sábado, 26 de junio de 2010

El encuentro

"Poner el espíritu en lo alto de una montaña y lanzarlo al vacío hacia el encuentro de uno mismo".

Nada más.

domingo, 20 de junio de 2010

Libertad

Uno se ha preguntado tantas veces por ella...Eso que busco es desconocido e inalcanzable, invisible e inatrapable. Tiene el aire femenino, es un viento fresco, es todo lo absolutamente no conocido por mí.

Uno es invisible. Eso está bien. La cuestión es que a veces uno es invisible hasta para sí mismo. Yo soy mi propia invisibilidad. Y ESO no aparece. Eso está escondido y uno no puede encontrarlo. Eso es ella, lo no encontrable buscando. La mejor trampa hecha por mi incapacidad.

Es tan atrapantemente inexistente, es tan completamente obsesionante. Tantos segundos, minutos, horas, días, semanas, meses y años pensando en ella para que al final no exista en ningún tiempo. Aunque el tiempo pase...

Uno se ha preguntado un montón, una montaña, unos cuantos mares por ella, y no ha venido nunca después de la pregunta. ¿Qué más hacer? No puedo pasar la pared de mí mismo. No puedo. Nunca he podido. Uno no ha podido traspasarse en la inventiva de ser. Uno no ha podido acceder a esa creatividad que inventa las escaleras para las propias paredes.

Uno dice cosas que no entiende que parecen cosas entendidas, ¿qué utilidad tienen esos pensamientos que emergen si el sujeto que los emite no accede a ningún entendimiento respecto de ellos?

Estoy solo en un mundo que no es mi mundo, y ella no aparece.

La libertad que busco es una inalcanzable mota de polvo a trasluz. Soy un joven que no sabe nada...

Hoy me llevo el único segundo mirando a la luna, alguna frescura en medio de un miedo, los recuerdos de un acta de defunción y las terribles, insoportables, incómodas e inquietantes ganas de ser libre. ¡Qué gran tragedia no ser libre! ¡Qué gran problema un polvo mordido! La tierra marcada, la llaga latente...Pared despintada y sueños, muchos sueños de atraparte, libertad.

Quiero dejar mi pecho en una cima inalcanzable y no volver jamás a los pasos pisados, para siempre.

Libertad, y nada más...Sólo una honda tristeza que viene de no saber un carajo qué es eso que uno busca, y nada más. Es inalcanzable y nada más.

¡Libertad, tras tus pasos ya no sé a dónde más ir!

sábado, 12 de junio de 2010

Leyendo las mentes


Un vendedor de pochoclos y pralinés observa con descorazonada esperanza la mano de una madre que toma uno de sus productos para su hija: "ojalá me compre algo".

Un limpiador de vidrios/parabrisas con el rostro de cansancio y desazón al respondérsele desde un automóvil que no se requiere de sus servicios, otra vez: "me colocaré detrás del vehículo, así lo soporto más".

Una pareja, hombre y mujer, caminando distantes. Él, un caballero ocupado en el momento, hablando por teléfono celular, ella, midiendo "indiferente" sus pasos para coincidir en la caminata. Ella es frágil y digna: "lo amo, lo odio, estamos distanciados".

Una joven muchacha que mirando nada mira buscando eso que algunos llaman amor: "ni siquiera me miró...". Otra más, pero ahora buscando "calmar" su humana animalidad (sexo): "es lindo".

Una señora a punto de cruzar la calle, entrada en años, apabullada por el movimiento vehicular: "monedas para mis nietos".

Otra señora sentada en un kiosco de diarios y revistas, la expresión relajada, la mente entretenida: "me quedan nueve diarios por vender...".
____________
Imágenes
http://www.elpais.com/articulo/internet/IBM/anuncia/llegada/ordenadores/simulan/funcionamiento/cerebro/humano/elpeputec/20081124elpepunet_2/Tes

miércoles, 9 de junio de 2010

No existe "estar mal".


He dicho mil veces que "estaba mal". Estaba mal por una chica, porque no era correspondido en el love, estaba mal porque tenía el ánimo bajo, estaba mal porque tenía gripe y fiebre, estaba mal porque un familiar también lo estaba...uffff! he estado mal por variados motivos, justificados o no. Hasta que me di cuenta que eso no existe, que estar mal no existe.

lunes, 7 de junio de 2010

Una mente ausente

Una mente ausente es una mente que no está en ningún lado porque pasa por todos. Esa mente cierra unos ojos con la primera brisa de frescura de la tarde, esa mente toca los dedos índice y pulgar en conexión con un mundo.

Los autos pasan, se percibe el ruido, y la mente está ahí pero no está. Dios ambigüedad. Eso que es y no es al mismo tiempo.

Y viene un pensamiento, y esa mente lo ve y lo deja pasar, porque un pensamiento nunca se queda, siempre viene para pasar.

La mente pisa baldosas en un suelo flojo, y observa a la gente que las pisa también. No hay diferencia entre la gente y la mota de polvo iluminada por la luz de una ventana. Todos se mueven y van de aquí para allá.

Entonces, un ruido específico, la mente percibe un ruido directo. Es una conversación, alguien le habla. Y la mente dice cosas sin decir, la mente miente una verdad. El desatino controlado de la mente de un chico de este mundo habitando otros.

Una mente ausente que se identifica con nada o que lo hace con poco. Ahí está, presente, por los lugares que no pasa. La mente ausente del cosmpolita que mira hacia el Golfo de México.

Y el aire fresco se derrama, y viene otro pensamiento, y las dos cosas pasan. Como pasan los días de una mente ausente que cada día muere al mismísimo Yo.

Morir al Yo, y una mente ausente... No tengo nada y lo tengo todo.

sábado, 5 de junio de 2010

No existe el "convertirse" en la mente

Dentro de eso que uno llama "mente" no existe casi nada porque todo es una invención, una construcción, "el lado artificial de las cosas". Quien construye es el pensamiento, la voz que imita el sonido que se desprende del aparato fonador del ser humano. Sin embargo, esa voz que es el pensamiento no viene sólo de esa forma sino que emerge también por medio de imágenes.

En mi caso personal, las imágenes preponderan más que cualquier otra información desprendida de los sentidos después del específico sentido de la vista. El pensamiento puede venir por medio de una voz en la mente, una imagen, un sonido, etcétera, ejerciendo una función distinta según la "fuente" de donde provenga: es un relator de la realidad cuando es una voz, y es un acentuador y generador de ánimos y realidades cuando es por imagen. Supongo mismas funciones relativas para el pensamiento que deviene desde los demás sentidos.

jueves, 3 de junio de 2010

Tú quieres salvar el mundo, ¿no es así?

Texto extraído del documental sobre Nisargadatta Maharaj ─maestro del Advaita, filosofía hindú de la no-dualidad─, llamado Awaken to the Eternal (Despertar a lo Eterno).

¿Por qué te preocupas acerca del mundo antes de cuidarte a tí mismo? Tú quieres salvar el mundo, ¿no es así? ¿Puedes salvar al mundo antes de salvarte a tí mismo? y ¿qué quiere decir ser salvado? ¿De qué? De la Ilusión.

La salvación es ver las cosas tal cual "ya" son. Mantente tranquilo, haz tu trabajo en el mundo, pero, interiormente, mantente tranquilo, entonces, todo vendrá a tí. No te apoyes en tu trabajo para la realización, puede ser que beneficie a otros, pero no a tí. Tu esperanza yace en mantener en silencio tu mente y tranquilo tu corazón.

Por todos los medios, ocúpate de tus tareas, acción en la que tú no estás emocionalmente involucrado y que es beneficiosa y no causa sufrimiento, no hará que te pierdas.

Quizás tú estés enfocado en diferentes direcciones y que trabajes con enorme empeño, pero aún así permanece interiormente libre y tranquilo, con una mente como un espejo, la cual refleja todo sin ser afectada. Lo inesperado está condicionado a que suceda. ¿Para qué anticiparlo si quizás nunca llegue?


"Todo es porque Tú eres". Capta este punto sincera y profundamente, y permanece en este repetidamente. Porque realizar esto como absolutamente verdadero es liberación.

martes, 1 de junio de 2010

¡En diez minutos te enfrentarás con el Diablo!

He aquí un sueño después de cerrar los ojos.


Estaba en una casa que supe habitar. Había fantasmas con formas espeluznantes. La casa se estremecía de una forma orgánica, el aire era espeso. En la habitación central había una persona preocupada: "Debes salvarlos, vos los tienes que salvar ¡nos tienes que salvar"! ─se apresuró a decirme a penas me vio en la puerta.

Yo estaba muerto de miedo, empujado por esas cosas que flotaban (¿fantasmas?). Tenían un rostro horrible y amenazante. Y yo tenía mucho mucho miedo. En esa casa había sufrimiento, dolor y vulnerabilidad inundándolo todo. "Cuando llegue el momento tienes que rezar algo que te dé poder. Debes centrar tus pensamientos, a todos ellos los debes llevar hacia la Luz. ¿Entiendes?". "¡NO!", respondí.