jueves, 31 de diciembre de 2009

¡Nos vemos el año que viene!


¡Que la pasen lindo, amigos! 
¡Feliz Año Nuevo y próspero Reyes! (?)
Jajaja un saludo y muchas gracias por estar. 
¡NOS VEMOS EL AÑO QUE VIENE!

__________
Imagen: http://ampabenageber.wordpress.com/2009/11/02/

miércoles, 30 de diciembre de 2009

El tiempo

Esta entrada está escrita por un gran amigo de mi viejo, Huacke. Es un privilegio enorme poder contar con su aporte en Mi Majestad.


El tiempo
por: Huacke*


Sacarle punta al lápiz con una tijera y lustrarse los zapatos con la colcha, son cosas que el tipo hace a cada rato. Sacar tornillos con la uña y rascarse la oreja con un fósforo, también.

El tipo tiene una práctica de la vida, que es lo que le da la llamada experiencia. Pero carece de una teoría de la vida, que es lo que le permitiría reunir en cualquier momento todos los recursos, para afrontar con éxito a cualesquiera que fuesen el enojo, la pena o el miedo.

El teórico es el tipo que, desde que el perro era cachorro lo acostumbró a no achucharse en las sillas del comedor. El práctico es el tipo que, habiendo descuidado ─para no perder tiempo─ la educación del perro, cuando lo ve en la silla le tira con algo y rompe el florero.

El teórico es el que elige el cinturón de tamaño algo mas largo de su cintura, y el práctico es el que lo corta cuando queda largo, sin tener en cuenta que después resultará corto para otra prenda más amplia, dando motivo, la frustración del intento de sujetarla con el cinturón mutilado, a un inútil y antiestético pataleo.

martes, 29 de diciembre de 2009

"Celebrarás la libertad de un hombre libre" (Nuevo mandamiento)

Periodista: ¿Por qué sos tan libre?
Víctor Hugo Morales: Porque me voy a morir igual.

El extracto corresponde a una parte de la entrevista que le hizo Eduardo Longobardi, en el canal argentino C5N, a Víctor Hugo Morales. En ella, se habla de la nueva Ley de Servicios Audiovisuales ─que reemplazará a la Ley de Radiodifusión de la dictadura militar─ y de la postura "especial" de Víctor Hugo que, siendo no partidario del actual gobierno nacional argentino, apoya el proyecto impulsado por este.

Nota: El video empezará en el minuto 03:32, que es el tramo exacto en el que se desenvuelve la cita de más arriba.


El título del post es la sugerencia a un nuevo mandamiento para agregar a la tablita de Moisés (aunque se podrían cambiar todos): "Celebrarás la libertad de un hombre libre".

Bien se pudiera sumar a los propuestos por E. Galeano:
«(...) la Santa Madre Iglesia corregirá las erratas de las tablas de Moisés, y el sexto mandamiento ordenará "festejar el cuerpo"; la Iglesia también dictará otro mandamiento, que se le había olvidado a Dios: "Amarás a la naturaleza, de la que formas parte" (...).» (Eduardo Galeano - El derecho al delirio)
____________
Fuente: ¡Gracias a La Tele Que Miramos por subir el video!
Imagen: http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0247/articulo.php?art=6532&ed=0247
Truquito para enlazar (y embeber) un video en el minuto exacto:
http://www.nivmar.com/2009/04/10-trucos-que-debes-saber-sobre-youtube.html
http://www.forocoches.com/foro/showthread.php?t=1389018
Más info sobre Víctor Hugo: http://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%ADctor_Hugo_Morales
El derecho al delirio: http://www.patriagrande.net/uruguay/eduardo.galeano/patas.arriba/el.derecho.al.delirio.htm

lunes, 28 de diciembre de 2009

El deseo en la mente del hombre

La mente es ese lugar dentro del cuerpo humano en donde tienen lugar las manifestaciones psíquicas como la imaginación, el pensamiento o los recuerdos. La mente existe por la evolución del cerebro. No soy creyente de la existencia de la mente, así que sólo es una hipótesis para poder decir algo.

Según como lo veo yo, el deseo, es una inclinación de la voluntad por sobre un elemento que no se halla en el presente. Nace por los parámetros que fijan los sentidos y es una extensión dimensional de lo que ellos generan. Tal vez, la forma más frecuente de evaluación del procesamiento de un estímulo a través de un sentido sea la aceptación y el rechazo.

Algunas tradiciones, como la budista, concuerdan que es el deseo el causante del sufrimiento humano. Sin embargos, otras culturas, como la occidental, suelen considerar al deseo como una oportunidad para concretar la compra y la venta de productos.

La mente desea porque busca cierta satisfacción. Así, el deseo, es el despliegue unilateral de lo que uno quiere en la consideración que el objeto del anhelo será propiciador de esa satisfacción. En otras palabras, quien desea, se considera sólo a así mismo mientras lo hace, más allá de lo humano o principista que sea el contenido de lo deseado.

domingo, 27 de diciembre de 2009

Yo, que entiendo el dualismo

El dualismo termina cuando uno se da cuenta que la belleza no tiene opuestos.
He aquí un caso curioso en la misma esfera de escribir algo (manuscrito, con un lápiz) y posteriormente no entender la propia letra.

A la frase de arriba yo no la entiendo, no la capto con la comprensión. La comprendo intelectualmente, claro, pero no tiene ningún otro ejercicio más que cuando uno sabe que el agua moja o humedece; lo que logro es conocimiento común, sin trascendencia. El vicio de transformar algo sutil en algo mecanizado. He puesto una frase "mía" que para mí tiene sentido y que sin embargo no la entiendo. No la entiendo porque sé que no sé lo que es la belleza, pero de algún modo avizoro el asunto del dualismo y que cierta cosa no tiene oposición.

La intuición y el prejuicio se parecen mucho. ¿Qué calidad tiene la mente que entiende la línea que divide uno y otro concepto?

Mi Yo ─todo el rollo de lo que soy, con la ramificación de mis identificaciones, la consciencia, la memoria y el pasado, ese yo─ entiende la frase. Al idealizar la belleza la pone como algo único y, por lo tanto, sin partes ni opuestos. No obstante, lo sutil se transforma en un vicio, porque: no sé lo que digo. Por un lado las partes de siempre de mí mismo la entienden y, por otro, una esfera de lo que no soy me da una pauta diciéndome: «no, vos no entendés esa frase».

La proyección de la intuición como un estado al que querer llegar puede ser otro vicio más de la mente, y otra trampa de su genial creación.

Por eso, me digo, es mejor hacer la primera frase una pregunta y no una afirmación. ¿Por qué? Porque puede que sea tramposo, un actuante de doble moral en la esfera de la intimidad:
¿El dualismo termina cuando uno se da cuenta que la belleza no tiene opuestos?
Ya lo dije: Me siento más cómodo preguntando que respondiendo.

__________
Imagen: http://www.rosasverdes.com/?p=1208

sábado, 26 de diciembre de 2009

La devoción y el culto



«Nosotros mismos somos tan mezquinos, tan esencialmente nada, y el culto de algo más grande que nosotros es tan estúpido y mezquino como nosotros. La identificación con lo grande continúa siendo una proyección de lo pequeño. Lo más es una extensión de lo menos. Lo pequeño, en búsqueda de lo grande, sólo encontrará lo que es capaz de encontrar.» (Krishnamurti)

Holroyd, Stuart - Krishnamurti, el hombre, el misterio y el mensaje (pág. 106)

___________
Imagen: http://www.goodearthschool.org/jk.html

viernes, 25 de diciembre de 2009

Viernes 2 de Octubre de 2009

Hace unos meses (exactamente en la fecha del título) sucedió algo en mí mientras hacía unos trámites y pagaba unas cuentas en el centro de la ciudad.

Previamente, había estado tratando con relativo éxito de que no se formaran imágenes al transcurrir mi caminata hacia dicho lugar. Este tipo de imágenes, estos puntos de significación, tienen la misma calidad (tal vez sean lo mismo) que la acción que sucede cuando uno vuelve a escuchar una canción que ya conocía y le remonta a un recuerdo, a un gusto o disgusto, o cuando uno evoca cualquier asunto a raíz de algún estímulo. Quizás, a algunos les pasó ir caminado por algún lugar y sentir un olor y remontarse a pasajes de la niñez por ese olor. Creo que la evocación es algo común en todos.

Lo que yo evitaba hacer deliberadamente es que estas imágenes se formaran en mi mente. Para eso presté atención.

Ignoro el momento exacto de cuándo fue, pero estuve viendo cada pensamiento que emergía, los que funcionan tras bambalinas y aquellos que son más explícitos. Este prestar atención hacía que ninguno de ellos formara una raíz en mí, sólo iban y venían. De repente, de un momento a otro, sentí paz, una quietud en el pecho, una forma de estar con el bello erizado (jaja algo así, como un escalofrío con más continuidad). Me decía en ese mediodía «así sí que es fácil tomar cualquier decisión». Todo estaba claro, no había conflicto. En ese estado me gustaba observar a mi alrededor y sentir la tranquila actividad en mi pecho. El pensamiento no era un entrometido.

Después de ese día intenté varias veces que sucediera lo mismo pero con rotundo fracaso. ¡Es tan pero tan frustrante saborear y que todo sea sin decisión y por azar!

Yo soy el saboreador del azar jaja.

Quiero llegar a eso de nuevo, quiero estar así todo el tiempo posible, quiero que sea un estado permanente. ¿Será tal vez cuestión de práctica? ¿Debo utilizar un camino, un método, un proceso que mecanizándolo me dé el producto de esta voluntad que tengo: Paz?

Soy tan básico que sólo añoro el destrabe de mi mandíbula.

¡Un saludo, feliz día para todos! =)

Actualizo, 5 de junio de 2013: Tengo ahora claro que no es con práctica, ni con voluntad, ni con esfuerzo, ni con ningún enfoque, ni con intelectualidad, que se llega a ese estado. El único asunto es que ese prestar atención fue tan perfecto, con tanta finura, delicadez y sensibilidad, que me es muy difícil volver a lograrlo. En cada intervención de este quien escribe se haya la sutileza del Yo, y con el Yo no se llega a esos lugares. En fin, sat chit ananda para todos y todas já.
__________
Imagen: http://www.sistemasderuleta.com/blog/frases-famosas-que-involucran-a-los-dados

martes, 15 de diciembre de 2009

¡Lo encontré!

Jejeje ¡Lo encontré! Lo había estado buscando por meses y lo encontré sin buscarlo. Cuando lo leí por primera vez me sentí muy bien, esa cosa adentro que iguala con algo cuando da en el blanco.

¡Ven, ven, quienquiera que seas, ven!
Infiel, religioso o pagano, poco importa.
Nuestra caravana no es la de la desilusión!
Nuestra caravana es la de la esperanza!
¡Ven, aunque hayas roto mil veces tus promesas!
¡Ven, a pesar de todo, ven!

¿Ves, Addax? No importa cuánta veces te traiciones, un segundo es viejo y nuevo para siempre.

(¡Encontré mis tuíts después de media hora buscándolos!)


lunes, 14 de diciembre de 2009

El producto de lo invisible

Existe en el hombre un segundo timón que tiene y cumple objetivos. Sus objetivos son parecidos en calidad a los de escribir un texto, tener un hijo o construir un edificio. Son parecidos, pero no los mismos.

El ente es invisible, pero ahí está. No es un fantasma ni nada por el estilo. Es algo que es uno mismo pujando por un espacio que de hecho ya lo tiene. El poseedor de espacios, el otro timón, la cosa invisible...

Quien escribe (o cualquiera que esté consciente) no quiere los productos del segundo timón, e, igualmente, los productos están. No los quiere por algunos motivos: su voluntad está en otro circuito; los intereses son opuestos o incompatibles; ignora la existencia del asunto invisible: no se acepta o rechaza aquello que no se sabe existe; etcétera.

El producto de lo invisible, sin embargo, es fácilmente visible. Está en la persona que no queriendo engordar, engorda, o en los atascamientos del tráfico. Se puede observarlo en los accidentes, de cualquier índole: "los accidentes suceden en el punto de máximo peligro". La cosa invisible, el segundo timón, colonizando espacios.

¿Cómo puede Addax abordar y entender su segundo timón? Lleva el partido perdido por goleada en los primeros minutos y en el perder sólo se pregunta, no ha hecho nada más desde el inicio.

El producto de los invisible, la mañana y los días ─dice.

________
Imagen
http://www.pobladores.com/channels/entretenimiento/El_Juego_del_Amigo_Invisible/area/2

sábado, 12 de diciembre de 2009

La trampa de preguntar "¿Cómo...?"

En psicoterapia gestáltica ya me lo habían señalado, aunque no estoy seguro de la forma en la que lo dice Krishnamurti. Lo que sí recuerdo es el hecho de valerse por uno mismo que se esconde (es decir, no está presente) cuando uno pregunta "cómo se hace tal cosa".


___________
Fuente
thelizardkingdom

jueves, 10 de diciembre de 2009

Es difícil mirar al cielo

Es difícil mirar al cielo siendo tan básico como soy. Soy un ser humano básico, apretujado por las emociones, mecanizado, dueño de la nada, adentro y afuera. Incapaz de entender el mundo, la tierra, los insectos. Ocupado sólo en la mandíbula de un hombre. Atrapado por la química.

Dios, soy tan básico...tan primitivamente elemental. Puestas mis riendas en un caballo invisible, el inconsciente pintando de blanco; sólo mirando lo que el ojo observa, pensando lo que el pensamiento dicta. No soy consciente ni de la punta de mi nariz. Soy un ser humano básico.

Mi filosofía no tiene sostén. Cualquier cosa la puede desmoronar. No hay revolución, no hay mirada al cielo, no hay días gloriosos. Soy mandíbula apretada y grasa abdominal. Un miedoso con bandera falsa. Soy uno y otro pensamiento, en promedio, una pre-ocupación constante. No sé lo que quiero ni cómo lo quiero, ahogado en los vasos con agua. Así me es difícil mirar al cielo, allí donde elijo pensar que mi padre y otros habitan.

No hay nada verdadero en mí, todo es una mentira, algo que simula mirar al cielo, adicto a neurotransmisores y mensajeros químicos. Soy un atisbo de lo igual. Es complejo ser peso y balanza ─ me digo.

Extraño al interlocutor que sabe quién soy yo, aunque lo mío sea una mirada difícil sobre el cielo. Es difícil mirar al cielo. Las mañanas y los días ─digo.

Te extraño, Nico.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

El "ADN" de una creencia

Hablaré de la mente (aquél hipotético lugar en donde se da eso que llamamos pensamiento) y, principalmente, acerca de lo que es una creencia dentro de ella y sus implicaciones.

¿Qué es creer en Dios, en un pronóstico (como los del clima) o en una promesa?

Freedom Alone por Martin Burns.No importa qué es lo que uno crea, cuando se cree en algo, el mecanismo en la mente es el mismo sin importar si se cree en Dios o en el pronóstico del clima. El proceso en virtud del cual sobreviene la creencia es siempre igual.

La herramienta más frecuente con la que uno elabora su realidad es el pensamiento. Uno piensa en que hace mucho calor, en lo bello de tal melodía, en la herida que dejó aquél golpe tras el partido de fútbol. El pensamiento construye una realidad. La forma más frecuente en la que se presenta el pensamiento es por voz (un sonido en la mente: cuando se lee este texto, por ejemplo, es esa vocecita repitiendo las palabras escritas en el post). Una creencia está formada por uno o más pensamientos.

sábado, 5 de diciembre de 2009

El perdón en la mente del hombre

Está claro que el perdón es un concepto, no es un atributo total de la mente. El perdón es un concepto organizativo. No hay sectores en la mente ni en el cerebro que necesiten amnistía. Ningún constitutivo de la mente es juzgable por sí mismo.

Dentro de la realidad irreductible de la mente no hay algo como “el perdón”. Se puede inventar uno, acorde al concepto, pero en la existencia real y concreta de las cosas, en la mente, no existe nada que deba ser perdonado.

No hay nada en el diseño neurobiológico del cerebro que exprese un lineamiento hacia la ética. La Ética viene dada por una configuración de la sociedad pero de ninguna manera por el entramado del cerebro.

El acto de perdonarse es situar a un fragmento de la mente como el mandamás del contenido de un determinado recuerdo y juzgarlo como mejorable. Y si uno tiene que perdonarse ¿quién es ese Uno que perdona? ¿Acaso el yo que perdona no es de la misma calidad y está hecho de la misma materia que del lugar desde donde sale el acto a ser perdonado?

martes, 1 de diciembre de 2009

Anotación al azar

No me había dado cuenta de un detalle de la casa en la que estoy viviendo ahora: aquí ya van muriendo tres personas (una tía, mi abuela y mi padre). Es algo raro, aunque sea mínimamente.

Tengo un abuelo que tiene 90 años y uno podría decir que el siguiente es él. Pero, no se sabe. Lo que sí sé es que en algún momento deberé lidiar con todo el ritual que procede de la muerte de un hombre.

Yo vengo a representar lo nuevo acá, en muchos sentidos: