"Estoy absolutamente lejos de ser aquello".

Hoy me puse nervioso. Había caminado hasta ahí, pasado por ese lugar, y me puse nervioso, incómodo, con el paso titubeante, con el pie no puesto firmemente en la calle. Entonces me dije: "Estoy absolutamente lejos de ser aquello". Así que seguramente, estaré absolutamente lejos de ser aquello.

Yo soy lo que creo a cada paso, soy lo que pongo: sin importar el hueco de la ventana, uno caerá del séptimo piso si se tira desde ahí. Así que soy lo que pienso, y lo que yo pienso es como la gravedad: funciona siempre y no es esquiva, quien se tira cae siempre por ese hueco.

"Estoy absolutamente lejos de ser aquello". Esa es una forma de pensar. En mi caso, más que una elección de pensar así, creo, es una costumbre de pensar así. Pero, la costumbre está tan adosada que no sólo es casi automática sino que para mí forja un tipo de realidad: yo me creo lo que pienso fervientemente. Cuando me describo, relato una realidad, me siento seguro, porque en qué parte del camino estoy, más allá o más aquí. Ésa, me parece una seguridad estúpida, y es a la que adhiero muchas veces inconscientemente, otras tantas, conscientemente. Ese pseudo-saber me dice que "seguramente" requeriré tal y tales esfuerzos, hacer esto y aquello. Pensar así es no ser libre, porque ese pensamiento es un dictador y un tirano. Nadie lo puso ahí para decir lo que requiero, pero uno le hace caso como si fuera la verdad. ¿De dónde viene y por qué permanece esta costumbre y tendencia de querer calcular, medir, etiquetar, recordar, conocer, experimentar?

"Estoy absolutamente lejos de ser aquello". ¿Por qué surge casi automáticamente este pensamiento ante aquella situación? ¿Qué aporte me hace ese tipo de relato? Ya sé que "lejos" y "cerca" son meros conceptos, criterios organizativos, de cantidad, algo sumamente subjetivo.

"Estoy lejos de convertirme en aquello". ¡Qué raro! ¡Tiene tanto sentido esa expresión y ninguno a la vez! Tiene un poder, para regresarme a lo mismo, muy grande, como así lo tiene la molestia (y a veces dolor, como hoy*) de mi mandíbula. ¿De dónde viene ese poder, quién se lo dio, por qué sigue teniéndolo? ¿Cuáles son los cimientos de una mente alienada, qué elementos yuxtapuestos preparan a una mente para seguir en la alienación? ¿Cuál es el caldo de cultivo para una mente que dará ese tipo de poder a un pensamiento que tiene aires de ser descriptivo de una realidad?

"Estoy absolutamente lejos de ser aquello".

___________
* Hoy fue el 28 de abril