jueves, 26 de febrero de 2009

Sobre el Círculo Hispanohablante de Blogger's.



Observando la desinteresada, amable e inesperada entrada que hizo de mi blog Mr Blog en su sitio, el Círculo Hispanohablante de Blogger's (CHB's), voy a aprovechar para comentar sobre su actividad a la que sigo desde hace dos semanas, más o menos.

El CHB's tiene como fin hacernos conocer a los demás bloggers aquellos blogs responsables en los que se advierta las ganas de hacer cosas buenas. De esa manera, el blog se consolida como un punto de encuentro en el que es mucho más fácil encontrar a aquellos blogs con temáticas afines o interesantes. Ofrece un premio de nombre GRAN ENTRADA-C.H.B. y también hace entrevistas a quienes lo reciben.



Distintivo del premio GRAN ENTRADA-C.H.B otorgado por el Círculo Hispanohablante de Blogger's.


Su primera entrada, fechada el 30 de julio de 2008, hace mención del blog artístico de una señora llamada Elisa Gulminelli en el que se muestran las diferentes fotografías que Elisa toma -por cierto, ¡muy lindas!-. El blog en cuestión se llama Elisa Saca Fotos.

La última entrada, de ayer 25 de febrero de 2009, comenta sobre un blog llamado Bella Bestia (de contenido para adultos), administrado por Bella Bestia (Perfil) y Jordi. En él se hacen relatos eróticos (los cuales no me hicieron nada bien leerlos hoy a las 07:20 am jajaja).

El Círculo Hispanohablante también invita a proponer nuestros blogs o el de nuestros amigos o, simplemente, blogs de nuestro agrado.

Para terminar, el CHB's es de esos sitios en los que uno encuentra placer leyéndolos a la mañana tomando un buen café siendo, sin dudas, un deleite por la variedad, la diversidad y por el empeño sincero y desinteresado.

Lo puedes encontrar en:
http://circulohispano.blogspot.com

¡Saludos!

martes, 24 de febrero de 2009

Las prioridades del mundo.

Leyendo la página Eliax.com, que recomiendo ampliamente, me encuentro con un texto en el que se comenta sobre la importancia de gastar grandes sumas de dinero en experimentos científicos. Yo dejé un comentario en esa entrada que aún no fue publicado pues está a la espera de ser moderado y habilitado no será publicado nunca, vaya a saber por qué.
Con dicho comentario me he impulsado a escribir en esta entrada lo que yo pienso acerca de las prioridades que actualmente tiene nuestro mundo.

Sobre las prioridades

Transcribo aquél comentario, a continuación:

-------------------------------------

No adhiero a algunos pensamientos del texto principal.
Cuando yo intento resolver mis problemas lo que hago es buscar aquello que se repite en mis conductas, es decir, aquello que es regular en mi forma de ser. Busco una regularidad. Con este dato yo puedo saber cómo me fabrico un problema o cómo me conduzco para no poder resolverlo (la resolución viene después de observar cómo no lo resuelvo).
Con el esquema de mi comportamiento trazado puedo plantearme unas estrategias con las cuales dar un salto hacia la resolución de mis asuntos.
En psicoterapia gestáltica se comenta que uno siempre resuelve lo que es más urgente para así pasar a la urgencia siguiente. Siempre el cuerpo sabe, según este enfoque, cuál es la cuestión más urgente en un momento dado. No así la mente. La autorregulación organísmica (que es un concepto por el cual sobrevivimos, biológicamente) va atendiendo las urgencias sin la participación de la mente (3.600 millones de sabiduría evolutiva biológica versus 1,5 millones de existencia de la mente). El neurótico fija mal las prioridades al hacer caso el mensaje confuso de la mente y no del cuerpo.

Si voy hacia caminos de salud, será porque gracias a la observación de mi regularidad, he podido fijar una estrategia y marcar la prioridad del momento en observancia de los procesos de mi organismo.

Mi visión, respecto de estos avances en la era de la comunicación, es que son producto de una motivación inadecuada (el afán de lucro, este es mi pre-juicio) y unas prioridades mal fijadas (hacer la mejor escalera mecánica para subir en menos tiempo y con aire acondicionado al piso de arriba en donde se encuentra aquél rico perfume, en vez de masificar los procesos o hacerlos más eficientes respecto de la disminución de los desiertos naturales a fin de desarrollar más tierra cultivable).
Yo creo que la humanidad al estar sometida a la vanguardia de los famosos 'intereses económicos' de algunos centros de poder ha fijado en su agenda una prioridad que no le acerca con mejor firmeza hacia el camino de la salud.
Uno como ciudadano es un reflejo de lo que la sociedad es: si yo provoco una renovación, el entorno cercano se percatará con unos efectos, propiciados por aquella renovación. Con esto quiero decir que (de un modo filosófico que no profundizaré aquí) yo soy también los aspectos negativos del país en el que me encuentro viviendo. Si yo fijase una prioridad de calidad, mejoraría mi entorno próximo y lejano.
Pero el mundo, según mi pre-juicio, genera sus avances en torno a una motivación mundana e intrascendente. El asunto es que, de alguna manera en nuestros genes, hasta este tipo de comportamientos generan un avance al largo plazo. Y eso es innegable.
Cuando se deja de pensar por un momento en el negocio aparecen otras cuestiones de un nivel básico sorprendente.
¡Saludos!

-------------------------------------
FIN DEL COMENTARIO.

El Sentido Común y los Gastos Militares


Sentido Común
Respecto de las tecnologías, como lo es un Iphone, el sentido común diría que antes de comprarlo se debería tener objetos más básicos. En otras palabras, si en mi casa no hay frazadas para pasar cómodamente el invierno, desde mi punto de vista, sería una falta de sentido común dirigir los recursos de mi presupuesto hacia la adquisición de un teléfono (peor aún, de semejante calibre). Si las prioridades no son de calidad, esto es, no llevan hacia la salud, las prioridades son inadecuadas. Y es así como observo yo que actúa el mundo, más específicamente, las zonas en las que más dinero hay y, por lo tanto, más poder.

Gastos Militares
La mayor potencia mundial de la historia de la humanidad, los Estados Unidos, invertirá en 2009 en gastos militares (Department of Defense y Global War on Terror) aproximadamente 651 mil millones de dólares [2009 United States federal budget, Wikipedia]; mientras que, sumando los presupuestos del Department of Education -en la rama de Educación- y de la National Science Foundation -en la rama Ciencias-, destinará unos 66,1 mil millones de dólares (Budget of the United States Government: Browse Fiscal Year 2009 y 2009 United States federal budget, Wikipedia). Obsérvese la disparidad y lo que es prioritario según la cantidad de recursos asignados a cada rama. No hay que ser muy ducho en los detalles para darse cuenta que EE.UU. asigna una exorbitante importancia al tema militar en relación a otras áreas (los otros presupuestos de los demás Departamentos son siempre menores) [sé que mi visión guarda inexactitud pero asimismo es posible que igual se me entienda].
Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (en Inglés, Stockholm International Peace Research Institute, SIPRI) el gasto militar en 2007 de los EE.UU. representó el 45% del total mundial. Asimismo, el Gasto Miltar Mundial en el mismo año se estimó fue de 1.339 billones de dólares, correspondientes al 2,5% del Producto Bruto Interno mundial (PBI) y a U$s202 por cada persona en el mundo (de aprox. 6.500 millones de habitantes).
Otro de los países más poderosos del mundo, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, supuso en su planificación presupuestaria del 2007-08 un gasto en la cartera de Defensa de 38.986 mil millones de libras esterlinas (unos 57 mil millones de USD), mientras que al Department for Education and Skills (ahora dividido en Department for Innovation, Universities & Skills, Departamento de Innovación, Universidades y Capacitación; y Department for Children, Schools and Families, Departamento de la Niñez, las Escuelas y Familias) asignó para el mismo periodo un presupuesto de 68.060 millones de libras esterlinas (aproximadamente unos 100 mil millones de USD) [United Kingdom budget, Wikipedia]. He aquí otro ejemplo de asignaciones presupuestarias, tal vez desde una mirada menos rigurosa, favorable al ámbito social.


Objetivos de desarrollo del Milenio de la ONU
La pobreza extrema
En nuestro querido mundo -y en la gran era de las comunicaciones- existen más de 1.000 millones de personas que padecen la pobreza extrema subsistiendo con menos de 1 dólar por día. A su vez, el hambre y la malnutrición afectan a 800 millones de personas que no satisfacen sus necesidades básicas energéticas. [http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/poverty.shtml]

En el mundo del Iphone todavía existen 2.400 millones de seres humanos que no tienen acceso al agua potable.
(...) Según los cálculos de la ONU, una inversión anual de 195.000 millones de dólares sería suficiente para reducir a la mitad la pobreza del mundo en 2015. Esta cantidad tan sólo representa el 0,54% del PIB de los países donantes, y resulta ridícula (el 16%) si la comparamos con el presupuesto militar anual (1,2 billones de dólares al año en 2007. Por cierto, un 33% mayor que durante la guerra fría) (...).
[Tomado de: http://www.readyfortomorrow.com/la-evasion-fiscal-causa-las-desigualdades-en-el-mundo]

El mismo artículo que cito comenta que el dinero que se necesita para acabar con la pobreza puede venir de los impuestos que dejan de pagar las empresas transnacionales y las personas ricas que utilizan los paraísos fiscales para ocultar su dinero. "Es decir, que si las personas que tienen su patrimonio en paraísos fiscales 'pagaran impuestos en los países donde residen [...] o donde obtienen sus riquezas, la recaudación tributaria adicional disponible para la financiación de servicios públicos y para la inversión en todo el mundo' sería suficiente para alcanzar los objetivos del milenio… ¡¡¡y en los cálculos no se incluyen las empresas!!!" (...).

Digo que tengo un pre-juicio sólo por la forma que tengo de pensar. Un pensamiento que no tenga la posibilidad de ser contrastado con los hechos de la realidad, y que verse sobre los hechos de la realidad diciendo que éstos son de tal o cual manera, es simple pre-juicio. Yo no tengo la oportunidad de contrastar mi juicio de valor 'Las prioridades del mundo son inadecuadas' documentando cada obrar para registralos en un fundamento; por eso, lo que dijo es subjetivo y mera opinión.

Si un día se unieran las 50 personalidades más ricas del mundo en pos a acabar con el hambre (o con alguna otra miseria) nuestro mundo giraría de un modo distinto. O no se quiere o no se sabe. Yo pienso que a estas alturas del partido la ingenuidad algunas veces es un pecado.

Y no quiero ser hipócrita: yo aún sigo caminando por el tramo que dicta mi egoísmo altruista. Es decir, no me situo deliberadamente en el sector del que ofrece una mirada crítica y a su vez hace todo lo que critica, no. Yo me coloco en el lugar de un muchacho que piensa que las prioridades del mundo van para un lado que no tiene que ver con la salud y, sin embargo, sólo acciona bajo los límites de su egoísmo altruísta.

¡Saludos! >_<

Desdoblamientos: Coincidencias con el relato de C. Castaneda (1).

Este es el primer intento de registrar lo que me pasa desde hace más o menos 8 ó 9 años. Podría ponerle diversos nombres: viaje astral, sueño diferente, estado no ordinario de conciencia, sueño astral, ensoñación, sueño lúcido.

Muchas de las cosas que ahora más o menos sé es que casi todo lo que me pasa tiene un nombre específico, algunos místicos otros científicos.
Para mí comodidad lo llamaré Desdoblamiento. Yo mayoritariamente voy por el lado de la ciencia común: la de la experimentación y observación.


Mis escritos anteriores relacionados con este tema:
  1. Sobre mis Desdoblamientos;
  2. Salir del cuerpo;
  3. Sueños lúcidos.

Aprendiendo a moverme

Reconozco que no he aprendido del todo a moverme todavía y si bien tengo avances yo los considero aleatorios en muchos casos. La forma en la que uno logra moverse en un desdoblamiento es diferente del estado de vigilia, pues, uno despierto puede sin mayor participación de la voluntad mover un brazo, pero en este otro estado la forma es la que bien iba marcando mi intuición: por medio de la voluntad pura. Si yo estoy en medio de un desdoblamiento y quiero trasladarme de lugar no tengo que intentar mover los pies (como queriéndolos activar por medio de la musculatura) sino sólo pensar en el movimiento de los pies o también sólo enfocar la atención en el deseo de querer moverme. A veces he podido de alguna forma simular la densidad del suelo y moverme y caminar relativamente del mismo modo en que cualquiera lo hace despierto. Otras veces me encontré flotando y traspasando el suelo con lo cual se vuelve muy difícil moverse imitando a lo que se hace en el estado de vigilia. Y aquí entra Castañeda reforzando con dos de sus libros lo que buenamente me marcaba mi intuición.

domingo, 22 de febrero de 2009

La memoria es una elección

En esta entrada voy a hablar de un método para memorizar datos relativamente pequeños, como nombres o números. Para ello me serviré de un juego de geografía llamado Seterra con el que uno debe acertar los países que se indican.

He crecido en un ambiente que me decía que las personas nacen con ciertas habilidades y que si uno no las tiene ya en los genes es difícil (o imposible) poder ser o hacer igual a aquél que sí las tiene. Digamos, algunos creen que Maradona es uno solo y que alguien no puede aprender los movimientos virtuosos que este jugador de fútbol hizo sin el gen-Maradona dentro suyo. Yo pienso que absolutamente todo es posible y que algunas veces la predisposición genética lleva a algunas personas a realizar actividades con relativa facilidad en contraposición con otras personas que no tienen esa predisposición. Pero se puede aprender.

Respecto de la memoria, así como con otros asuntos (como la felicidad, la soledad, el aburrimiento, etc.), su adquisición es una elección que se hace consciente y deliberadamente. Quien tiene buena memoria, por motivos que tengan que ver con su voluntad consciente o con su parte inconsciente, puede que acceda con facilidad a los datos que almacena, no obstante, la posibilidad de acceso a los datos alojados en la memoria es algo común y silvestre que tenemos todos.

La memoria se aprende y la memoria se elije

Un método absolutamente sencillo, que yo aplico cuando quiero retener un dato, es el de asociación creativa. Básicamente, lo que sucede en nuestro cerebro cuando hacemos ingresar un dato es que se crea una red neuronal para ese dato. El acceso a ese dato va a depender de la cantidad y la calidad de asociaciones (que formarán otra red neuronal conectada a la primera red del primer dato) que nosotros hagamos. En otras palabras, la recuperación por parte de la voluntad de la información alojada en nuestra memoria depende casi exclusivamente del sentido que esta misma información tenga para nosotros. Mientras más sentido tenga ese dato más posibilidades vamos a tener de recuperar el dato.

¿Qué sucede cuando se nos pregunta sobre el nombre del actor que aparece en la película que estamos viendo y tenemos completa consciencia de que lo sabemos aunque no lo podamos decir en ese momento, aunque no nos acordemos? Muchas veces he dicho lo tengo en la punta de la lengua. Sin dudas, el dato está alojado en la memoria y no es que no tenga memoria o tenga mala memoria porque en ese momento no me acuerdo, sino, que el déficit, por decirlo de alguna manera, está en la recuperación de ese dato. ¡Ah, ahora me acuerdo, se llama Mel Gibson!

sábado, 21 de febrero de 2009

¿Qué es la Autoestima? (1)

En mi correo de GMail cada semana me encuentro con un mensaje de YouTube que actualiza el contenido de las temáticas a las que previamente me subscribo. En esta ocasión lo primero que encontré fue unos videos subidos por un usuario en los que se conversa a través de varios capítulos sobre la Autoestima.

Yo transcribiré ahora algunas expresiones que me parecen importante de esos videos y mis pensamientos sobre lo que en ellos se dice.

El usuario que sube los videos pone en la descripción de los mismos lo siguiente:
Prof. Dr. Aquilino Polaino-Lorente, Catedrático de Psicopatología en la Universidad Complutense de Madrid e investigador -colaborador del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Navarra, autor de numerosos libros de su especialidad, analiza a través de cinco lecciones -realizadas de forma dialogada con la periodista Elica Brajnovic- la importancia de la educación en la autoestima en el ambiente familiar: sus dificultades, pautas de comportamiento y soluciones.

La entrada siguiente relacionada con este tema, y que es continuación de esta entrada, es:
_________________________________________________________________


Lección 1ª ¿Qué es la Autoestima? 01 y 02
http://www.youtube.com/watch?v=95XE1rafjAc

"...La Autoestima es el conjunto de actitudes y juicios de valor que una persona hace respecto de sí misma, en clave afectiva...".

Para descubrir qué es una actitud yo siempre lo que hacía es poner la palabra acto junto a la palabra apto. Cuando me iba a natación en la secundaria y me tenía que hacer una revisión médica, en el papelito final que a uno le daban los médicos, ponían "apto" o "no apto", es decir, o se cumplía con los requisitos de la revisión -y podíamos meternos en la pileta- o no los cumplíamos y debíamos hacernos un examen más riguroso. Tener aptitud para una tarea cualquiera es cumplir con el pliegue de requisitos para esa tarea, y, tener actitud para una tarea, es tener cierta predisposición para llevarla a cabo. Por ejemplo, yo no estoy apto para ahora mismo ir y escalarme el Aconcagua, pero sí que tengo la actitud necesaria para que en algún momento logre estar apto entrenándome adecuadamente. Las actitudes se revelan en el modo en que alguien enfrenta una situación: en la primaria a mis padres mis maestras en el final de año les decían que yo era un niño muy capaz e inteligente pero que también muy vago. Mi actitud en la mayoría de las veces respecto de algunos temas de estudio en la primaria y en la secundaria fue de desgano. Pero siempre fui apto para aprender tales conocimientos.

jueves, 19 de febrero de 2009

Sueños lúcidos - Sobre mis Desdoblamientos.


Este es el primer intento de registrar lo que me pasa desde hace más o menos 8 ó 9 años. 
Podría ponerle diversos nombres: 
viaje astral, sueño diferente, estado no ordinario de conciencia, sueño astral, ensoñación, sueño lúcido, etc..
 Muchas de las cosas que ahora más o menos sé es que casi todo lo que me pasa tiene un nombre específico, algunos místicos otros científicos.
Para mí comodidad, a todo esto le llamo Desdoblamiento.
Yo mayoritariamente quiero ir por el lado de la ciencia común: la de la experimentación y la observación.


Esta es la tercera entrada sobre el tema
. Para leer las otras relacionadas, seguir los vínculos siguientes:


Sueños lúcidos

Yo tengo algunas veces sueños lúcidos. Básicamente, consisten en darse cuenta uno de estar soñando justamente cuando se está soñando, y poder, desde ese darse cuenta, interactuar a voluntad con el entorno ya sea con personas u objetos. Las sensaciones que percibo a la hora de estar en un desdoblamiento son muy parecidas a las que percibo cuando me encuentro en un sueño lúcido. Tener un sueño lúcido es una experiencia por demás placentera porque uno puede hacer verdaderamente lo que quiera. Supongo que dependerá de la práctica porque en los sueños de este tipo a veces salen las cosas que uno quiere hacer y a veces no.

En uno de los sueños lúcidos que me acuerdo tuve estaba soñando que esperaba en la parada de colectivo a un ómnibus que solía tomar cuando vivía en Santiago del Estero. Me di cuenta que soñaba porque justo cuando el colectivo se iba acercando a la parada yo pensé qué hago tomando un colectivo en Santiago si yo me dormí en Tucumán. Inmediatamente después, sentí como una frescura, y subí al colectivo. Ahora no me acuerdo: o ya había tenido sueños lúcidos antes o había leído algo al respecto, porque cuando estaba subiendo al ómnibus comencé a pensar que si estaba en el medio de un sueño lúcido yo podía hacer lo que quisiera sin temor a represalias o consecuencias; entonces, lo que hice fue no sacar las monedas de mi bolsillo para pagar ─sino hacer un ademán como si fuese que las estaba sacando─ e imaginarme que tenía ya las monedas en la mano. Yo pensaba que las podía crear. Cuando mi mano tomó contacto con la mano del colectivero no tenía las monedas, sin embargo, el tipo tomó lo que yo le había dado (no era nada, yo no sentía nada en mi mano) y cuando me dio el boleto me dí vuelta y escuché el sonido de las monedas al caer en el recipiente. Yo creo que ahí, en ese sueño, fue la primera vez que pude darme cuenta que se podía inventar realidades en ese estado, el cual que yo he vinculado de muy parecido al de un desdoblamiento.

¡No hagas caso del burdo Romanticismo!

ruskdu.jpg
Crédito imagen: Jon Sullivan



¡No hagas caso del burdo romanticismo




Muchas veces cuando conversamos con algunas chicas nos encontramos con que a ellas les gustaría que un hombre sea fiel, sensible, sincero, romántico, etc. Lo típico. Para las tres primeras características ─y a modo de broma─ muchos de nosotros les podríamos decir que se compren, alquilen o permuten un perro...; pero, para la cuarta característica, ya tiene que haber un hombre y no podemos derivar ésta hacia algún animalito lindo.

Es posible también que por ahí te topes con una mujer que crea que sos romántico sólo porque te agradan las canciones de Arjona o los temas de Chayanne. Más raro aún (aunque no tanto), que te 'confundan' con alguien romántico sólo por mirarte las novelas 'María la del barrio', 'Pasión de gavilanes' u otra tildada de romanticona por ahí (como las típicas que hacía Natalia Oreiro: la sirvienta pobre que se enamora del dueño joven de la mansión en donde trabaja y que termina siendo la trisnieta de un pariente del verdulero que se ganó el Quini 6 varios años atrás y que compró esa mansión en la que, justamente, ahora está trabajando).

El objetivo de esta entrada es demostrar que la mayoría de las veces nuestra idea de lo romántico, impuesta por lo que vemos en la tele -y otras tantas veces- por lo que escuchamos en la radio o leemos en las revistas, es errónea e inadecuada, en el mejor de los casos, o contraria a lo que yo pienso es el verdadero romanticismo, si es que existiese...
10pvvad.jpg


NOTA:
- Más allá de mi perspectiva de hombre, este texto puede ser, tranquilamente, unisex :P .
- Mi texto no quiere ser gracioso, aunque, por ahí, se utilice el recurso humorístico : | .
- No deseo ser objetivo. Este artículo tendrá el defecto -y por sobre todo la virtud- de ser absolutamente subjetivo &_& .

Romance

Para mí, el romance es un modo de llevar el cariño hacia otra persona (en mi caso, hacia una chica). Los modos y las maneras tienen que ver con la personalidad de cada persona; así, uno podría abordar cualquier cosa enérgicamente o con suavidad y es, justamente, la intensidad, la suavidad o la mesura, un modo de hacer algo.

La creatividad en el modo de expresar el cariño tiene mucho que ver con el romanticismo, pues, al parecer, el romanticismo se relaciona con algo dinámico y no pasivo. Yo creo que si existiese el verdadero romanticismo reflejaría los mismos patrones que lo creativo. Así pues, el romanticismo para mí es un modo dinámico de expresión de cariño.

El romanticismo también es intimidad. Es decir, en el romance dos personas saben que algo les está tocando, porque la intimidad es tocar y acariciar los adentros, metafóricamente hablando. Además, pienso que el genuino romanticismo existe más allá de las distancias: uno puede ser romántico a muchos kilómetros o a medio metro. El romanticismo es una expresión dinámica de cariño que busca la intimidad tocando los adentros, aunque se esté cerca o aunque se esté lejos. Asimismo, el romanticismo sólo se servirá de la intimidad cuando haya más de una persona, pues, la intimidad, sólo es en relación a otro ser humano. El romance individual es cuando menos un contrasentido.

La forma más fácil de romanticismo: el ramo de flores, la expresión de la palabrita amor, los bombones.
Imágenes sacadas por separado: Ramo de flores, Corazón, Love



Romanticismo

Toda expresión es un reflejo de libertad, desde un estornudo hasta la Mona Lisa; si no existiese libertad o la posibilidad de realizar o expresar algo, se podría hacer muy poco o no se podría hacer nada. El romanticismo es un modo de expresar algo y, por ello, no puede estar sujeto a nada, porque, como toda expresión, de la libertad nace y con la misma libertad se hace. Un romanticismo no puede expresar nada que tenga que ver con la sujeción, el encierro o la dependencia (y que lo exprese es también otro contrasentido: es como si teniendo libertad para hablar, se esté 'hablando' acerca de que no hablen los demás). Cualquier contenido es inadecuado o erróneo cuando se contradice con la forma misma que posibilitó a ese mismísimo contenido emerger.

Una expresión de romanticismo que contenga la semilla de la dependencia, la necesidad, la insistencia ─o cualquier otro concepto relacionado con alguna carencia─ es tema frecuente en las canciones que escuchamos y creemos románticas y de las cuales hablaré más abajo. De igual modo, el romanticismo del que yo creo, no tiene nada que ver con la necesidad hacia la otra persona, el amor sin conocimiento, la pareja perfecta o media naranja, la insistencia en el sentimiento cuando no se es correspondido, etcétera. Sin embargo, muchas de las canciones que consideramos románticas tienen en su contenido el aliento de estos conceptos y ponen su eje en el burdo y superficial romanticismo.

El Romanticismo según lo que escuchamos

Tomaré como ejemplo algunas canciones conocidas, como 'Lo dejaría todo' de Chayanne, e iré señalando aquellas expresiones del falso romanticismo.


LA MEDIA NARANJA. DEPENDENCIA


35lryih.jpg

Lo dejaría todo - Chayanne (extractos):

He intentado casi todo para convencerte/ Mientras el mundo se derrumba todo aquí a mis pies.
Mientras aprendo de esta soledad que desconozco/ Me vuelvo a preguntar quizás si sobreviviré;
Porque sin tí me queda la conciencia helada y vacía/ Porque sin tí me he dado cuenta amor que no renaceré;
Porque he ido más allá del límite de la desolación/ Mi cuerpo, mi mente y mi alma ya no tienen conexión
Y te juro que...

Porque sin tí me queda la conciencia helada y vacía/ Porque sin tí me he dado cuenta amor que no renaceré. La idea que uno es completo (o se completa) cuando está la persona amada es muy conocida. Puede que la hayas escuchado con la frase de la media naranja. Sin dudas, 'parece' muy romántico el decirle a una chica princesa, sin vos no soy nada. Pero no lo es. Nadie regala una flor desde un jardín sin flores porque para que el regalo exista debe haber algo desde donde sacarlo y así poder entregarlo. Un jardín vacío es la metáfora más recurrente que como símbolo se esconde detrás del sin vos no soy nada.

Por otro lado, el amor
y los sentimientos que tengan que ver con él no funciona con la dependencia porque el amor es algo sumamente libre, dinámico, activo y actuante: y la dependencia es algo atado, anclado, pasivo e inmóvil. La expresión es un movimiento de adentro hacia afuera y la dependencia es todo lo contrario a un movimiento: es estancamiento. La expresión sin vos no soy nada es una muestra de dependencia y decirlo equivale a otorgarle a otra persona la posibilidad de la valoración de uno mismo; quizás, el poder más sano e importante que una persona puede ejercer para consigo misma. De igual modo, además de que la dependencia es incompatible con el principio del amor (la libertad), por su calidad de anclaje, no permite ningún movimiento genuino de expresión: no permite el amor, no permite el romance.


71jmdc.jpg
La media naranja es más un ideal que una realidad.
Imagen tomada de AQUÍ


Cuando uno cree que no es nada y empieza a ser algo por la valoración que recibe de la persona amada, además de golpear a la puertita de la dependencia, se le mete una tremenda patada a la premisa que comenta que la valoración más importante es la que proviene de uno mismo. Esto es el autoestima que los libros de autoauyda muchas veces comentan. Un pintor no es pintor porque le hayan comprado una pintura, lo es mucho antes, tal vez en un momento cercano a su primera pincelada.


Aquella expresión sin vos no soy nada─ deja entender que, por el hecho de que a uno lo busquen para ser algo, se es bueno, pero ¿qué pasaría si siendo ya algo se intentase expresar cariño a la persona amada? La expresión sin vos no soy nada se debilita cuando una persona que ya es algo se acerca a otra que también ya está siendo.
2ihy25z.jpg
¿Somos lo que consumimos? No hay romanticismo cuando se expresa una alienación.
Crédito imagen: Darwin Nuñez



ALIENACIÓN 1

Sigo con la canción de 'Lo dejaría todo' de Chayanne, pero ahora con el estribillo -quizás la parte más conocida-:


Lo dejaría todo porque te quedaras/ Mi credo, mi pasado, mi religión;
Después de todo estás rompiendo nuestros lazos/ Y dejas en pedazos este corazón.
Mi piel también la dejaría, mi nombre, mi fuerza hasta mí propia vida.
Y qué más dá perder si te llevas del todo mi fe
Qué no dejaría...

Después de todo estás rompiendo nuestros lazos/ Y dejas en pedazos este corazón: Me interesa más la segunda expresión.


La alienación es, básicamente, poner en otro el poder de una cosa, desde un objeto (como podría ser una casa) hasta un sentimiento o un pensamiento (como el amor o los prejuicios). La idea de que el otro es responsable por lo que uno mismo siente es también una idea muy difundida. Parecen muy románticas las expresiones como me vuelves loco, me hiciste tocar el cielo.

Uno puede sentir muchas cosas cuando está con la chica deseada (o con el chico deseado), pero debemos saber y recordar que lo que uno siente de la piel para adentro es propiedad de uno mismo: uno mismo es el dueño de sus pensamientos y de lo que piensa, de sus sentimientos y de lo que siente.

El romanticismo es una expresión, la expresión es una respuesta, y responder es poder. Ni en el sentido de los poderes de Superman ni de los súper-poderes a Cavallo o al Jefe de Gabinete, no. Hablo de poder en el sentido de tener la capacidad para dar una respuesta. Cuando uno sabe que puede responder, sabe que puede elegir qué responder. Eso es responsabilidad. Nadie es más responsable que uno de lo que uno mismo piensa y siente: mis pensamientos y sentimientos son actos de mí mismo

Así pues, el romanticismo no es expresar o señalar el poder del otro de volverme loco o de hacerme tocar el cielo. Y aquí volvemos a que el romanticismo es un símbolo que se baña de libertad; y libertad es poder, es poder elegir. Nada tiene que ver el romanticismo con que a uno le hagan sentir algo sin elección.

Yo me vuelvo loco con vos o yo toco el cielo con vos son expresiones de libertad y de elección y es un romanticismo revolucionario e infrecuente; sin embargo, Chayanne no incluye estas ideas en sus canciones: "...Y qué más dá perder si te llevas del todo mi fe...", la alienación está una y otra vez en esta canción. Hay una gran diferencia entre 'yo me vuelvo loco con vos' y ' vos me vuelves loco': la primera frase implica una elección, la segunda, un padecimiento...




La necesidad es un concepto orgánico y mi opinión dice que su uso es inadecuado en psicología.


ALIENACIÓN 2. LA NECESIDAD DEL OTRO.
LA INSISTENCIA U OBSESIÓN. LA SOLEDAD COMO ALGO ROMÁNTICO:
la tristeza o la melancolía como símbolo del amor.
VIVIR EN EL PASADO.

2u543ea.jpg

Llegó el turno de mi amigo Arjona:


Realmente no estoy tan solo - Ricardo Arjona (extractos):

Me tomo un café con tu ausencia/ Y le enciendo un cigarro a la nostalgia.
Le doy un beso en el cuello/ A tu espacio vacío.
Me juego un ajedrez con tu historia/ Y le acaricio la espalda a la memoria
Seduciendo al par de zapatos azules/ Que olvidaste
Y charlo de política/ Con tu cepillo de dientes
Con visión tan analítica/ Como cuando te arrepientes.
Realmente no estoy tan solo/ Quién te dijo que te fuiste
Si aún te encuentro cocinando/ Algún recuerdo en la cocina
O en la sombra que dibuja la cortina
Realmente no estoy tan solo/ Quién te dijo que te fuiste
Si uno no está donde el cuerpo/ Sino donde más lo extrañan
Y aquí se te extraña tanto...

Toda la canción habla de lo mismo: La necesidad de otra persona, vivir en el pasado en base a los recuerdos, la insistencia en el sentimiento cuando no se es correspondido ¡todo negativo!


Para mí el romanticismo como expresión íntima del cariño es de a dos (o de más de dos para los más liberales :P) y no de a uno. ¡No existe serenata sin la chica arriba, en el balcón! El romanticismo para que exista debe llegar a destino; una carta guardada en un cajón no sirve de nada. No se puede ser romántico solo, en la individualidad de una habitación. Eso es un montón de cosas pero no romanticismo,. Desde mi punto de vista la intimidad es cuando se acaricia los adentros pero de otra persona: uno mismo y su súper poema es algo bien encaminado, pero no romántico ni romanticismo.

No obstante, en esta canción, el punto central ─además de que algunos piensan erróneamente que en la soledad existe romance─ es la idea de poner a una persona como símbolo de la necesidad que uno tiene. De ninguna manera el romanticismo expresará las carencias, es como pretender dar agua desde una botella vacía. Si el romanticismo es una ex-presión (presionar desde adentro hacia afuera) debe haber algo que emerja ─susceptible de ser presionado─...es infantil pensar que decir que 'soy nada' o 'soy poca cosa sin vos' es algo romántico.

Trasladar el concepto de necesidad a la relaciones afectivas y a toda la sociedad es algo inadecuado. La necesidad es un concepto orgánico. Uno necesita del aire porque sin aire no se puede vivir; también se necesita del agua porque sin ella tampoco se puede sobrevivir, pero uno no lo necesita psicológicamente sino orgánicamente. Las necesidades del organismo están desde que somos humanos. La única forma de no tener necesidad es la de estar completos respecto de lo que se necesita, porque la necesidad es un faltante, una carencia. Si no necesitase comer soy completo respecto del hambre; si no necesitase dormir soy completo respecto del sueño. Pero eso no existe: todos necesitamos comer, dormir, beber agua...

Necesitar a otra persona es creer que con ella uno se completa, es de nuevo el mito de la media naranja. Una persona que necesita de otra está confundida puesto que pone la posibilidad de completarse en manos de otra persona (en vez de en sí misma), además de que utiliza un término de la biología para expresar algo de la psicología (lo cual demuestra inexactitud). Si yo necesito de otra persona para sentirme bien, completo, en equilibrio, etc., estoy poniendo en esa otra persona la posibilidad de sentirme así; en otras palabras: estoy otorgando poder a otro, y lo que es peor aún, regalo toda o una parte de mi libertad. Si alguien se suicidase ─porque no podría vivir sin la otra persona─ terminará con su vida haciendo responsable a otro de la muerte que él mismo cometió, terminará con su vida siendo un inmaduro. Y éste es el verdadero trasfondo: la inmadurez. Vivir en el pasado es propio de una persona que todavía no ha madurado, y es más complejo aún cuando se vive en el pasado sin que éste enseñe algo.

Suponer que el romanticismo es expresar dependencias, carencias o necesidades y que algo bueno puede llegar a salir de estar mirando constantemente lo que no pudo ser o no es más, sólo demuestra que, para llegar a la expresión genuina de lo que yo pienso es el romanticismo, falta un trecho que debe ser caminado.

Del mismo modo, la manifestación de la tristeza o la melancolía como símbolo del cariño por el otro no se acerca al legítimo romanticismo. Yo supongo para esto que el amor tiene mucho que ver con la alegría y que, cualquier persona que sufre por amor, no ha llegado a la cima de lo que este ideal y sentimiento puede ofrecer. "Si la felicidad es la menta, la risa es el camino". Me gusta pensar que el romanticismo ─así como todo el amor─ pone su acento en el dar más que en el recibir, y en las cosas que tienen que ver con la sonrisa más que con la seriedad o el llanto. Para mí, la nostalgia y la melancolía son estados de ánimos en los que es posible encontrar inspiración sólo cuando se ha visto y acentuado, consciente o inconscientemente, la cara negativa del amor, o sea, el desamor.


e9giua.jpg
Ilustración de Los Tres Monos por Jaime B - "Quien no experimenta, no conoce".
Imagen tomada de AQUÍ


AMOR SIN CONOCIMIENTO

200cuxd.jpg
Te amo - Franco Ve Vita (extracto):

"...Te amo
desde el primer momento en que te vi
y hace tiempo te buscaba
y ya te imaginaba así..."

No existe el amor si no se conoce a la otra persona.

Quizás esto sea una de las inconsistencias del Catolicismo ─o tal vez de su catequesis─ cuando enseñan a los niños y jóvenes a que se debe amar a un ente superior de quien aún no se sabe nada. No se enseña el amor sino que lo que se enseña es que se debe amar.

Los sentimientos nacen de los pensamientos. Nunca la tristeza viene de la nada pues siempre necesita de un pensamiento que la haga emerger. El ejemplo más fácil de dar es el de la muerte de algún ser querido. Resulta que si uno no sabe que hoy murió un ser querido, simplemente, no va a sentir la tristeza ni la pérdida. La tristeza viene recién después de que a uno le cuentan la noticia o después de que se haya enterado por sí mismo. Pero no antes. Igualmente, la muerte de alguien, en sí misma, tampoco es causante del devenir de la tristeza; lo que la causa es justamente lo que se piensa de la muerte. Y es, precisamente, lo que nosotros pensamos de las cosas que nos suceden de donde provienen los buenos o malos sentimientos.

Bajando un poco a la relaciones humanas de todos los días, no se puede querer a alguien que no se conoce; quien así lo piense está confundido puesto que si cree que se está amando a una persona desde el primer momento, lo que realmente está sucediendo es que siente algo pero sólo relacionado con una idea o imagen previa. La otra persona estará parada en frente de uno y nosotros nos vincularemos más con nuestra idea de aquella persona que con lo que esa persona verdaderamente es.


Me agradó esta imagen como ilustración del Preconcepto.
Crédito imagen: René Magritte

Todo lo anterior se explica porque existen al menos dos componentes que tienen que ver con el llamado amor a primera vista: Los preconceptos y la química.

Los preconceptos tienen que ver con pensamientos fijos que se tienen de alguna manera antes de cualquier cosa: como una persona, un acontecimiento, etc.. Un preconcepto común es juzgar a las personas por su manera de vestir; por ejemplo, si se te presentan dos abogados para ayudarte legalmente, uno vestido de traje y con su auto nuevo en la puerta de tu casa, y otro vestido con vaquero y camisa con su ciclomotor en la vereda, seguramente puede que pienses que el primero le va bien porque es un buen abogado, y que el segundo no tiene talento porque si lo tuviese ya habría cambiado su Zanella. El preconcepto elegirá al abogado bien vestido y con auto nuevo porque presupone que es exitoso. Son, indudablemente, burdos y comunes preconceptos.

En cuanto a la química yo creo que ella sí existe entre dos personas. Uno por ahí se encuentra con alguna chica que coincide de entrada con algunos puntos de vista y que se ríe genuinamente de los chistes que se cuentan. Es tal vez la química una cierta forma de afinidad. Cuando una persona engloba a otra bajo los pensamientos de química o afinidad genera un buen estado de ánimo que suele confundirse con el sentimiento del amor. Esta persona volverá a su casa y se dará manija pensando en lo bella que es aquella chica, en lo lindo que se ríe, en que le queda bien el color blanco, etc.; confundirá sólo un buen momento con el enamoramiento ─o con el amor mismo─ y a esto le dirá amor a primera vista.

El amor sin conocimiento no existe porque realmente el amor es conocimiento. Cuando uno va a una heladería no descarta el helado de dulce de leche como feo sin haberlo probado. Sólo después de haberlo probado decidirá pedirlo (si es que el sabor agradó). Los agrados y desagrados nacen de las pruebas, exámenes, experiencias y esto no es otra cosa más que conocimiento. Cuando se experimenta con algo se genera un saber.

Lo mismo pasa con el odio. Uno odia sólo aquello que conoce, lo que no se conoce no genera absolutamente ningún sentimiento. Así pues uno puede involucrar un sentimiento respecto de alguien o algo que ya se está conociendo: las cadenitas de oro en las vidrieras no significan nada; sólo después de que la primera persona las ha comprado y junto a las experiencias que pueda haber tenido y relacione con esa cadenita, el objeto mismo cobrará valor. Así, la abuelita pasará a su nieta una cadenita de $2 (dos pesos) de un bajo precio pero con un inmenso valor. Y este valor sólo será porque quien portó por primera vez esa cadena ha vivido las experiencias suficientes para generar cierto sentimiento hacia ella: cualquier sentimiento -como el amor- nace del conocimiento. Y no al revés.
2lmlwdj.jpg
Ninguna persona es un producto o una posesión.
Imagen tomada de este Artículo


LA PERSONA COMO UNA POSESIÓN

Para este tema, dos canciones: una, de Alejandrito Sanz y otra, de Ricardo Montaner.
Eres mía - Alejandro Sanz (extracto):

"...Y te quiero mía, profundamente mía,
Aunque sea en esta calle sin salida.
Siempre tan mía, intensamente mía,
Aunque sé que es una locura que no lía,
ir los dos juntos por la vida,
contra el resto del mundo...".


Soy tuyo - Ricardo Montaner (extracto):

"...Soy tuyo, soy tuyo
como tuyos solamente mis caminos
como tuya es la escalera a mi delirio
Soy tuyo, soy tuyo
Como tuyo es el silencio que me duele
como tuyo es este fuego aunque me queme...".

Cuando alguien desea poseer a una persona o la poseé o quiere ser poseído reduce un ser humano a un objeto. Sólo las cosas* son poseídas, como esta piedra o este vaso en mis manos.


Poseer un objeto es tomarlo entre las manos, incorporarlo a uno de manera que se pueda disponer de él, voluntariamente. Poseer una cosa exige control, y algo poseído va perdiendo las posibilidades del azar y la libertad de acción..., la libertad. Si hablamos de un ser humano, la libertad, cobra una importancia enorme; si hablamos de un objeto cualquiera, como una plancha, la libertad, no es tan importante. Todo aquello que ha sido controlado ha perdido también su intrínseca posibilidad de azar, de libertad.

Un persona insegura desea el control, no obstante a una persona con seguridad, ni le importa. Cualquiera que revise bien se dará cuenta que los celos mucho tienen que ver con pensar a la persona celada como a un objeto.

La cuestión de poseer las cosas puede que se remonte al sistema capitalista en donde la propiedad privada es uno de sus pilares. Puede también que se remonte, genuinamente, a sólo algo de la mente del ser humano: nuestros ancestros pudieron necesitar del control para no ser comidos por el león de turno.

Respecto del romanticismo, desear que una persona sea de uno o nosotros de ella, forma otro gran contrasentido para mí. Si el romanticismo habla del romance y el romance exalta los valores de la parte buena de la humanidad, la posesión y los objetos, no son importantes. Si los valores del romanticismo se relacionan con expresiones que se vinculan con el amor, la posesión y los objetos, dejan otra vez de ser importantes. Considerar como proveniente del romanticismo expresiones como 'ay Marcela, ayer Juancito me dijo que yo sólo era de él' es, como mínimo, algo sumamente inadecuado, perfectamente inmaduro, amistosamente cotidiano.

Muchas veces nos ponemos celosos porque pensamos que cierta persona debería estar haciendo lo que nosotros quisiéramos que haga: Luciana debe pedirme permiso para salir con sus amigas o amigos, Roberto no debe abrazar así a sus 'amigas', mi jefe no debería valorar así el trabajo de Gustavo. Cuando los celos son de esta manera provienen de una inseguridad ¡y no hay cosa más segura que algo controlado por uno mismo!

Así pues, confundir a una persona con una cosa, desde el punto de vista de querer poseerla, no habla de nada bueno, por el contrario, sólo dice que falta un trecho aún más larguito para llegar al romanticismo.
Amigos/as ¡No hagan caso del burdo romanticismo!
Jejeje ¡saludos!

* Para que se me entienda lo que quiero decir y sólo por este texto, no consideraré a un ser humano con una cosa, pero bien podríamos ser una cosa o un algo en este basto basto universo.

2bva1l.jpg

FUENTE: Artículo propio.
2wf6ys7.jpg

miércoles, 18 de febrero de 2009

Salir del cuerpo - Sobre mis Desdoblamientos


Este es el primer intento de registrar lo que me pasa desde hace más o menos 8 ó 9 años. Podría ponerle diversos nombres: viaje astral, sueño diferente, estado no ordinario de conciencia, sueño astral, ensoñación, sueño lúcido.

Muchas de las cosas que ahora más o menos sé es que casi todo lo que me pasa tiene un nombre específico, algunos místicos otros científicos.
Para mí comodidad lo llamaré Desdoblamiento. Yo mayoritariamente voy por el lado de la ciencia común: la de la experimentación y observación.

Esta es la segunda entrada sobre el tema. Para leer las otras relacionadas, seguir los vínculos siguientes:


Salir del cuerpo

Y salí del cuerpo. Me acuerdo de esta percepción de salir del cuerpo como algo desordenado ─no me refiero a mi percepción sino a la experiencia misma─: yo salía todo dado vueltas o hecho un bollo o mirando para abajo o para arriba, moviéndome de costado o hacia atrás, o hacia arriba o abajo. Muy pero muy incómodo y desordenado; mis salidas del cuerpo eran muy caóticas. A veces boca abajo (que era la postura en la que me había dormido) me paseaba por toda la casa. Si al lado de mi cama había una pared a la que se podía tocar, yo, boca abajo y en la exacta postura con la que dejaba la cama, traspasaba la pared y me iba a la habitación siguiente (que algunas veces era una casa que no era mía). Algunas veces iba con cierta rapidez al encuentro con una pared y no me quería lastimar o golpear por lo que me pegaba ciertos sustos: o me pegaba un trancazo (como un golpe) y no podía pasar, o traspasaba la pared viendo sus tramos internos como poros. Todo en la postura boca abajo; incomodísimo, porque no podía doblar la cabeza ni estirar la mano ni ver más allá que el piso o los sectores hacia los que mi cabeza orientaba los ojos.

Cada vez que experimentaba salir del cuerpo sentía siempre una especie de succión aplicada con frecuencia al sentido opuesto hacia donde quería movilizarme. Si yo quería mover mi mano hacia la derecha, levemente lo hacía, pero la fuerza esta me chupaba hacia la izquierda. Lo mismo me pasaba en todo el cuerpo: esta sensación de succión sin ser succionado me acompañaba en casi toda la experiencia. Una sola vez (aunque creo que fueron dos) vi un algo que salía de la zona entre mi pecho y estómago:

Mientras escribo me doy cuenta que esto fue en el periodo 1998-99. Yo vivía en la calle C., en una casa con tres habitaciones y un patio. Mi cuarto daba hacia el comedor y era la única habitación con dos ventanas. Según la orientación de mi cama, hacia adelante, había la única pared de madera que separaba mi cuarto del comedor. El día que por primera vez vi algo salir de la zona de mi pecho y estómago fue estando justamente medio atravesado en esa pared de madera. Yo estaba casi tocando el techo de casa con mi cabeza. Me acuerdo que estaba doblado. No sé si moviendo la cabeza ─o como fuere que lo haya hecho─ observé que desde mí salía un hilo y que se extendía hasta el frente de donde me encontraba y hacia abajo, formando una panza como las que se forman cuando uno da mucha tanza al barrilete. De algún modo tengo el recuerdo de la sensación de haber estado en los dos extremos de ese hilo.


martes, 17 de febrero de 2009

Sobre mis Desdoblamientos.

Este es el primer intento de registrar lo que me pasa desde hace más o menos 8 ó 9 años. Podría ponerle diversos nombres: viaje o sueño astral, sueño diferente o no común, estado no ordinario de conciencia, ensoñación, sueño lúcido, etc..

Muchas de las cosas que ahora medianamente sé es que casi todo lo que me pasa tiene un nombre específico, algunos místicos, otros científicos.
Para mí comodidad, a todo esto que me viene pasando lo llamaré Desdoblamiento. Mayoritariamente, voy por el lado de la ciencia común: la de la experimentación y observación. No adhiero del todo al uso New Age que se hace de este tipo de experiencias.



Sobre mis Desdoblamientos

Desdoblamiento me parece el término menos religioso (o místico) y más neutro que encuentro. El desdoblamiento en mi caso consiste en experimentar una sensación de salirse del cuerpo. No es mera creencia o autoengaño, YO EXPERIMENTO una sensación de salir del cuerpo. Yo percibo que salgo de mi cuerpo y, verdaderamente, ignoro si salgo efectivamente o si pasa otro asunto. Le doy el nombre de desdoblamiento para que en este texto se pueda identificar lo que quiero decir con una aproximada precisión; me quedaría muy incómodo el llamarle la cosa o un algo, pero bien podría decirle así también.

Las primeras experiencias fueron unas muy alejadas de las otras, digamos, de unos siete meses de diferencia entre unas y otras, y yo las había tomado como a meros sueños raros sin tener modo alguno de ver que unas en realidad se relacionaban unas con otras. Menos podía investigar de qué se trataba el asunto puesto que por el tiempo en que se daban yo me olvidaba que las había tenido.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Interrogantes personales

He experimentado dolor psicológico en esta semana y sin embargo no sé qué es el dolor. Lo mismo con el sufrimiento, no sé qué es el sufrimiento aunque crea que lo esté experimentando. ¿Debo, pues, intentar encontrar expresiones que relaten mis experiencias de dolor psicológico -y de sufrimiento- o sólo quedarme con esta desolada falta de palabras/pensamientos al respecto?

Mi intelectualidad no ha podido abordar el sufrimiento en pleno padecimiento y creo que las experiencias sobre ello tampoco me ha dado mayor conocimiento. ¿Acaso la experiencia no es la que da el conocimiento? ¿O acaso tengo el conocimiento pero está en un modo en que no me doy cuenta que lo tengo y en una forma que no es utilizable en estos momentos?

Sólo no pensar y escribir me ha permitido tranquilidad en esta decisiva semana. ¿Puede que todo el trabajo de mi intelecto me lleve a no utilizar el intelecto? ¿Cómo son los desafíos cuando éstos me reservan la sensación de que son insuperables?

He pedido ayuda al Dios, al Universo y a la suerte en su debido momento pero la única cosa que ha sabido escuchar (que no responder) he sido yo mismo. ¿Acaso me estoy preparando para otro click revolucionario o es sólo una nueva mentira en un nivel que todavía no es sido capaz de imaginar?

¿Existe la conciencia en los momentos de incertidumbre? ¿Cómo puedo con ignorancia abordar un caso desconocido?

Esta semana he estado hartísimo de encontrarme analizándome, una y otra vez. En todo momento, casi a toda hora. Cuando reviso mi historia reciente (la de hace algunas semanas y meses) hallo que con mis análisis de mí mismo llegué a una comprensión que no me ha otorgado poder para conmigo mismo (en el sentido del poder actuar) y, que este mismo comportamiento analítico, no me ha llevado tampoco a ningún nuevo estadío. Es decir, no fue revolución ni cambio ni nada trascendente. Hartísimo de analizarme una y otra vez y no llegar a nada trascendental y único. Con mi lóbulo frontal parece que repito la tendencia de mis redes neuronales más arraigadas.

No quisiera tener que analizarme más, porque yo me analizo para lograr resolver algo y de ahí pasar a otra cosa. Estrictamente, cuando me analizo lo hago para lograr pasarla bien al rato (no en el momento, porque justito en ese momento estoy no-bien), cuando me analizo lo hago para ser feliz. Ningún análisis pasado me ha llevado a tales destinos. ¿Por qué he de analizarme hoy?

Unos días durísimos que comenzaron el miércoles pasado. Durísimos. Estoy más o menos fuerte porque he intentado ante lo mismo (aunque se agrave) no dar la respuesta acostumbrada: no me he caído del todo anímicamente.  En mi escala personal, en mi regla de medir (con lo que quise-quiero tener cierta organización) pude estar en -7 (menos siete), lo cual hubiese sido un relativo avance, pero estando en -9 bajé a -8 (que es el número en el que he estado casi todo el año pasado). Es decir, que después de desmejorar he quedado en lo mismo de siempre. ¿Como puedo siquiera darme ánimos con estos datos? Me acuerdo lo que me dijo el oftalmólogo: como se encuentra tu ojo -sumamente débil- que no empeore es una buena noticia -una mejora-. Dentro del nivel en el que me encuentro no empeorar es una mejora. No quiero seguir más así.

¿Qué es lo que tengo o debiera hacer o -no hacer- para que este mismísimo instante sea un acto de libertad? ¿Podré sacar el espíritu claro y libre de Don Juan alguna vez? Mis pensamientos acerca de que se me está pasando el tren me provocan tristeza e impotencia. ¿Es adecuado que mida mis tiempos como lo hace la cultura occidental? ¿Seré ya viejo y no podré hacer lo que hacen los jóvenes en el momento que ya estén resueltos convenientemente mis asuntos?

¡Cómo me gustará que con un texto me cambie la vida, para siempre!

¡Saludos! :|

lunes, 9 de febrero de 2009

La Muerte no es mala.

¿Te has preguntado alguna vez qué es lo bueno y qué es lo malo?
¿Cómo es tu mirada respecto de la muerte?
¿La muerte es causante de tristezas?
¿La muerte es mala?


La Inteligencia podría entenderse como aquella capacidad que tenemos los seres humanos para discernir entre lo que es bueno y lo que es malo. Si de inteligentes se tratase, la elección por el bien sería la opción más adecuada.
_______________________________________________
Lo bueno y lo malo
Satisfacción
    Intuitivamente, cuando pienso en lo bueno pienso en algo que me satisfaga: ¡dulce de leche y crema americana!,...si de helados se tratase...En un principio, digo que lo bueno para mí es algo que me produce una satisfacción.

    Hay dos tipos de satisfacción que pudieran tener efecto en mí:
    • Una es meramente psicológica;
    • La otra, física.
    En el ejemplo, cuando tomo un helado ocurre que, si mis expectativas respecto de los sabores elegidos se condicen con los gustos que voy probando, estoy psicológicamente satisfecho. No obstante, para que la parte psicológica ─la parte de pensamientos y el inconsciente─ tome el dato y diga qué rico se deben producir una serie de reacciones químicas que son en definitiva las que catapultarán la satisfacción.

    (...) Los hombres primitivos aprendieron que los sabores dulces y sabrosos significaban comidas sanas. Como resultado, aún favorecemos estos sabores hoy en día. En efecto, los bebés nacen con una preferencia por el sabor dulce y esto asegurará que acepten tomar leche*, su primer alimento, ya que ésta contiene azúcares naturales (...).
    Cómo saboreamos, pág. 2

    (...) El gusto es un sentido filogenéticamente muy primitivo, que capacita a los organismos superiores para evitar las toxinas (que normalmente presentan sabores muy amargos) así comopara buscar nutrientes (...).
    5. La Alimentación: 5.1 Nutrición y Ciencia, párrafo 9.

    También se podría decir que las papilas gustativas son la forma que tiene la naturaleza de indicarnos la comida que se necesita (Dieta del hombre primitivo, párrafo 22). Ellas han favorecido el desarrollo de los receptores que sirven para distinguir los sabores amargos: hay 27 de ellos que contrastan con los tres que son para los dulces. Todo esto nos ayudaba en la prehistoria a evitar tomar alimentos venenosos (¿Por qué a los niños no les gusta las acelgas?, párrafo 4).

    Se sabe que los bebés tienen preferencia hacia los alimentos dulces, esto es, principalmente, por una necesidad de supervivencia: nuestros ancestros, en un periodo de escasez de alimentos vegetales, tuvieron que recurrir a comidas que proveyeran proteínas más completas y de más fácil digestión ─como las carnes─ y a alimentos que proporcionasen energía con mayor rapidez ─como los dulces─. Esto, sumando al hecho ya mencionado de que rechazamos lo amargo porque es el sabor que tienen, justamente, las sustancias tóxicas, nos puede dar un indicio de por qué biológicamente, ingerir un alimento de sabor dulce nos concede ese placer tan característico.

    Así pues, la mente ─con sus expectativas─ y el cuerpo ─con su evolución─ definen a lo bueno como aquello que causa una satisfacción.
    _______________________________________________
    Las expectativas psicológicas



    El tema de las expectativas es muy simple: uno prueba un gusto por primera vez, inserta un a referencia en su cerebro, y, con este dato, se servirá para comparar gustos parecidos en el futuro. Si la experiencia inicial (digamos, con el helado de chocolate) trajo agrado, esta referencia positiva hará de regla para los demás sabores de chocolate que se prueben en el futuro. Será así que uno tendrá ciertas expectativas referidas al gusto que se estará por probar. Si la experiencia inicial fuera de desagrado, es todo lo mismo pero en el sentido inverso: la referencia negativa generará una expectativa igualmente, aunque ésta ya no tendrá que ver con la satisfacción sino con su opuesto.

    Lo bueno es algo que produce una satisfacción y, lo malo, su inmediato opuesto.

    La pauta del equilibrio
    Dentro del contexto de la satisfacción se incluye cierta pauta que uno debe seguir para que una situación siga siendo placentera: el equilibrio, la moderación o la justa medida. Esto también es muy simple: todo aquello que pecase por defecto (que le falte) o por exceso (que le sobre) generará disgusto. Es por eso que lo satisfactorio debe presentarse en su justa medida pues es precisamente esto lo que hace que una acción sea saludable.

    Todas aquellas acciones de la mente (como los pensamientos y las imágenes, y su combinación) y todas aquellas acciones del cuerpo que no tengan tendencia hacia un acto de salud podrían catalogarse como malas. Y es que lo malo, en principio, es algo que causa disgusto infiriendo algún tipo de daño.

    Ser saludable o tener salud no es más que la armonía de la mente y del cuerpo en relación a un entorno; de modo tal, que dicha armonía agregue o mantenga la calidad [inicial] del entorno.

    Dentro de este campo, en el que se nombra la moderación y la armonía, la subjetividad de cada uno es la que jugará el papel más importante, puesto que cada persona puede pensar distinto respecto de lo que moderación y armonía debieran ser.
    _______________________________________________
    Los datos de la mente



    Categorización
    Dependiendo del poco o mucho dato que se tenga en la mente será la calidad de la categorización de algo como bueno o como malo. Esto se puede ver más claro en los acontecimientos referidos a los desastres naturales. Si el dato alojado en la mente sólo observa la historia propia y la más reciente, seguramente, el huracán que destruya mi casa, tendrá muchas posibilidades de ser catalogado como malo. Del mismo modo, si la información alojada en mi memoria contempla una visión que abarque más hechos que los cercanos a mí mismo, es posible, que yo dote de relativismo a mi categorización y no me aventure a decir esto es bueno/esto es malo.

    El pensamiento de la segunda posibilidad obraría así:
    • El Universo tiene, aproximadamente 13,7 mil millones de años: el planeta Tierra, unos 4.500 millones de años;
    • Nuestro planeta nace junto al Sistema Solar. Se cree que por el choque de diversos planetoides durante cientos de millones de años;
    • Inmensas fuerzas se desataron para que pueda conformarse nuestro planeta con
      el tamaño que ahora tiene:
      la acreción colisional produjo una enorme cantidad de calor y, tras millones de años, la Tierra consiguió la formación de su corteza, la cual se caracterizó por su enorme actividad volcánica (Historia del Planeta Tierra, 12vo. párrafo);
    Cabe destacar que no habían seres humanos que dijeran que los acontecimientos que se sucedieron para la formación de la Tierra eran malos ─ni buenos tampoco─.
    • Al colisionar las diferentes rocas, se liberaban grandes masas de vapor de agua y de otros gases: éstos, una vez enfriada la Tierra después de decenas de millones de años, se licuaron formando los océanos.
    Nada de lo que sucedió en la formación de nuestro planeta ha sido un mar de tranquilidad y serenidad, por el contrario, hubo mucho quilombo previo para que éste pueda ser lo que es ahora, entiéndase: desastres, tras desastres, tras desastres...
    • Teniendo el dato de que huracanes, terremotos, tsunamis, erupciones y demás catástrofes naturales existieron desde el nacimiento del planeta Tierra: ¿cómo, ahora que la naturaleza sigue su ciclo en los lugares que me toca estar, puedo decir que todo eso es algo malo y negativo?
    Las estructuras neurobiológicas que abren al hombre el mundo del pensamiento son neutrales, respecto al tipo de cultura que puede hacerse con ellas.
    http://html.rincondelvago.com/origen-de-la-mente-humana.html


    Es así que dependiendo de los datos que se tengan en la mente será la calidad de la categorización de los hechos que me circunden.

    Una mente con poca información tiende a aventurarse a formular cualquier juicio de valor.
    _______________________________________________
    La naturaleza



    Lo natural 
    Lo natural es todo aquello que viene a la existencia por la Naturaleza. La Naturaleza es aquella fuerza que permitió la existencia de todo cuanto el hombre puede conocer siendo, a su vez, todo cuanto existe. El hombre es producto de lo natural y, por ende, es algo natural. La única forma de que el hombre produzca algo artificial es duplicando a la naturaleza o haciendo un relato distinto de su realidad.

    Desde mi punto de vista, cualquier cosa que esté adentro el campo de lo natural escapa a cualquier categorización que tenga que ver con lo bueno y con lo malo. Si bien es una forma de pensar que utilizo intermitentemente, (es decir, una parte de mí hace y no hace caso a la principal aseveración de este párrafo) yo considero que es un dato digno de ser tenido en cuenta.

    Seres vivos 
    Hace unos 3.600 millones de años se piensa aparecieron los primeros seres vivos. La ley de la vida comenta que algo vivo en algún momento deberá morir. Teniendo en cuenta que la Tierra tiene unos 4.500 millones de años, nosotros empezamos a querer aparecer recién hace, más o menos, 50 millones de años. En otras palabras, dentro de los años de nuestro planeta, nosotros desde nuestros ancestros tenemos la representación del 1% de su edad: ¡somos muy pero muy infantes!

    Organismos 
    En términos prácticos, sólo hay categorización (de cualquier tipo) en los lugares en donde habita el ser humano actual. El humano es sólo un representante más de la vida en la Tierra: La humanidad es un organismo más.

    Un organismo es cualquier sistema vivo formado por una o más células (Glosario - Organismo).

    La vida es posible porque cada organismo puede, además de otras funciones, mantener estables las variables básicas de su funcionamiento, autorregulándose mediante la homeostasis.
    [Norberto Levy - El asistente interior, pág. 15.].
    • Los mecanismos de autorregulación no están ligados al criterio de la voluntad individual: es decir, dependen más de la parte biológica o animal que de la parte humana o mental;
    • Las posibilidades de supervivencia biológica no se relacionan estrictamente con el aspecto mental: la Naturaleza ha perfeccionado estos mecanismos durante cuatro mil millones de años ensayando diferentes variables hasta dar con lo que somos ahora.
    Nuestro organismo, como representante de la vida, ha aprendido durante una enorme cantidad de tiempo logrando un alto grado de eficacia. Por otro lado, el tiempo que tuvo nuestro organismo para aprender es inmensamente mayor que el tiempo que tiene de existencia nuestra querida Mente.

    Si nosotros, como especie humana, estamos hace muy poco en la historia global del planeta Tierra (lo cual, significa menos tiempo para aprender), nuestra mente, como relativo producto de la evolución, es un bebé de pecho en la historia de la Naturaleza, es decir, de todo el Universo. El yo es una instancia radicalmente reciente, dentro de los aspectos evolutivos de la vida, que emergió a través del desarrollo del cerebro.

    Se estima que el cerebro humano tiene una edad aproximada de tres millones de años. Comparen estos tres millones de años con los tres mil millones con lo que la vida viene haciendo pruebas de ensayo y error y se darán cuenta que la mente (producto de las funciones cerebrales súper especializadas) es un componente sumamente precario en términos evolutivos siendo ampliamente superada por los aspectos biológicos.

    ¿Cómo un ser humano con tan poco en la Tierra puede siquiera juzgar algo como mínimamente bueno o malo? No vamos a descubrir aquí que la mente dota al hombre con la posibilidad de hacer presunciones aventuradas y que de hecho gran parte de nuestras aseveraciones están impregnadas de una inadecuada magnitud y de una sorprendente ingenuidad.
    _____________________________________________
    El juicio de valor



    El juicio de valor es un tipo de pensamiento acerca de lo errado o acertado de algo. Se basa en una serie de preceptos que mayoritariamente vienen establecidos según el momento cultural desde el cual se expresa. Es decir, toda persona que juzgue algo como verdadero o falso lo va a hacer respecto de los valores que adoptó de la cultura en la que se encuentra sumergido. Es por eso que en las épocas primitiva, prehistórica y en la antigüedad, se consideraba a las enfermedades como provenientes del ámbito mágico, mientas que ahora se sabe que la existencia de microorganismos y agentes patógenos son las que las producen. Cuando los valores, que posibilitan una determinada categorización, cambian, también lo hacen esas mismas categorizaciones.

    Un momento de tristeza
    Si una persona considera a la muerte como algo malo, lo que hace en realidad, mediante la adopción de un sistema de valores (impuesto o auto-impuesto), es brindar un punto de vista absolutamente relativo respecto de la finalización de la vida. Si aquellos valores son cambiados también serán cambiadas las aseveraciones que se desprendan de ellos. Sin embargo, para esta persona la muerte no será mala en sí misma sino porque ésta viene a significar algo más: un momento de tristeza. Un ejemplo muy claro, de pensar que la muerte es la que provoca el sentimiento de tristeza y congoja, emerge en las situaciones en las que un ser querido cercano fallece. No obstante, los parientes vivos no emitirán sentimiento alguno sino hasta enterarse del deceso. Si los pensamientos y las ideas respecto de muerte tienen que ver con los puntos que se relacionan con la tristeza, pues, eso mismo es lo que uno se producirá.

    La muerte como algo triste es sólo una forma de mirar a la muerte.
    _______________________________________________
    El Día de los Muertos



    Todo esto cambia ─o es susceptible de ser cambiado─ cuando nos enteramos que diferentes culturas en la humanidad abordan a la muerte de diferentes maneras: no hay una forma predeterminada en virtud de la cual haya que adoptar tal o cual postura en relación a la muerte.

    Un ejemplo distinto al caso de la Argentina y la cultura específica de la que formo parte, es la celebración del Día de los Muertos en México y partes de Estados Unidos, Centroamérica y Brasil.

    En dicha celebración (...) algunas familias también visitan el cementerio, les llevan flores (los que pueden también Mariachis) y comen sobre la tumba, acompañados por el alma de su difunto (...) (Celebrar la muerte para aprender a vivir, párrafo 5).

    Este modo de festejar la muerte de un ser querido acerca, tanto a niños como a adultos, la idea de la finalización de la vida como parte de su ciclo natural. Sin más.

    El Día de los Muertos fue distinguido por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) el 7 de noviembre de 2003 como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.
    (http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_Muertos#Patrimonio_de_la_Humanidad)

    Un punto de vista diferente de la muerte lo brinda Don Juan en el libro Una realidad aparte de Carlos Castañeda:
    ¿Cómo ejercita su desatino controlado un hombre de conocimiento en el caso de la muerte de una persona a quien ama?

    Tomado por sorpresa, don Juan me miró extrañado.

    Digamos su nieto Lucio dije. ¿Serían desatino controlado los actos de usted en caso de que él muriera?

    Digamos mi hijo Eulalio, es mejor ejemplo, repuso con calma don Juan. Lo aplastó un derrumbe cuando trabajaba en la construcción de la Carretera Panamericana. La manera cómo actué con él en el momento de su muerte fue desatino controlado. Cuando llegué a la zona de explosivos, casi estaba muerto, pero su cuerpo era tan fuerte que seguía moviéndose y pataleando. Me puse frente a él y les dije a los muchachos de la cuadrilla que ya no lo acarrearan; me obedecieron y se quedaron allí parados alrededor de mi hijo, mirando su cuerpo maltrecho. Yo también me quedé allí parado, pero sin mirar. Cambié mis ojos para ver cómo su vida personal se deshacía, se extendía incontrolable más allá de sus límites, como una neblina de cristales, porque así es como la vida y la muerte se mezclan y se expanden. Eso fue lo que hice en la hora de la muerte de mi hijo. Eso es todo lo que uno podría hacer, y es desatino controlado. Si lo hubiera mirado, lo hubiera visto quedarse quieto y habría sentido un grito por dentro, porque ya nunca más miraría su hermosa figura caminando por la tierra. En lugar de eso vi su muerte, y no hubo tristeza ni sentimiento. Su muerte era igual a todo lo demás.

    Don Juan guardó silencio unos instantes. Parecía triste, pero entonces sonrió y golpeteó mi cabeza con un dedo.

    -Puedes decir que, en el caso de la muerte de un persona a quien amo, mi desatino controlado es cambiar los ojos.

    Pensé en la gente que yo amo, y una oleada de pena, terriblemente opresiva, me envolvió.

    Dichoso usted, don Juan dije. Usted puede cambiar los ojos, mientras que yo no puedo sino mirar.

    Mis frases lo hicieron reír.

    ¡Qué dichoso ni qué la chingada! dijo. Es trabajo duro.
    _______________________________________________
    La muerte no es mala



    La vida puede que sea un extraño soplo y, la muerte, sólo el hermoso aire que vuelve a ingresar a la gran boca del Universo...

    Ojai, 7 de junio de 1932

    Interlocutor: Usted ha dicho que la muerte, el amor, el nacimiento, son esencialmente una cosa. ¿Cómo puede sostener que no hay diferencia entre la conmoción y el dolor que implica la muerte y la felicidad del amor?

    Krishnamurti: ¿Qué entiende usted por muerte? La pérdida del cuerpo, la pérdida de la memoria; y espera y piensa que después haya una continuación. Algo que se ha ido de aquí, eso es lo que llama muerte. Ahora bien, para mí la muerte es producida por la continuación de la memoria, y la memoria no es sino el resultado del anhelo, del apego, del deseo. De modo que, para una persona que está libre de anhelo, no existe la muerte, no hay comienzo ni final, ni el sendero del amor ni el sendero de la mente, el dolor. Por favor, estoy tratando de explicar que, en la persecución de un opuesto, creamos una resistencia.

    Si siento miedo, busco valor; no obstante, el miedo me persigue porque sólo estoy escapando de lo uno hacia lo otro. Mientras que, si me libero del miedo, no conozco ni el valor ni el miedo; y yo digo que la manera de hacer eso es volverse alerta, vigilante, no tratar de reunir valor, sino librarse del motivo contenido en la acción. O sea, si usted tiene miedo, no busque un motivo para la acción del valor, sino libérese del miedo. Ésa es la acción sin motivo. Si de verdad ha comprendido esto, verá que el tiempo, la muerte como futuro, ha cesado.

    La muerte no es sino la percepción de una intensa soledad, y así, estando atrapados en la soledad, nos precipitamos hacia lo otro, deseamos la unidad, o queremos descubrir qué existe del otro lado; para mí, ésas son maneras de perseguir los opuestos y, por tanto, maneras de sostener permanentemente la soledad. Mientras que, al afrontar la soledad, al regocijarnos plenamente en esa acción tornándonos lúcidamente conscientes de la soledad, la destruimos en el presente. Por tanto, no hay muerte.

    (Extracto Sobre la Vida y la Muerte, Jiddu Krishnamurti).

    La muerte no es mala, no existe, moramos en paz.

    Fuente: Artículo propio.
    Imágenes: Expectativas, Mente humana, Naturaleza, Jucio, Día de los muertos, Chiste muerte.