domingo, 19 de septiembre de 2010

La Relatividad de todo pensar...

...y la Relatividad del Pensamiento

Nadie escapa a la relatividad del pensamiento. Existe una relatividad del pensamiento que es consciente de sí y otra que no lo es, aquí menciono la primera.

"El pensar es otra forma de ser relativo". Incluso si alguien se subiera a todos los puntos de vista posibles sabría, si fuese consciente de su relatividad, que asumir todos los pareceres equivaldría a no asumir ninguno porque la Verdad es susceptible de ser accedida sólo sin intermediarios. Con el pensamiento relativo uno se dá cuenta que muchas intenciones son iguales a ninguna, de la misma manera que errar por un milímetro es como errar por un kilómetro ─es no acertar─, pues, en definitiva, se tiene claro que no se puede conocer nada. La relatividad del pensamiento consiste en decir que conocer es sólo un intento, tal vez.

Suponiendo el caso de que alguien accediese al conocimiento este sería inexpresable. Es imposible transmitir una experiencia. No porque quien la exprese peque por un faltante en la expresión o porque quien la escuche no acceda a la codificación del mensaje. El conocimiento es intransmitible puesto que es multidimensional, y cualquier tipo de comunicación mundial mediante lenguaje definido opera en una sola dimensión. La realidad es inabordable y el conocimiento intransmitible. El pensamiento es relativo siempre, aún cuando quiera expresar aquello absoluto (sea lo que fuere aquello absoluto).

No existe el pensamiento sin el abordaje de un punto de vista, por lo tanto, no existe pensamiento que no nazca sin un filtro. El pensamiento sin filtro no es pensamiento y es inexistencia. Un atisbo de esa inexistencia está en saber que el pensamiento es relativo, que dice cosas sin decir nada, que llama a las cosas por su nombre cuando las cosas no tienen nombre. El pensamiento relativo sabe que lo que expresa es sólo una señal y por eso no se cree la señal. Cualquier señal sirve para señalar, dar dirección, una orientación, y niguna señal será más que lo que señala. Aquella inexistencia es el abordaje de un silencio dentro del gran escenario que el humano monta para decir que conoce.

Eso que el humano dice "conocimiento" es sólo la expresión de una operatividad. Parte de estar condicionado se relaciona con medir y organizar. Quien mide y organiza, opera, y lo hace dentro de la aceptación de un marco pre-establecido. La aceptación de cualquier predeterminación es la negación del vacío que existe antes de cualquier cosa puesta, porque sin dudas (o con dudas =D) antes que hubo cualquier cosa por ahí hubo nada. La negación del vacío es miedo y costumbre por parte del hemisferio derecho del cerebro. La única forma de operar es poniendo límites. Entonces, uno se mueve de aquí para allá con la pseudo libertad de un límite. Lo inadecuado o pretensioso es confundir los productos de una operatividad como relatores genuinos de la realidad.

No está en la mente del hombre conocer la realidad simplemente porque es biológicamente imposible. En este mismo instante alguien se está cayendo desde un edificio, al lago con tranquilidad de espejo se le posa un insecto, una mota de polvo invisible se hace visible colándose por un rayo de luz en la otra punta del planeta, la roca cae desde la montaña por el movimiento terrestre, un automóvil frena abruptamente por un semáforo en rojo, etcétera. Todo esto pasa en un mismo instante, en todas partes, y el hombre no está presente en ninguno. Así, el humano dice que conoce pero no se dá cuenta que el producto de eso que hace es un neutrino atravezando las fauces del sol más grande en el Universo, o sea, nada.

Toda la realidad sucede en un instante y el humano está presente en la parte mínima de ese instante. Como no puede acceder a la inconmensurable fuente de la realidad, el ser humano crea escenarios y el más desprevenido se los cree. Después, otros dicen que conocen lo mayor describiendo sólo un mínimo. La ingenuidad es afirmar que con el pensamiento relativo se puede lograr conocimiento alguno.

Cualquier cosa está atravezada por un punto de vista, que es pensamiento y pasado. El pensamiento relativo lo sabe. Quien hace uso de esta actitud realiza la postura más abarcativa de todas: la no postura. Asumir una postura, en el camino del autoconocimiento, es dejarse embeber por la trampa de la mente.

He aquí la psicología del pensamiento expresada en la relatividad del pensar.

¡Un saludo!

sábado, 18 de septiembre de 2010

Yo no pienso como pienso

Un ser humano es más lo que no se ve que lo que se ve. La esencia de un ser humano tiene que ver con lo que no se ve de él. Incluso, quizás, la mayor identidad de un hombre esté en lo que no ha sido tocado aún por su atención. Lo que es un ser humano yace en lo que aún no descubrió de sí. Así, desconocer lo que se es es más válido que conocer.

Lo que uno no ha descubierto de sí mismo tiene la virtud de no estar estructurado porque al fin y al cabo el conocimiento es estructuración, es condicionamiento. El hombre que tenga como meta el conocimiento en verdad busca una nueva forma de condicionamiento, espera sentado que el condicionamiento se de y vive de un condicionamiento sólo para poder respirar otro. No se puede conocer sin el procesamiento de un Yo, y el Yo es el resultado de una estructuración limitada a un tiempo de existencia. La estructuración es tiempo y hay muchas cosas que uno es que no se relacionan con él.

Yo no pienso como pienso. Quizás, pensar como se piensa sea una conquista digna del hombre. Si dentro del pensar mora un ser que está siendo, será otra conquista ser como se piensa igual de digna como la primera. Sin embargo, ser como se piensa es una conquista sólo para la mente condicionada, el hombre libre ya no es producto de un pensamiento.

Yo no pienso como pienso ni soy lo que estoy pensando. El ser humano está en otro lugar, aún por descubrirse.

Una presencia es una ausencia cuando el hombre no puede estar en todas partes. Tener y no tener son lo mismo cuando un ser humano no lo puede tener todo. Y, ¿qué es todo? Todas las piedras del mundo, toda el agua del mundo, todos los cielos al pedir de una mano multiplicado por todos los mundos que tienen existencia en el infinito. El ser humano no conoce la mota de polvo y cree ingenuamente en una certeza cuando imagina y relata un todo. Pensar es sólo la descripción de una alternativa y hay existencias o cosas que no son accedidas por el pensar. Pensar es sólo otra forma de ser relativo.

Todo el Universo puede ser accedido en un segundo sólo cuando el segundo ya no sea más una medida del tiempo, cuando el hombre no sea más hombre y la mente no sea más una mente.

Yo no pienso como pienso, ni soy lo que estoy pensando. El humano es otra cosa, que aún está por descubrirse.

Mi Majestad, filosofía cara y zapatos de acero :P

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Por qué nada existe en la mente




"La negación de todo es afirmar la nada".
Yayo, filósofo del hoy :P

Publicación original en mi perfil de Twitter.

¿Que por qué digo que nada existe? Es re fácil de comentar (?). Obviamente, no seré ni el primero ni el último en pensar así (o no pensar).

Para mí, estar seguro de algo es pecar de ingenuo. Así, no puedo afirmar la realidad de nada. Yo sólo veo cosas fabricadas o pre-fabricadas que cuando me voy al inicio de ellas descubro que no hay nada. Veo que en mi mente (después generalizo aventurísticamente que en otras mentes también) existe algo que fue puesto... Para mí, existe más una red mental que sostiene algo que eso llamado amor, por ejemplo. Uno no nace con la palabra amor grabada en la frente.

Entonces, existe un sostén y, todo lo demás, es fricción de ese sostén. La red que sostiene es algo en lo psíquico. De esta red se desprenden los efectos que no es más que químico en un cuerpo. Uno no sabe qué es primero: si la red que sostiene o los efectos. Uno adhiere a que los efectos vienen por la red, pero sabe que esto puede no ser más que una creencia. Ninguna construcción arriba de esa red existe y, como todo cuanto existe es lo que hay encima de esa red, nada existe...

A los efectos uno no puede hacerle mucho caso. Ya se sabe que existen los espejismos...que no existen en realidad. Además, la escritura o el habla actúan sobre un único plano, y al ser el humano ─junto a la realidad─ de planos múltiples, separando al observador de lo observado se le hace algo complicado acceder a cualquier realidad. Así, nada real deviene en expresión. Por lo tanto, lo expresado por el habla y la escritura es una ejecución precisa de una forma de inexistencia más. Pensar no da garantías para el acceso a una realidad.

El habla en el ser humano es sólo un acuerdo para señalar la mesa en el salón. Todos los tratados filosóficos, psicológicos, todo el asunto científico, las artes, nada verdaderamente existe en la mente. Nada de lo nombrable existe sino sólo por un acuerdo entre usuarios de unos códigos. Se termina el acuerdo entre usuarios y queda lo inentendible. Una mente condicionada no desea lo inentendible porque no es práctico. Buscar la practicidad es actuar mediante una pre-programación. Sin embargo, detrás de cualquier pre-programación hay sólo vacío. Todas las cosas que pensamos o creemos existen vienen a esta luz por una incomodidad de ese vacío. No es realidad poner algo en donde verdaderamente no había nada. Desenvolver la nada es la actuación de alguien no condicionado, tal vez.

Desde mi condicionamiento digo que es "difícil" permanecer en un vacío. Pero, la palabra "difícil" es un concepto físico, y aquí no hablamos de lo físico. Lo difícil existe, quizás, en el cuerpo, cuando uno gasta energía y siente el desgaste. En la mente no existe "lo difícil". Así, tampoco no existe lo difícil en la mente.

No existe nada en la mente, sólo un vacío que a veces es llenado por eso que sostiene y por los efectos de ese sostén.

_________
Imagen: No tengo el enlace original de la imagen =(