sábado, 31 de julio de 2010

Temporada alta de Desdoblamientos (1)


 Hace aproximadamente un mes que estoy teniendo Desdoblamientos (la sensación subjetiva de salirse del cuerpo, momentos antes de dormir, estando durmiendo o momentos después de despertarse*). En estas ocasiones he visto con más cabalidad ciertos aspectos que ya había visto antes pero que ahora me hacen figura.

El primer desdoblamiento que recuerdo de este mes (que ya está terminando) fue de día y a la siesta-tarde. He podido levantarme casi "comunmente" (según mis relatos anteriores), salvo por el hecho que en un momento mi mano de apoyo (que utilicé para levantarme de la cama) traspasaba el colchón. Como ya tengo sabido, sólo tuve que poner pensamiento específico o una modalidad de instrucción sin pensamiento, y pude lograr que mi mano no traspasase más el colchón de mi cama, con lo que me levanté hasta colocarme verticalmente. La elevación no fue como cuando uno se levanta estando despierto, fue mitad flotar y mitad efecto de algo como la gravedad. Ya verticalmente observé la luz entrando por la única ventana de la habitación y quisé salir, de nuevo ansioso, a investigar todo lo que pudiera en ese estado. Mi interés se hallaba en poder memorizar detalles específicos del entorno para después contrastarlos cuando estuviese "despierto". Jugué unos momentos con el hecho de traspasar la puerta. Hay veces que me trabo en el proceso, y me trabo de muchas maneras: o simplemente no paso porque la puerta sigue sólida, o me trabo en el medio, entre el afuera de la habitación y el adentro, o me trabo y me despierto, o me trabo y el asunto sigue en un sueño común. Esta vez me trabé sólo al principio pero pude traspasar la puerta. Ya había observado la nitidez de esos colores del día, todo estaba como en "alta definición", pero no por el nivel de los detalles que se veían sino por los colores vívidos e intensos. Recuerdo ahora que siempre el aire que se respira es fresco, como los que hay temprano en la mañana, y obtuve la misma impresión al respirar ese aire en esta ocasión.

Aquí ya me di cuenta con certeza que, si bien el entorno era muy parecido al que yo me encuentro cuando salgo de la habitación, no era el mismo. Había una ventana colocada más baja de lo habitual con adornos diferentes a los que se ven cuando me encuentro despierto. Igualmente, intenté memorizar los motivos de esa ventana.

Sigue siendo muy curioso para mí cómo mi Yo de ese momento algunas veces (casi todas, pero no todas) "crea" o modifica el ambiente en su paso como experimentador. Con poco control, hice aparecer vasos en mi mano, o cualquier objeto. Sin ningún control, (mi hipótesis dice) hice aparecer árboles o cosas que más tenían que ver con el envoltorio de la realidad de esa experiencia: como un tipo de suelo o algo en él, como un tipo de cielo o algo en él, como una casa o una pared y cosas en ella, etcétera. Esto me lleva a pensar que en un nivel de máximo detalle y rapidez la mente crea los propios sueños según van pasando, es decir, en un tipo de "tiempo real". Y, a su vez, todo esto último me hace pensar en el verdadero vacío natural de la mente que se llena con cosas artificiales como el pensamiento. Si mi mente en esos estados no estuviera pensando o sintiendo las cosas que en la vigilia suele pensar y sentir, seguramente, la experiencia no estaría modificada de ninguna forma y el entorno se mostraría según lo que es mayormente, sea lo que fuese que el entorno tenga para mostrar.

Al moverme por ese patio, afuera de mi habitación, pude hacerlo con los pies en el suelo. Sentí toda la superficie del suelo en lo que eran mis pies. No obstante, los movimientos eran como puestos en un molde, algo friccionados, desde los pies hasta las manos.

Desperté inmediatamente después de pensar que quería que la experiencia continúe. Sentí la sábana en mi cara, los ruidos del televisor y, poco a poco, la realidad aparente, esa que viene cuando uno está despierto. Casi siempre, estando despierto, todo tiene en mí una sensación distinta y sé diferenciar claramente que estuve en un estado que no fue un sueño y que en un momento después es vigilia lo que está siendo.

Seguiré en otro escrito sobre las peculiaridades de esta nueva camada de desdoblamientos. ¡Un saludo!


* Todo entre comillas y más comillas: dormir, durmiendo, despertarse...

________
Imagen: http://afamelan.blogspot.com/2009_07_01_archive.html

miércoles, 14 de julio de 2010

Victoria

"Si hay victoria  en vencer al enemigo; la hay mayor cuando el hombre se vence a sí mismo."



________
http://es.wikiquote.org/wiki/Jos%C3%A9_de_San_Mart%C3%ADn

viernes, 2 de julio de 2010

El diálogo interno

Hace tiempo que uno está en la tarea de parar el diálogo interno. El mundo es según lo que uno se dice que el mundo es y, por lo tanto, la visión que uno tiene del mundo es sólo una simple descripción. Y hay más descripciones...

Por ahí hablo con alguien de este asunto y me pregunta para qué una persona quisiera parar el diálogo interno. No respondo nada, o intento dar una respuesta que sea práctica, aplicable al mundo de tener que trabajar para comer y alimentar a otros dentro de la propia esfera de influencia, creo sin éxito. Lo que casi nunca digo es que a mí no me queda otra, este es el único camino que me queda y no hay nada más en el horizonte.

Parar el díalogo interno consiste en identificar esa voz dentro de la mente y que no diga nada respecto de lo que el cererbo "ve". Así uno se transforma en un espejo sin opinión, algo que refleja lo que «es» sin que aquello se filtre por el Yo.

Considero con mi diminuta mente que es una tarea tremendamente titánica y confío en lograr este asunto. Ya he logrado el primer paso básico de estar obsesionado con esto, a tal punto de no pensar en nada más que no sea no pensar (jajaja).

Por lo demás, hay un sector del ambiente que es absolutamente insano (quizás más de lo mismo, pero de un modo más o menos "nuevo"), pero uno sigue con eso vital porque uno pone algo aquí y ahora y porque hay otro sector del ambiente que devuelve salud. Si todo fuera como lo primero, por más asunto espiritual que uno se diga, ya habría hecho ¡púm! hace rato.

Hace un mes que estoy acá, espero encontrar buen tiempo para escribir aunque sea una vez a la semana en el blog.

¡Un abrazo a todos, gracias por comentarme y darse una vuelta!