempre lo mismo, y, en todo caso, lo que verá y lo que hará, no formará parte de las cosas como son, sino, de las cosas como ella creé que son".

Este acondicionamiento de la mente puede ser limitado, pero también podría ser sumamente extenso, tanto que pueda evitar que hagamos y veamos las cosas siempre de la misma manera. ¿No crees?

¿Qué debería hacer para ver las cosas tal como son? ¿Indagar hasta donde el conocimiento y mis capacidades me lo permitan?


Yo digo que todo condicionamiento en sí mismo, ya sea que tenga una gran cantidad de cosas o muy pocas, es limitado. Un condicionamiento podrá ser extenso, abarcar una gran cantidad de asuntos, pero de igual forma, limitado. Una mente con un condicionamiento no puede hacer ninguna cosa más que no esté dentro de ese condicionamiento. Con un condicionamiento, uno funciona con una condición y no funciona sin esa condición.
Una mente que crea el problema no puede crear la solución. Para poder producir solución una mente debe dejar de ser lo que es y ser otra cosa, es decir, todo cuanto fue que produjo el problema, debe, invariablemente, dejar de repetirse y, desde ahí, puede que surja algo distinto y puede que eso distinto otorgue soluciones.
¿Cuando vos ves las cosas lo haces con la mente o lo haces con los ojos? Yo cuando quiero ver, quiero ver y cuando quiero oír, quiero oír, no quiero ver y pensar u oír y pensar, no lo quiero hacer todo junto*. Así medito yo.
Cuando uno medita ve una manzana, no pone el pensamiento 'manzana', sólo ve un algo, después es 'manzana'. Si con el sentido del tacto siento a ese objeto, entonces, lo siento con todo el sentido del tacto y nada más, no pongo pensamiento a decir 'ahora mismo estoy sintiendo la textura de la manzana, está fresca, tibia, es así y asá'. Siento y punto.

Me encantaría entonces que me recomendaras un libro de este personaje, o que me hablaras más de esta perfecta Libertad...

Si consideras que estoy equivocada en algo agradecería tus comentarios, valoro el conocimiento de los expertos, yo sólo soy una ingeniera que piensa mucho ;-).


Tengo todos los libros de él para pasarte, incluso algunos videos. Será una gran alegría enviártelos cuando quieras.
Ya te comenté respecto a lo de experto, si con es te referías a mí, yóp nóp lóp sóyp =D . Si te referías a Krishnamurti, bueno, lo siento, me dí por aludido xD .

Yo creo que vos tienes lo que se conoce como Inteligencias Múltiples. Si es como yo lo pienso, tengo gran deducción con sólo leerte (lo pensé cuando chateamos hace unos días atrás). Y si tuviera esa deducción, sería un punto a favor de mi propia estima.
¿Qué es inteligencia múltiple? Acá y acá la respuesta.

Saludines, un placerrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr INMENSO charlar con vos .
=)

P.D.: Lo que está mayoritariamente en cursiva es lo que vos citaste de mí y lo que está mayoritariamente en negrita es lo que vos pusiste.

* A esto te lo comento mejor en otro momento.

Roal dijo...

¡¡¡Hola lindo!!!

A ver, a ver...

Una pregunta que te hago yo es ¿para qué quisieras vos 'ver todos los amaneceres sin que haya la actividad de la memoria'?

Hablaba de referenciar "luego" de percibir, pero te respondo, en base a una apreciación durante un hecho. ¿Para qué quisiera yo ver todos los amaneceres sin que haya actividad en mi memoria? Para sumergirme en un momento sin tiempo y espacio, fascinarme y observar, llenarme de lo que advierten mis ojos, no pensar, sólo sentir y disfrutar (si es que mi cuerpo reacciona con disfrute).


Según mi recontra humilde opinión, una de dos cosas suceden en personas que leen este tipo de literatura:
- O dicen que no es posible y, desde ahí, surge la pregunta de cómo se podría hacer tal cosa;
- O dicen que es difícil, con lo que ciertamente observan una posibilidad, pero se que sitúan con que es difícil y hasta ahí se quedan.


Considero que lo natural es tender a conceptualizar las cosas o situaciones, otorgarle atributos a estas, asociar imágenes con hechos, y más si estos son relevantes o emocionantes en nuestras vidas. Luego que se vive una experiencia generalmente se clasifica, como agradable, desagradable, sin importancia, etc. Me parece poco probable no referenciar las cosas luego que nos deslumbran, que nos impresionan o nos desagradan, creo que es algo automático, casi un acto reflejo, pero no me niego a aceptar la posibilidad de que pueda lograrse lo contrario, sólo me refiero a lo que normalmente ocurre. Y sí, ciertamente de alguna forma estamos acondicionados para eso, ya sea porque es nuestra naturaleza o porque actuamos bajo costumbres adquiridas.


Otra pregunta más que te hago es si eso que vos citaste -de lo que yo escribí- tiene sentido para vos o no tiene sentido. Si tiene sentido, entonces, puede que sea la primera cosa que puse más arriba (no es posible y la pregunta de cómo).


Para mí tiene sentido todo lo que mi mente sería capaz de hacer. Si tengo entre mis manos, ante mis ojos, algo que simplemente me llena de sensaciones increíbles, no quisiera que pasara sin saber que pasó, quisiera poder recordarlo y y volver a sentirlo, encontrar los pensamientos adecuados para describirlo y recrearlo. Aunque, durante, mientras el momento existe, no me gustaría pensar en nada más, sólo llenarme de él...


Si vos me considerás un conocedor o desconocedor de algo, eso, justamente es una pauta o una regla con la que vos mides un pensamiento fijo que tenés: por ejemplo, una persona para vos es conocedora de algo cuando sabe hasta este y este otro punto y es desconocedora, cuando no sabe hasta este otro cierto punto. [...]


Yo genero un concepto de algo o de alguien, mediante ciertas apreciaciones críticas, objetivas, "profundas", pero dejando la posibilidad abierta a enriquecer esta idea o a modificarla porque podría llegar a ver lo que en el vidrio "ahora" no aparece. Pero el concepto se empieza a formar desde un principio, desde que la vocesita nos habla; es esto lo que parece (mas no digo que sea imposible) inevitable.

Pero bien, intento entenderte, y veo que sí, no debemos dar diagnósticos a la ligera, se debe observar constantemente, siempre podremos ver algo más en alguien o en algo.

Por ejemplo, sinceramente no sé que tanto conoces o sabes sobre lo que dices, sólo bromeo al llamarte experto, pero sí creo o deduzco, que por la rama en la que te desenvuelves, deberás contar, por lo menos en este instante, con más teorías o aclaraciones sobre la conducta humana, por ejemplo.

Otro ejemplo, me atrevo a decir que eres un ser dulce, puede que me equivoque, pero es la apreciación que tengo hasta el momento, ahora, ¿cómo no llamarte o creer que eres dulce, si veo en ti dulzura? ¿Entiendes lo que te he querido decir?


¿Cómo lo hago yo? Soy un espejo sin opinión. Nada más. Me percaté de la pequeña vocecita de la mente y sólo la callo algunas veces; las cosas se reflejan en mí pero yo no las pienso.


No las piensas, ¿hasta cuando algo capta tu atención por completo que logra dejarte la boca abierta? ¿Callar esa vocesita no es reprimirla?, o ¿significa minimizar el pensamiento que surge automáticamente, para seguir en un proceso de observación para luego concluir?, o ¿simplemente ignorar y dejarlas pasar?



Yo ahora te puedo poner el siguiente ejercicio, ve las letras a continuación:

A B C D O E J

¿Tu voz de la mente dijo á, bé, cé, dé, ó, é, jota?


Jejejejeje, no sé si es el cansancio, pero sólo vi una imagen, letras en fila y seguí leyendo el siguiente párrafo, no distinguí una de la otra.


Ahora quiero que, con las mismas letras, no produzcas pensamiento cuando tus ojos posen sobre ellas; es decir, quiero que no reconozcas a la A como A (ni á), ni a la B como B (ni bé):

A B C D O E J

¿Pudiste?


Si me centro en ellas no puedo evitar reconocerlas, al menos una, dependerá del tiempo en que mi mirada se fije sobre ellas, pero en un primer momento, las vi como ya te dije anteriormente, como una imagen sin sentido.


Lo mismo sucede con asuntos, digamos, más importantes. Uno va caminando por la calle de noche y observa a un hombre con determinadas características y piensa que podría ser un ladrón. [...] puede o es un ladrón.
Yo no digo que todo lo último no sea práctico. Pero yo no pensaría porque tengo un plan, es una estrategia mía, y, de alguna forma, no me queda otra. Sin embargo, vos, ¿para qué te producirías no pensar?


En cuanto a tu ejemplo, comparto aquello de que nos acondicionan o nos acondicionamos para reaccionar ante ciertas situaciones.

Tú no pensarías porque tienes un plan en el cual trabajas, intentas controlar tus pensamientos (que no necesariamente tiene que ser evitar la aplicación de un concepto social común, sino unos muy particulares) en pro a la búsqueda de una nueva forma de estar en el mundo, ¿si?

Si no quisiera pensar en ciertas cosas es porque tal vez esa energía que se agota con el pensamiento la podría emplear en algo más...


Hasta aquí llego por hoy, estoy muerta de sueño, no quiero decir disparates... ¡Ah! Pero mañana sigo, a ver si nos entendemos mejor, más adelante leí algo que me gustó. XD

Chau, que descanses, y gracias por tus palabras... Besito en la frente (eso me lo copié de ti, jijiji)

Roal dijo...

Otra vez yo, esta vez para continuar... :-P

[i]Instintivamente[/i]. Mi punto de vista dice que no es por instinto que la mente -gracias a la memoria- clasifica la información, sino, por costumbre. Cuando éramos niños a nosotros nos enseñaron esto es mesa, no toques eso está caliente, vives en tal calle, recordalo para cuando tengas que volver...Después, ya sabes que esa cosa elevada es mesa, aquello de más allá es una olla o fuego, que uno debe recordar ciertos asuntos, por seguridad, etc..
Cuando uno está crecido, por lo general, la gente de alrededor ya no nos está diciendo directamente esto es desamor, esto es tristeza, esto es feo, aquí te tiene que dar frío, más allá calor, esto es belleza., etcétera, sino que uno mismo se lo dice a uno mismo. Estamos acostumbrados que así sea, además de que es útil, verdaderamente.


Estoy de acuerdo contigo, muchas cosas las clasificamos por costumbre (y necesidad) en base a conceptos aprendidos. Pero clasificar es parte de nuestra naturaleza, nuestra memoria percibe y organiza todo lo que obtiene mediante nuestros sentidos, ¿cómo clasificamos una superficie? por medio de la sensación obtenida por el tacto, ¿por qué la llamamos rugosa, suave o dura? Porque estas palabras, convenciones del lenguaje, encierran las características de lo que se siente al tacto; y todo esto ocurre automáticamente, primero veo, intento identificar el objeto, luego toco si así lo deseo, y por último, inmediatamente, proceso la información obtenida y busco en mi base de datos de mi cabeza la palabra para denominar el suceso o el elemento, si no hay palabra, sólo almaceno la sensación, donde la sensación también es una referencia. La próxima ves que contemple un objeto similar no tendrá la necesidad de tocarlo para saber que es suave, por ejemplo... Todo esto es lo que llamo natural. Pero bueno, esto no debes desconocerlo, y tú quieres decirme algo más.


Perdure. ¿Por qué necesito o quiero que algo perdure en mi vida? Si yo necesitase que un bello amanecer perdure a través de mi memoria será porque, seguramente, cuando lo recuerde, me haré sentir bien. Si llegase a ser así ¿por qué necesito de un intermediario para sentirme bien, por qué no puede sentirme bien, inmediatamente?.

Quiero que perdure en mi vida el concepto de "el fuego quema", por ejemplo, jejejejeje, te imaginas lo terrible que sería sentirse atraído por una llama vehemente, y que por curiosidad vaya y la toque, ¡zasss! Me quemo como una boba :-(, y todo por no tener la información o concepto anticipado necesario. Es a eso a lo que me refiero con que ciertas referencias perduren.

Un bello amanecer, será sólo eso, un bello amanecer, no tengo porque estar recordándolo a cada rato para sentirme bien. Aunque quizás lo tengas en mente durante una mañana nublada y lluviosa, tal vez digas, "que bueno sería si tuviésemos hoy un bello amanecer como el que viví hace unas semanas en Tucumán". Podrías sonreír por el recuerdo, o lamentarte aún más por lo desagradable de un día nublado e ignorar inmediatamente el recuerdo.

Intermediarios para sentirnos bien, uuuffff, hay muchos, pero también puedes lograrlo sólo, inmediatamente, pero ¿por qué no aprovechar un buen recuerdo, o un riiicooooo chocolate de vez en cuando? El uso o no de intermediarios será relativo. Por lo menos hoy llegué sonriendo a mi casa, sin motivo alguno, sólo me sentía bien, muy bien... (¿será porque mi día de trabajo fue sumamente productivo?)


Que nuestra mente -nuestro cerebro- descubra que algo es falso no es signo de nada. Nuestra mente no descarta algo sólo porque sea falso, ni tampoco lo hace inmediata ni automáticamente. Según lo veo yo, es posible que la mente tome algo o lo descarte solamente cuando ella descubra que algo no es útil o inútil. Si es falso y es útil, seguirá teniendo la misma presencia que lo cierto y de hecho, estará participando como si lo fuera.


Depende, tienes razón, depende de qué estemos hablando, de cuál es la circunstancia. Tengo una idea sencilla de lo que dije, o a qué me refería, ¿cuándo corregiría inmediatamente nuestro cerebro al descubrir que algo es falso o contrario a la verdad? Por ejemplo, un día viajo a México y veo por primera vez las fresas, nunca había visto una "en vivo", la verdad, ni sabía que existían, tomo una y la pruebo, sin darme cuenta alguien le echó salsa picante, ¡demonios! ¡¡¡Estas piches frutas son picantes!!! Mi mente asocia fresa con picante, si luego viene alguien, muy amable y me explica la verdad de las fresas y me da a probar 10 más, enseguida corrijo el concepto creado y rectifico, asocio fresa con dulce. Y esto, claro está, sin considerar la posibilidad de que en el Congo las fresas son amargas (jejejejeje, eso lo acabo de inventar). Toda la palabrería anterior es para justificar mi afirmación.

Será necesario dependiendo de la utilidad que esta clasificación te traiga. Si en un momento descubres que esta clasificación no es necesaria, de seguro no la utilizarás más. Poner una experiencia, quizás que lo merezca, en el cajón de lo indescriptible, lo inconmensurable, lo absolutamente bello, etc. es, simplemente, más de lo mismo. La clasificación es absoluta y limitada y la regla, en virtud de la cual haces que una cosa ingrese a esa clasificación, también.

Estoy de acuerdo, me convenciste... ;-)

Jajaja sos re linda, por lo que sigue, y por todo =) .

Tú también lo eres, porrr todoooo... Ehhhh, ¿puedo adjudicarte el adjetivo lindo?, jejejejeje, sólo bromeo, y aunque me digas que no, para mí seguirás siendo lindo... :-P


Si vos sientes que una expresión se queda corta para denominar una experiencia ¿por qué vas a intentar describirla con algo más? ¿Por qué no te quedas con la experiencia así como se presentó y nada más?
Si después de una experiencia, tu descripción no te contenta, y, por ello, buscas una descripción que te satisfaga de los tipos "bello", "absolutamente bello", "absoluta y totalmente bello", "absoluta, total y completamente bello", "indescriptiblemente bello"...estarías produciendo una especie de tautología, es decir, estarás repitiendo una verdad que no cambia con palabras acomodadas que, en realidad, tampoco cambian: estarías diciendo lo mismo en todo momento, tal vez, pensando que dices algo diferente. En lo personal, si yo tuviera una experiencia 'indescriptiblemente bella' me contentaría con lo de 'indescriptible' o con el 'no hay palabras para expresar lo que siento' y me parecería muy bueno que sea así.


Tienes razón, te entiendo... Y escojo, "no hay palabras para expresar lo que siento", y ese pensamiento, ¿no es una pauta? Si quieres no respondas, entiendo, entiendo... XD


¿Entiendes el número un millón? No lo pregunto desde la lógica o desde la matemática con la que se puede dibujarlo, sino, desde lo que realmente representa: una cantidad. ¿Entiendes, desde la cantidad, el número un millón? Un millón es un número grande, uno bien grande, pero completamente ínfimo en comparación a lo infinito. Yo no entiendo un millón y no tengo ni idea de lo que es el infinito...

Infinito, incalculable, "no hay palabras para expresar lo que siento"... :-P


Una mente condicionada está limitada a hacer y ver siempre lo mismo, y, en todo caso, lo que verá y lo que hará, no formará parte de las cosas como son, sino, de las cosas como ella creé que son".

Un acondicionamiento limitado y una mente que se niega a ver más allá con relación a algunas cosas. Sí, comparto tu idea.


Una mente que crea el problema no puede crear la solución. Para poder producir solución una mente debe dejar de ser lo que es y ser otra cosa, es decir, todo cuanto fue que produjo el problema, debe, invariablemente, dejar de repetirse y, desde ahí, puede que surja algo distinto y puede que eso distinto otorgue soluciones.

Esta es una mente que permite que si misma se amplíe y se modifique...


Cuando uno medita ve una manzana, no pone el pensamiento 'manzana', sólo ve un algo, después es 'manzana'.

Es esto lo que intento decir, primero ocurre, luego ese hecho se asocia a algo, y ese algo puede ser una palabra, una idea, una sensación o un concepto.


Si con el sentido del tacto siento a ese objeto, entonces, lo siento con todo el sentido del tacto y nada más, no pongo pensamiento a decir 'ahora mismo estoy sintiendo la textura de la manzana, está fresca, tibia, es así y asá'. Siento y punto.

Estoy de acuerdo, primero siento, luego asocio. Es posible, si lo es. Y es lo que ocurre con el amanecer indescriptible mientras sucede, primero me lleno de él, luego digo que fue maravilloso... ;-)


Tengo todos los libros de él para pasarte, incluso algunos videos. Será una gran alegría enviártelos cuando quieras.

Con la misma alegría los recibiré. :-D

Ya te comenté respecto a lo de experto, si con es te referías a mí, yóp nóp lóp sóyp =D . Si te referías a Krishnamurti, bueno, lo siento, me dí por aludido xD .

Me refería a los dos, pero fue en tono de broma. Aunque sería interesante descubrir que sí lo son...


Yo creo que vos tienes lo que se conoce como Inteligencias Múltiples. Si es como yo lo pienso, tengo gran deducción con sólo leerte (lo pensé cuando chateamos hace unos días atrás). Y si tuviera esa deducción, sería un punto a favor de mi propia estima.
¿Qué es inteligencia múltiple? Acá y acá la respuesta.


Déjame leer y luego te comento... Pero suena bien :-D


Saludines, un placerrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr INMENSO charlar con vos .
=)


Lo mismo digo, de todo corazón...

¡Chau! Besitos. :-*

Addax dijo...

Bueno, Roal, hermosa, me dispongo ahora a responder tus dos últimos comentarios, con todo el poder de mi mente jajajaj.

Dentro de un ratín estará...
¡Abrazo de mono personal!
xD

Addax dijo...

BUENO, AQUÍ ESTÁ UNA PARTE (síiii, sólo una parte) DE LA RESPUESTA.

Una pregunta que te hago yo es ¿para qué quisieras vos 'ver todos los amaneceres sin que haya la actividad de la memoria'?

Hablaba de referenciar "luego" de percibir, pero te respondo, en base a una apreciación durante un hecho. ¿Para qué quisiera yo ver todos los amaneceres sin que haya actividad en mi memoria? Para sumergirme en un momento sin tiempo y espacio, fascinarme y observar, llenarme de lo que advierten mis ojos, no pensar, sólo sentir y disfrutar (si es que mi cuerpo reacciona con disfrute).

Yo te hice la pregunta de más arriba porque habías puesto la pregunta de cómo, de esta manera: "...Suena interesante, pero he ahí el detalle, ¿cómo logramos esto?, ¿realmente es posible no referenciar las cosas luego de percibirlas?..."

Si es posible no referenciar las cosas luego de percibirlas y es más humano que el barro en la rodillla de los niños cuando juegan en la vereda ^_^ .

Frecuentemente -normalmente*-, uno actúa en la mente, más o menos así:
- Ve la cosa árbol,
- inmediatamente después, dice 'árbol'.
- Ese 'dice árbol', es una etiqueta (a veces práctica, lo sé).

Estrictamente, la palabra árbol (su sonido y composición) no tiene nada que ver con el árbol en sí mismo. Antes de que nosotros los humanos existiéramos (pucha, los vecinos de acá se están peleando, gritando, llorando, golpeando, una grita ya está, ya está, son muy quilomberos. No puedo interferir, ellos tienen unos límites corridos y tal vez esto sea normalidad) (Siguen gritando, pero ahora en menor medida). ¡No me puedo concentrar lpm!..........bueno, en realidad, sí que puedo.
Continúo.
...Antes de que nosotros los humanos siquiera existiéramos, la cosa árbol ya existía y lo hacía plácidamente sin que nadie la llamara 'árbol'. El árbol no necesita de la expresión 'árbol' para existir. En cambio, nosotros (y hasta un punto) necesitamos del 'árbol' -entre comillas- para que exista el árbol -sin comillas-. Esto es por una costumbre de etiquetar la cosa, sea esta un objeto o una circunstancia, algo adentro o algo afuera de nosotros. Cuando uno tiene la costumbre de etiquetar las cosas -mayúsculas, como los fenómenos poblacionales; o minúsculas, como los aconteceres psíquicos y corporales internos- ya no vemos las cosas tal como son, sino, como la etiqueta lo marca.

Yo creo que entre nosotros dos aquí hay una diferencia: yo no sé los efectos que pudiera tener el intentar no etiquetar las cosas, por lo tanto, ignoro con qué me puedo encontrar -exceptuando que por ahí logro tranquilidad-, en cambio vos, más o menos ya tienes una visión de por qué quisieras no-pensar: "...Para sumergirme en un momento sin tiempo y espacio, fascinarme y observar, llenarme de lo que advierten mis ojos, no pensar, sólo sentir y disfrutar (si es que mi cuerpo reacciona con disfrute)...".

* Las palabras norma y normalidad vienen de regla, acuerdo, ley, ordenanza, disposición, reglamentanción, cuando algo es normal es porque se ajusta a norma. A veces se comete la equivocación de poner la palabra normal cuando en verdad se quiere decir frecuente: "es normal que así suceda..." -también se suele decir que es natural-.
En realidad, lo que se quiere decir es que algo es frecuente que suceda porque se intuye o deduce, estadísticamente, que de tal forma va a actuar. Por ejemplo, sí está bien decir que es normal que un católico se confiese ante un sacerdote, porque así lo dicta la norma católica (el Sacramento de la confesión) y es anormal que no lo haga (pecado/transgresión). Sin embargo, no es normal -sino frecuente- que un sacerdote tenga apetencias sexuales.

NOTA: A esta expresión tuya la estaba apunto de entender, pero se me fue, quizás quieras explicármela: '...Hablaba de referenciar "luego" de percibir, pero te respondo, en base a una apreciación durante un hecho....'.


Según mi recontra humilde opinión, una de dos cosas suceden en personas que leen este tipo de literatura:
- O dicen que no es posible y, desde ahí, surge la pregunta de cómo se podría hacer tal cosa;
- O dicen que es difícil, con lo que ciertamente observan una posibilidad, pero se que sitúan con que es difícil y hasta ahí se quedan.



Considero que lo natural es tender a conceptualizar las cosas o situaciones (...). Luego que se vive una experiencia generalmente se clasifica, como agradable, desagradable, sin importancia, etc. Me parece poco probable no referenciar las cosas luego que nos deslumbran, que nos impresionan o nos desagradan, creo que es algo automático, casi un acto reflejo, pero no me niego a aceptar la posibilidad de que pueda lograrse lo contrario, sólo me refiero a lo que normalmente ocurre (...).


Atención: TODA ESTA RESPUESTA MÁS ABAJO MÍA ES UN LÍO, aún considero si publicarla o no en el comentario...

Más arriba, yo estaba hablando del sujeto persona y no de lo que una persona puede o no hacer, hace o deshace. Con esto de escribir y las limitaciones, la diferencia entre lo que yo te dije y lo que vos me pusiste, es difícil de explicar: supongamos que yo hablé de Roal, de cómo es Roal -del sujeto Roal-, cuando hablo así en ningún momento menciono qué cosas hace Roal para ser como es...sólo comento cómo es Roal y no lo que Roal hace para llegar a ser como es. Pero esto lo dejemos para cuando me compre un micrófono jajajja (1).

En la nota de más arriba hice la salvedad de lo normal y lo natural. Hecha la salvedad, prosigo.

Vuelvo a lo mismo: Aquí vos me respondiste desde la óptica de lo que hace Roal para ser como es y no de cómo es Roal, simplemente. Yo comenté que hay personas que son de determinada manera sin entrar en los detalles, como bien lo hicimos antes y después de eso que te puse. Esta parte aplica a lo mismo que (1).

Sacando las expresiones de natural y normal, estoy de acuerdo en todo lo que dices arriba, pensamos igual. Tampoco niegas la posibilidad de que se pueda referenciar las cosas luego de una impresión en la mente o en el cuerpo, por lo que pensamos más igual todavía =P .


Otra pregunta más que te hago es si eso que vos citaste -de lo que yo escribí- tiene sentido para vos o no tiene sentido. Si tiene sentido, entonces, puede que sea la primera cosa que puse más arriba (no es posible y la pregunta de cómo).

Para mí tiene sentido todo lo que mi mente sería capaz de hacer. Si tengo entre mis manos, ante mis ojos, algo que simplemente me llena de sensaciones increíbles, no quisiera que pasara sin saber que pasó, quisiera poder recordarlo y y volver a sentirlo, encontrar los pensamientos adecuados para describirlo y recrearlo. Aunque, durante, mientras el momento existe, no me gustaría pensar en nada más, sólo llenarme de él...


Aquí sucedió lo mismo que más arriba. Yo sólo te pregunto si lo que te dije tiene sentido y no si todos los aspectos fenomenológicos de la vida diaria de un ser humano lo tienen.

A ver, intentaré comentarlo de otra manera. Yo más arriba hice una observación subjetiva de vos, repleta de pre-conceptos y asociaciones (viste? yo también soy transparente).

Una amiga, a quien no le importa ni le interesa los temas filosóficos ni espirituales, viene y me conversa cuando se siente mal. Y yo, naturalmente, tiendo a expresarle mi visión del asunto desde mi filosofía y mi cosa espiritual. Así como es ella, ajena a todo en lo que yo suelo estar inmerso, logra comprender lo que en ese momento le quiero decir.
He observado que dos cosas suceden con personas -ajenas a mi temática- que captan la visión de lo que expreso:
- O me dicen: -Addax, hacer lo que vos dices es imposible. Vos estás loco, eso es muy perfecto, ideal, utópico... (en fin, imposible);
- O me dicen: -Addax, entiendo lo que dices pero es muy difícil.
Algunas veces sucede una cuestión doble: cuando me dicen que es imposible pensar o hacer una cuestión que yo expreso, se me pregunta cómo se podría hacer tal cosa; otras veces, cuando me dicen que eso que digo es muy difícil de aplicarlo, o se quedan con esa dificultad y ni siquiera lo intentan, y/o también me preguntan cómo se puede hacer.

Subjetivamente, yo observé en vos que (tal vez ajena a mi temática, pre-juicio1, y tal vez creyéndolo imposible, pre-juico2), pensando que lo que yo te digo tiene sentido, participabas de la segunda denominación de los sujetos:
"...dicen que no es posible y, desde ahí, surge la pregunta de cómo se podría hacer tal cosa...".
Te lo vuelvo a poner sin los paréntesis: Subjetivamente, yo observé en vos que, pensando que lo que yo te digo tiene sentido, participabas de la segunda denominación de los sujetos.

Pero, creo que, a la pregunta de si lo que yo te digo tiene sentindo, me respondiste entendiendo otra cosa.

En realidad, lo que te estoy acotando es una reverenda pavada, una tontería, una boludez, una sonsera, algo nimio, simple, sencillo. Si lo hablásemos a viva voz, se entendería perfecto y seguiríamos con el tema de fondo. Pero en mi afán de comentarlo todo, heme aquí, envuelto en unos asuntos que no tienen que ver con el quiz de la cuestión.

No puedo seguir escribiendo sin saber si comprendiste toda esta acotación al re margen que te hice.
También reconozco que, pensando que vos sos la que puede estar equivocada, puedo errarle yo (y errarle feo jajaja).

Así que bien, todo esto va a terminar siendo un chequeo nomás, un chequeo para saber si nos estamos entendiendo.

¡Saludos, princesa!

Roal dijo...

¡Queridísimo Addax!

Hay algo, dentro de todo lo que hemos dicho, que comparto en un 100%... "Si lo hablásemos a viva voz, se entendería perfecto y seguiríamos con el tema de fondo"

Quizás soy ajena a tu temática, pero bueno, intento entenderte y expresar lo que pienso, lo que me parece natural, sin descartar que lo poco frecuente pueda ser posible... :-/

¡Chau! Que tengas un lindo fin de semana... Besitos en la frente para ti :-)

Addax dijo...

¡Hola Roal! Obviando lo anterior que te puse, prosigo con mi comentario.

Para mí tiene sentido todo lo que mi mente sería capaz de hacer. Si tengo entre mis manos, ante mis ojos, algo que simplemente me llena de sensaciones increíbles, no quisiera que pasara sin saber que pasó, quisiera poder recordarlo y y volver a sentirlo, encontrar los pensamientos adecuados para describirlo y recrearlo. Aunque, durante, mientras el momento existe, no me gustaría pensar en nada más, sólo llenarme de él...

¡Sos re tramposa y pícara! xD

Cuando hablas de tu mente ¿hablas de tu mente como representante de la mente de los seres humanos o como representante de sólo tu mente? Si fuere lo primero, entonces, estás diciendo que para vos tiene sentido todo cuanto ser humano en la Tierra sería capaz de hacer con su mente. Si fuere lo segundo, estarías diciendo que tiene sentido para vos las cosas que sólo tu mente puede concebir.
Respecto de lo que sigue, yo pienso parecido. Cuando me pasaron asuntos increíbles he querido entenderlos, describirlos y recrearlos. ¿Qué por qué sos tramposa y pícara en este párrafo? Jojojo, después te lo voy a decir =D .


Otro ejemplo, me atrevo a decir que eres un ser dulce, puede que me equivoque, pero es la apreciación que tengo hasta el momento, ahora, ¿cómo no llamarte o creer que eres dulce, si veo en ti dulzura? ¿Entiendes lo que te he querido decir?

¿Y si yo te dijera que cuando ves a alguien con la característica de los azúcares, realmente, lo que haces es verte a vos misma? ¿Y que cuando vos se lo comentás a ese alguien lo que sucede es que te lo estás comentando a vos mismo? ¿Qué piensas si yo te dijera eso?
Pero como yo sólo ahora te estoy comentando sólo si lo dijera Y NO TE LO ESTOY DICIENDO, me quedo con lo que amablemente me decís y te lo AGRADEZCO UN MONTÓN. A mí me hace falta lo que dices y lo tomo =) .


No las piensas, ¿hasta cuando algo capta tu atención por completo que logra dejarte la boca abierta? ¿Callar esa vocesita no es reprimirla?, o ¿significa minimizar el pensamiento que surge automáticamente, para seguir en un proceso de observación para luego concluir?, o ¿simplemente ignorar y dejarlas pasar?

Una de las sucias trampas que me haces a mí (=P) es que vos expresas sólo, como digno de no-ser-pensado, las cuestiones increíbles o extraordinarias. Por eso, me preguntas...si yo no pongo pensamiento ¿hasta cuando algo capta tu atención por completo, dejándote boquiabierto? La verdad, que cuando me pasó algo increíble -ya lo voy a contar acá en el blog- y puse pensamiento, la cosa increíble se fue al carajo. Y no puse pensamiento ni por necesidad (no lo necesitaba) ni por naturalidad sino por costumbre: estoy acostumbrado a pensar y pensé, y la experiencia se fue por donde vino.

No es represión, de ninguna manera. La represión en psicología vendría a ser como poner algo, que quiere salir, encerrado en lo más profundo de uno, deliberadamente, por unas cuestiones de miedo o de cercanías con él. Si la veo a tu hermana en la calle, y me surgen unas ganas terribles de besarla, un impulso arrasador de darle un beso inolvidable, y no lo hago, eso sería represión: un deseo que no se lleva a cabo por unos asuntos de uno mismo.
Lo mío es más parecido a una elección consciente, aunque obviamente también deliberada, pero con unos rasgos de genuinidad que la hacen diferente a la represión (de hecho, totalmente diferente, no tiene una cosa nada que ver con la otra). Se llama meditación. Es una elección que hago antes de salir de casa para que, caminando, yo intente no pensar.
Se dice por ahí que si uno quiere meditar obligando a la mente a no pensar, lo único que está haciendo es repitiendo los mismo patrones de antes de no meditar; es decir, no se medita del todo. Uno intenta observarse en todo momento y no sólo en los momentos llamados de meditación y se da cuenta de los pensamientos que aparece PERO NO SE QUEDA ENGANCHADOS EN ELLOS, los deja ir. Se dice que después viene un momento en el que la emergencia de pensamientos se hace cada vez más escasa hasta que ya no aparecen más, por lo menos, en los momentos de meditación profunda.
No es ignorar los pensamientos, sino, prestarles atención y dejarlos pasar.
Algunos dicen que es un vaciamiento.

A esa cosa del ABC la dejamos para otro momentirijillo.


(...)...en pro a la búsqueda de una nueva forma de estar en el mundo, ¿si?

¡Síp! Eso mismo, una nueva forma de estar en el mundo. Escribir un blog es sólo una de las formas nuevas que tengo de estar en el mundo.


Si no quisiera pensar en ciertas cosas es porque tal vez esa energía que se agota con el pensamiento la podría emplear en algo más...

Yo creo que tal vez esté la posibilidad de lo que comentas: un ahorro de energía que podría usarse para otros asuntos. Pero, la verdad, no sé qué es lo que podría venir después de no-pensar.


(...)...Todo esto es lo que llamo natural.

Yo no lo llamo ni natural, ni normal, ni instintivo, yo lo llamo Costumbre. Eso que te escribí en el otro comentario fue sólo una acotación de pensamientos.

Es verdad. Yo quisiera que algunas cosas perduren en mi vida porque me sería práctico. Pero hay algunas cosas no-prácticas que yo quisiera que no perduraran, al menos, así te lo expreso hoy mismo.
Poder distinguir entre aquello que es práctico de aquello que no lo es (y de aquello que no lo es pero lo parece) creo yo exige una mente rápida, fresca y tremendamente sutil.
En realidad, yo con mi ejemplo te he querido expresar algo más delicado que sólo optar por cosas prácticas o no prácticas.


Un bello amanecer, será sólo eso, un bello amanecer, no tengo porque estar recordándolo a cada rato para sentirme bien. Aunque quizás lo tengas en mente durante una mañana nublada y lluviosa, tal vez digas, "que bueno sería si tuviésemos hoy un bello amanecer como el que viví hace unas semanas en Tucumán". Podrías sonreír por el recuerdo, o lamentarte aún más por lo desagradable de un día nublado e ignorar inmediatamente el recuerdo.

Lo que me dices más arriba son sólo variantes de una referencia, yo te hablo sobre no-referencia.
No sé qué harás con tus recuerdos, si los utilizas para algo o no. En mi caso, tengo recuerdos que están ahí y para lo único que me sirven es para que cuando algo suceda en el presente yo los ligue con el ahora, sin que estos agreguen nada a la experiencia en curso. Cuando mis recuerdos son de algo negativo, yo deseo transcenderlos, con los positivos no tengo problemas jajajaa.

Respecto de lo siguiente que pusiste, yo te puedo decir si vos puedes con éxito elegir qué sentir en cada momento sos una Diosa, así nada más, UNA DIOSA. Hasta ese punto llegaré yo también.
He ahí una mente poderosa. Podrías estar en el centro de Caracas, en las calles más transitadas, en harapos, sin nada (sin casa, sin hijos, sin dinero) y podrías sentirte igualmente plena y realizada sólo por el poder de tu mente.


Jajaja tramposilla...
Tienes razón, te entiendo... Y escojo, "no hay palabras para expresar lo que siento", y ese pensamiento, ¿no es una pauta? Si quieres no respondas, entiendo, entiendo... XD

Si es una pauta.
Yo creo que se pueden vivenciar las experiencias sin llegar a ninguna pauta.
Sin dudas, algún día tu novio te acarició la mano sentados en una plaza y vos no pensaste: "Me informo a mí misma que mi novio me está acariciando la mano. Caricia es ir suavemente con tal dedo de arriba hacia abajo o de lado a lado...".
Lo que hacés simplemente es sentir la caricia con todo tu cuerpo (mente y todo) y nada más. Tu vicio sería poner pensamiento en momentos así cuando en realidad no fuera necesario.

¡Al final este domingo te esperé a comer y no viniste! :P

Jejeje Un beso muñeca, se te extraña =(

=D

Roal dijo...

¡Hola mi dulce Addax!

¡Sos re tramposa y pícara! xD

Mmmmm... :-P

Cuando hablas de tu mente ¿hablas de tu mente como representante de la mente de los seres humanos o como representante de sólo tu mente? Si fuere lo primero, entonces, estás diciendo que para vos tiene sentido todo cuanto ser humano en la Tierra sería capaz de hacer con su mente. Si fuere lo segundo, estarías diciendo que tiene sentido para vos las cosas que sólo tu mente puede concebir.

Me refería a mi mente, a fin de cuentas es a través de ella que me nutro... ;-)
Aunque para mí tiene sentido, y se me hace interesante, todo lo que la mente humana, en general, es capaz de lograr...


Respecto de lo que sigue, yo pienso parecido. Cuando me pasaron asuntos increíbles he querido entenderlos, describirlos y recrearlos. ¿Qué por qué sos tramposa y pícara en este párrafo? Jojojo, después te lo voy a decir =D .

Espero que así sea... :-D


¿Y si yo te dijera que cuando ves a alguien con la característica de los azúcares, realmente, lo que haces es verte a vos misma? ¿Y que cuando vos se lo comentás a ese alguien lo que sucede es que te lo estás comentando a vos mismo? ¿Qué piensas si yo te dijera eso?

Ooohhhh... O_o

Si me dijeras eso, te pediría que me lo explicaras mejor.


Pero como yo sólo ahora te estoy comentando sólo si lo dijera Y NO TE LO ESTOY DICIENDO, me quedo con lo que amablemente me decís y te lo AGRADEZCO UN MONTÓN. A mí me hace falta lo que dices y lo tomo =) .

De nada, y lo siento, eres dulce conmigo... Y, si necesitas saber todo lo lindo que puedo decir de ti, o que pienso de ti (así esté equivocada), sólo avísame. :-)


Una de las sucias trampas que me haces a mí (=P) es que vos expresas sólo, como digno de no-ser-pensado, las cuestiones increíbles o extraordinarias. Por eso, me preguntas...si yo no pongo pensamiento ¿hasta cuando algo capta tu atención por completo, dejándote boquiabierto? La verdad, que cuando me pasó algo increíble -ya lo voy a contar acá en el blog- y puse pensamiento, la cosa increíble se fue al carajo. Y no puse pensamiento ni por necesidad (no lo necesitaba) ni por naturalidad sino por costumbre: estoy acostumbrado a pensar y pensé, y la experiencia se fue por donde vino.

Es digno de no ser pensado aquello que es irrelevante en nuestras vidas... Es sólo mi opinión. :-/...

Pienso que una cosa es simplemente pensar, cuando nuestra cabeza está en constante actividad, relacionando ideas desde básicas hasta complejas, y otra cosa es repensar, enrollarse, complicarse, darle mil vueltas a los asuntos sin necesidad (y sin control) cuando las respuestas o salidas son evidentes. ¿Será por eso que a veces las cosas increíbles se van al carajo? Bueee, ya estoy pensando de más, todo es parte de mi opinión, y mi cabecita loca... :-D

[...] Lo mío es más parecido a una elección consciente, aunque obviamente también deliberada, pero con unos rasgos de genuinidad que la hacen diferente a la represión (de hecho, totalmente diferente, no tiene una cosa nada que ver con la otra). Se llama meditación. Es una elección que hago antes de salir de casa para que, caminando, yo intente no pensar.
[...]


Te entiendo, gracias por explicármelo.


¡Síp! Eso mismo, una nueva forma de estar en el mundo. Escribir un blog es sólo una de las formas nuevas que tengo de estar en el mundo.

Atrayendo a esta forma, a muchos más... :-)


Yo creo que tal vez esté la posibilidad de lo que comentas: un ahorro de energía que podría usarse para otros asuntos. Pero, la verdad, no sé qué es lo que podría venir después de no-pensar.

Pues continúa con tu búsqueda y lo sabrás. Luego me cuentas, o me enseñas. ;-)


Yo no lo llamo ni natural, ni normal, ni instintivo, yo lo llamo Costumbre. Eso que te escribí en el otro comentario fue sólo una acotación de pensamientos.

¿Costumbre no será la manera cómo prácticamos el acto de pensar, la forma como manejamos nuestros pensamientos, la tendencia de pensar de una manera X ante una circunstancia Y? Si es así, ¡pos sí! El acto en sí de pensar, es natural, es biológico.

Bueeee, respeto tu punto de vista sea cual sea... :-)


Es verdad. Yo quisiera que algunas cosas perduren en mi vida porque me sería práctico. Pero hay algunas cosas no-prácticas que yo quisiera que no perduraran, al menos, así te lo expreso hoy mismo.

Poder distinguir entre aquello que es práctico de aquello que no lo es (y de aquello que no lo es pero lo parece) creo yo exige una mente rápida, fresca y tremendamente sutil.


¡Totalmente de acuerdo! ¡BRAVOOOOO! :-*


En realidad, yo con mi ejemplo te he querido expresar algo más delicado que sólo optar por cosas prácticas o no prácticas.

Sip, ya lo veo, y ahora te entiendo mejor. Disculpa por insistir tanto en permanecer en un plano más "biológico". Pienso que cuando lo normal, natural o la costumbre, se imponen, porque es lo usual, es más complicado ir en busca de ideales del pensamiento o estados meditativos o espirituales. Mas complicado no significa imposible...


[...] Respecto de lo siguiente que pusiste, yo te puedo decir si vos puedes con éxito elegir qué sentir en cada momento sos una Diosa, así nada más, UNA DIOSA. Hasta ese punto llegaré yo también.

Hablaba de posibilidades, no de elegir que sentir. Lo siento, quizás no fui clara. :-/


Jajaja tramposilla...

XD


Si es una pauta.
Yo creo que se pueden vivenciar las experiencias sin llegar a ninguna pauta.
Sin dudas, algún día tu novio te acarició la mano sentados en una plaza y vos no pensaste: "Me informo a mí misma que mi novio me está acariciando la mano. Caricia es ir suavemente con tal dedo de arriba hacia abajo o de lado a lado...".
Lo que hacés simplemente es sentir la caricia con todo tu cuerpo (mente y todo) y nada más. Tu vicio sería poner pensamiento en momentos así cuando en realidad no fuera necesario.


Jejejejejeje, sí, tienes toda la razón... Peeero, inconscientemente tu mente capta y registra la suavidad de la caricia, pero en fin, no debe haber un pensamiento consciente mientras esta existe. Ahora, si una caricia anterior, un tanto similar, te hubiese causado algún daño, tu mente, conscientemente, estaría alerta, seguro que sí. Pero créeme, te entiendo... Sin duda alguna se pueden vivenciar ciertas experiencias sin llegar a ninguna pauta. :-D


¡Al final este domingo te esperé a comer y no viniste! :P

Cierto, lo olvidé, disculpa "el embarque"... Me encantaría de verdad comer contigo y platicar tooodo el día, y la noche... ;-)


Jejeje Un beso muñeca, se te extraña =(

Lo mismo digo... Estuve todo el fin de semana ocupada, y ahorita no andas por ahí... :-(


Chau, besitos y dulces sueños... :-D

andres dijo...

Me quede sin vista pero valio la pena. Entre besitos y arrumacos volcaron los dos un contenido mas que jugoso. Realmente me sorprende la claridad que tenes para expresar las ideas por escrito. Puede ser muy inspirador para muchas personas. Es como sembrar en quien lee las semilla de la planta mas deseable. Quiero seguir con este tema pero estoy fusilado. Mañana cuando tenga un ratito te notifico por lo menos el titulo de por donde quiero seguir. Un saludo grande !!

Roal dijo...

¡Buen día, Andrés! Gusto en saludarte :-). Es agradable releer esta charla. Oppss, me sonroja eso de besitos y arrumacos xD. (Y aquí entre nos, este debate de hace ya dos años, fue suficiente para quedar prendada de este escritor)

Que tengas un lindo día y sigas disfrutando de tus lecturas. Chau...

Rosalba.

andres dijo...

un placer Rosalba! no te sonrojes es en tren de joda , la verdad que es lindo tener estos hallazgos. Hasta hace una semana nunca le di bola a todo esto tengo una familia hermosa, laburo un paquete de horas, tengo mi empresa, pero creo no se debe vivir solo para dentro sin buscar lo que el corazon te pide, ahondar en los temas importantes de la vida, sintonizar, con las personas correctas y EXPANDIR lo que uno considera bueno y que suma. A Luciano lo vengo siguiendo de Twitter fue la primer persona que segui y la intucion no me defraudo para nada. Te dejo un saludo sincero! Con tanta frivolidad, negatividad y pelotudez,es muy bueno que la gente use los bloggs para compartir estas cosas.

andres dijo...

La percepcion, en la busqueda del Click

http://reflexiones-de-hoy-andres.blogspot.com/2011/03/la-percepcion-en-la-busqueda-del-click.html
saluditos!

Roal dijo...

¡Un placer para mí también, Andrés! Buenos días :-)...

Tampoco le daba bola a todo esto, como tú bien dices. Y digamos que estoy en una situación similar a la tuya, sobre todo en eso de trabajar un paquetón de horas, ¡wooow! He intentado en dos ocasiones iniciar un blog (Fail!), pero las "mil y una cosas" me han ganado, y bueno, espero retomarlo en algún momento =D.

¡Expandir! Cómo y hasta dónde (Aún me lo pregunto. Una idea que no cala hondo, no basta).

Y sí, el Sr. Addax es de más interesante; estoy de acuerdo contigo.

Veo que dejaste un enlace de tu blog, le echaré un vistazo :D. Por cierto, ando en Twitter como @roalve, lo digo por si te llama la atención seguirme... Bye, que tengas un lindo día.

Addax, besos y abrazos para ti. Espero que estés bien. Chau...