jueves, 26 de noviembre de 2009

La soledad y sus implicaciones


Abordando la soledad desde cierto sentido común, más específicamente, desde el mío.

Existen básicamente dos soledades:
  • La que es más bien un sentimiento (el de sentirse solo/a), lo cual es química y psicología; 
  • Y la que es estar sin gente, o sin cosas o sin ciertos seres vivos (como por ejemplo, sin mascotas). es decir, la que se desprende de estar absoluta o parcialmente solo. Digo parcialmente, porque no se puede estar totalmente solo, a no ser que uno se vaya al campo, bien lejos, o al espacio exterior (y hasta ahí nomás).
Pienso que la soledad que más afecta al hombre es la que tiene que ver con ese sentimiento del mismo nombre y que, dentro de él, lo que más afecta, es el pensamiento que provoca dicho sentimiento de soledad.



Desde este punto, observo dos lados: uno es el sentir (información externa e interna proveniente de los sentidos), y, el otro lado, "el sentimiento" (el resultado del procesamiento de esa información que proviene de los sentidos y que muchas veces termina en el pensamiento).

Supongamos el caso de un hombre que no tiene el sentido de la vista y que para hacer un experimento, lo ponemos en una sala repleta de personas que están en silencio. Entonces, le preguntamos a este hombre que no ve a nadie (ni escucha nada) si qué es lo que piensa de su entorno, ¿hay alguien más en la sala además de él?. Puede que este señor grite, como quien investigar, y compruebe el eco de la sala; después de un tiempo allí, seguramente responderá que está solo en el lugar.

¿Por qué esta persona diría algo así si realmente la sala está repleta de otras personas? Porque simplemente no tuvo ningún estímulo que le dijera que está acompañado. Entonces, después de no recibir específicamente ese estímulo que le dijera que no está solo, va a PENSAR en consecuencia: "Vaya, estoy solo aquí".

Si en la misma sala, por alguna razón, se hubiera "colado" un ruido, sin que los iniciadores de esta hipotética investigación lo hubiesen querido, entonces este hombre, al recibir la información de su sentido del oído, diría (PENSARÁ): "Vaya, no estoy solo, hay una persona conmigo".

Por lo tanto, es el pensamiento el que define cuándo uno está solo ─y tiene soledad, el sentimiento─ y cuándo no. Y es el pensamiento el que da inicio a cualquier otro sentimiento, como el de la alegría o la tristeza.

El meollo de toda la psicología del hombre está en saber cuál es precisamente el pensamiento que hace que uno se sienta de una forma y no de otra. Y para ese respecto van todas las personas cuando recurren a un psicólogo.

Resumiendo. Veo dos tipos de soledad:

- La que es un sentimiento, el sentimiento de soledad,
- La que es el resultado de estar sin nadie.
Dos cosas pueden causar la soledad: cuando es un sentimiento, lo provoca el pensamiento (el proceso que yo hago de la información que obtengo); y cuando es el resultado de estar sin nadie, lo puede provocar la decisión de realmente estar sin nadie o el hecho de que nos hayamos comportado de una manera que haga que ni las personas "ni los perros" nos sigan ni quieran estar con nosotros.

Mi definición de soledad es que, cuando uno descubre que es libre ella es, al comienzo y al final, una simple y sutil elección.

¡Un saludo!
__________
Imagen
http://www.friki.net/fotos/15770-esculturas-de-legos-part-3-a.html

3 comentarios:

DE INTERES dijo...

Addax, me gusta tu deficición de soledad, yo por ejemplo manejo mi soledad ( bueno a veces me maneja ella), he sido las dos cosas, una persona sociable y una persona retraida ( me alejo y mi voy a mi soledad) como dices todos estos comportameintos son manejados por la psicología, pero pienso que la soledad es libre, es un sentimiento que buscas, ... es como sentir paz en tu alma, bueno al menos eso es para mi. Es mi espacio. No le temo, más bien la disfruto. Un fuerte abrazo mi amigo

Juanjo dijo...

¡Pero tú no estás solo!

Nos tienes a nosotros, que te queremos mucho.

Un abrazo.

vicky.- dijo...

En mi humilde opinión creo que la soledad en varias ocasiones la buscamos y de vez en cuando es conveniente y linda pero en otras, hay una soledad que sofoca, que te atrapa y se vuelve un tanto maliciosa. SAludos Addax.