El deseo en la mente del hombre

La mente es ese lugar dentro del cuerpo humano en donde tienen lugar las manifestaciones psíquicas como la imaginación, el pensamiento o los recuerdos. La mente existe por la evolución del cerebro. No soy creyente de la existencia de la mente, así que sólo es una hipótesis para poder decir algo.

Según como lo veo yo, el deseo, es una inclinación de la voluntad por sobre un elemento que no se halla en el presente. Nace por los parámetros que fijan los sentidos y es una extensión dimensional de lo que ellos generan. Tal vez, la forma más frecuente de evaluación del procesamiento de un estímulo a través de un sentido sea la aceptación y el rechazo.

Algunas tradiciones, como la budista, concuerdan que es el deseo el causante del sufrimiento humano. Sin embargos, otras culturas, como la occidental, suelen considerar al deseo como una oportunidad para concretar la compra y la venta de productos.

La mente desea porque busca cierta satisfacción. Así, el deseo, es el despliegue unilateral de lo que uno quiere en la consideración que el objeto del anhelo será propiciador de esa satisfacción. En otras palabras, quien desea, se considera sólo a así mismo mientras lo hace, más allá de lo humano o principista que sea el contenido de lo deseado.



No existe deseo en la actuación presente de una satisfacción. Es decir, el deseo de tomar helado desaparece cuando se tiene el helado en frente. Por lo tanto, desear es poner de manifiesto la creencia o el pensamiento de que no se está completo.

El deseo no tiene que ver con una necesidad si se tiene en cuenta que necesidad es un concepto biológico/orgánico que sugiere la absorción de elementos vitales de forma obligada (como respirar, comer, tomar agua, etc.). El deseo es psíquico y, la necesidad, biológica. Se puede vivir sin satisfacer un deseo porque esta inclinación no sugiere imposibilidad alguna si no se contempla. En cambio, no se puede vivir sin satisfacer una necesidad: el cuerpo humano tiene requerimientos que se deben contemplar para el ejercicio de su vitalidad. Es inadecuado para mí trasladar el concepto de necesidad al ámbito meramente psíquico y poner como iguales al deseo y la necesidad.

Si bien el deseo es una inclinación de la voluntad aquél es sólo posible por la existencia del pensamiento.

Por último, desear tiene que ver con la vinculación de una existencia cualquiera (como la propia) con el tiempo (que para algunos existe y para otros no). Es así que el deseo comprende una satisfacción en un momento que no es el presente porque para quien desea, el momento presente es tan inexistente que no contempla que en la actualidad de sus procesos pueda lograr la concreción de sus anhelos. Para quien desea, no es ni aquí ni ahora.

Esto es todo lo que he podido averiguar sobre cómo opera un deseo en mí mismo. No adhiero a ellos pero los sigo teniendo. Cosa rara :P

¡Un saludo! ¡Feliz año! (?)


__________
Imágenes
http://www.elblogalternativo.com/2009/10/24/las-cuatro-nobles-verdades-de-buda
http://misioncumplida.wordpress.com/2008/12/18/metal-gear-solid-touch-para-iphone