La responsabilidad de quienes no comprendemos

“To be or not to be”, Hamlet's soliloquy in act III, scene 1 translated into Spanish by Rafael Pombo, Colombian poet
(Bogotá, 7 November 1833 - † 5 May 1912).

Lo siguiente, puede que sea el ser o no ser de Shakespeare. Es un dilema más que se pregunta sobre qué hacer en el mundo mientras se está condicionado. En todo este texto está presente el Condicionamiento.

El condicionamiento psicológico es una común y familiar manera de comportarse (tanto internamente como externamente) en base a repeticiones. Cuando yo tengo algún conflicto psicológico de algún tipo (supongamos, celos) y deseo resolverlo, con la estructura mental que he sustentado esos celos no podré dar alguna solución, puesto que el condicionamiento la base que auspicia las repeticiones está en pleno funcionamiento. Estoy condicionado a que, con ciertos elementos del ambiente, yo me produzca celos, y eso es porque, en algún momento de mi pasado (en mi infancia, por ejemplo) cuando tuve celos por primera vez, dejé que eso se siga sucediendo en diferentes otras situaciones con mucha continuidad hasta que se convirtió en algo casi automático. He repetido el tener celos y desde esa repetición he querido dar tratamiento a esos celos, lo que para mí es ahora un enfoque inadecuado, pues: la mente que ha creado el problema difícilmente pueda crear la solución. De modo que tengo que estoy condicionado en la actuación de mis celos y estoy condicionado a la hora de querer resolverlo. Como la mente ES pensamiento, y no puede procesarse ─darse tratamiento─ a sí misma (así como un tornillo no puede dar tratamiento a otro tornillo), el asunto psíquico de abordaje debe ser distinto a como venía siendo antes y durante algún conflicto (durante los celos, en la suposición) para que alguna alternativa de resolución tenga surgimiento. Así que, desde esta óptica, el condicionamiento es cierto repetir, casi invisible, plantado bien profundamente dentro de una manera de ser, al que no se puede dar respuesta con la misma mente que tiene como base ese condicionamiento.


Bien. Establecido lo que es condicionamiento, sucede que una persona no tiene varios condicionamientos sino uno solo que se evidencia de muchas maneras: si vos vas caminando por la calle y observas un cartel escrito, te va a resultar muy difícil no leer [mentalmente] las letras en ese cartel; si el cartel pone A, vas a leer A, si el cartel pone L, vas a leer eLe y así. En algunos tramos del ser uno tiene funcionamiento según alguna costumbre y esto mismo se traslada también, claro está, a las relaciones interpersonales. Lo que una mente hace con las letras en los carteles, lo hace también con la "lectura" que hace de los gestos de su interlocutor.

Por otro lado, un condicionamiento, además de ser repetición, es funcionar de acuerdo a algo, obrar en función de. Es fácil enojarse o molestarse cuando las cosas no resultan como uno lo desea. Ahí, el bienestar, o el buen estado de ánimo, funciona de acuerdo a los resultados que previamente se esperan: si el asunto sale "mal", se pondrá "mal"; y si el asunto sale "bien", entonces, se sentirá "bien".

Sin embargo, más allá de que se establezca que el condicionamiento sea una base del repetir y el funcionamiento de uno mismo de acuerdo a algo, más allá de todo eso, el condicionamiento está tan profundo que es algo no verbal. Sucede con un lenguaje, como con este que estamos utilizando ahora, pero, está antes del lenguaje y, por lo tanto, antes del pensamiento (esto último hay que investigarlo). El condicionamiento está inscripto suave e invisiblemente en las psíquicas e íntimas maneras de ser de una persona; así, el condicionamiento profundo, no es algo "relatable",  no es algo que se pueda andar contando/narrando por ahí, por lo que tampoco es algo que pueda ser "tratado", "estudiado", "encarado", "abordado", etc., con las maneras habituales de ser, dado que las maneras habituales de ser están de por sí inscriptas por ese mismo condicionamiento profundo...

Y, aquí mi dilema: yo estoy condicionado, eso es indudable para mí (esto es una sospecha más que un awareness) y veo también el condicionamiento de las personas a mi alrededor. Estas personas, así como yo, constituyen la sociedad (por ejemplo y más precisamente, la sociedad tucumana, provincia argentina en donde vivo). Estas personas van y vienen con sus intereses propios, buscando lo que les dicta sus necesidades e impulsos y transitan sus comportamientos con cierta ausencia de salud (para mí esto último es algo indudable, basta caminar por el microcentro tucumano en la hora pico, en donde la mayoría está apurada, conductores tocan bocina desesperadamente y no dan paso el peatón en las esquinas, peatones van por donde quieren, cruzan, chocan entre sí, etcétera, etcétera). Mi "inconveniente" es que yo estando condicionado (como obviamente lo estoy), supongo no puedo ser factor de cambio, y de, por lo tanto, salud, puesto que a unos niveles estoy funcionando también desde un condicionamiento, al igual que estas personas, y la pregunta que desarrollo desde hace unas semanas es: ¿qué hacer? Y las dos alternativas son: o me retiro nuevamente para seguir investigando, o me involucro normalmente en toda la madeja común social. Hasta ahora va ganando me retiro.

Dentro de la onda de leer a Krishnamurti, de conocerse a sí mismo, de tener ganas de libertad (sea lo que fuera que eso signifique), de pensar que algo como la intuición exista, de no seguir las religiones institucionales, de investigar la cuestión del condicionamiento, de querer aportar algo útil a la sociedad, etc., dentro de todo eso: ¿qué piensas que se puede hacer al respecto mientras uno está condicionado (si es que hubiera que hacer algo)?, ¿cuál es la responsabilidad de quienes no comprendemos?

Ser o no ser, ¿he ahí la cuestión...?


¡Un saludo!

________
Fuente: el texto de la imagen lo saqué desde aquí: http://4umi.com/shakespeare/hamlet/es

6 comentarios:

Ana Marcocavallo dijo...

"Me gusta ser persona porque, inacabado, sé que soy un ser condicionado pero, consciente del inacabamiento, sé que puedo superarlo. Ésta es la diferencia profunda entre el ser condicionado y el ser determinado. La diferencia entre el inacabado que no se sabe como tal y el inacabado que histórica y socialmente logró la posibilidad de saberse inacabado. Me gusta ser persona porque, como tal, percibo a fin de cuentas que la construcción de mi presencia en el mundo, que no se consigue en el aislamiento, inmune a la influencia de las fuerzas sociales, que no se comprende fuera de la tensión entre lo que heredo genéticamente y lo que heredo social, cultural e históricamente, tiene mucho que ver conmigo mismo. Sería irónico si la conciencia de mi presencia en el mundo no implicara en sí misma el reconocimiento de la imposibilidad de mi ausencia en la construcción de mi propia presencia. No puedo percibirme como una presencia en el mundo y al mismo tiempo explicarla como resultado de operaciones absolutamente ajenas a mí. En este caso, lo que hago es renunciar a la responsabilidad ética, histórica, política y social a que nos compromete la promoción del soporte de mundo. Renuncio a participar en el cumplimiento de la vocación ontológica de intervenir en el mundo. El hecho de percibirme en el mundo, con el mundo y con los otros, me pone en una posición ante el mundo que no es la de quien nada tiene que ver con él. Al fin y al cabo, mi presencia en el mundo no es la de quien se adapta a él, sino la de quien se inserta en él. Es la posición de quien lucha para no ser tan sólo un objeto, sino también un sujeto de la Historia.
Me gusta ser persona porque, aun sabiendo que las condiciones materiales, económicas, sociales y políticas, culturales e ideológicas en que nos encontramos generan casi siempre barreras de difícil superación para la realización de nuestra tarea histórica de cambiar el mundo, también sé que los obstáculos no se eternizan." (Paulo Freire-Pedagogía de la autonomía"

Anónimo dijo...

Si existe el poder de decidir en la mente tal y como por ejemplo e incluso te sucedio con el episodio de la perdida d memoria, entonces por que el condicionamiento no puede cambiarse dentro d nosotros ????? Si ya esta detectado en que se esta condicionado y si se puede llegar a decidir entonces por que no cambiar aquello por lo que se ha estado condicionado?????

Addax dijo...

¡Hola, Ana Marcocavallo! Bienvenida y muchísimas gracias por ese comentario tan interesante. Debo releerlo para captar lo que Freire dice ahí. Mis impresiones será vertidas en otro comentario aquí. Muchas gracias, un saludo!

¡Hola, Anónimo! Gracias también por el comentario.
La respuesta es: no lo sé, no tengo idea. Considero que el condicionamiento ha sido detectado, pero, ¿de qué calidad es esa detección? Todo cuanto pudiera opinar me parece como salido de un condicionamiento.

En otro momento vendré y comentaré de nuevo. ¡Un saludo, gracias por pasar!

Anónimo dijo...

Si opinas sobre el condicionamiento es porque estas en el ya que lo conoces, lo detallas, mas cuando estes en el justo momento condicionado es alli donde hay que averiguar si tenemos tanto poder en nuestra mente por que no decidir cambiar ese condicionamiento y ver si es salud o no salud!! Mlah

Anónimo dijo...

Hay que ver si basta con saberse condicionado para cambiar. Intuyo que no es tan automático, que no basta con tomar conciencia ni con tomar la decisión de cambiar. Es un gran primer paso, pero supongo que luego de eso hay todavía mucho trabajo.

Addax dijo...

Mlah: Mi amigo Krishnamurti comenta que cuando uno lo ve simplemente lo descarta por el hecho de verlo. Si yo supuestamente viera mi condicionamiento tendría que terminarlo (o él terminarse por sí mismo). Desde ese punto de vista, yo no veo mi condicionamiento y por eso no estoy libre de él.
En lo personal, mi mayor condicionamiento se liga con la ansiedad: soy completamente ansioso y en varios niveles. Me he dado cuenta que en lo profundo no estoy dispuesto a dejar a mi ansiedad de lado. Sencillamente sigo en stand by por ese surco químico sin que verdaderamente me importe algún cambio. Hay algo en mi ansiedad que es mucho más fuerte que todos mis intentos por observarla. No quiero renunciar a mi ansiedad, y por loco que suene, quiero seguir condicionado.
¡Beso grande, gracias por pasar!

Anónimo: Todo depende de a qué le llamas exactamente "saberse condicionado" o "tomar conciencia". Yo sé que existe esto "automático" porque yo lo viví (pienso que sin autoengaños). Con una canción "romanticona" yo me sentía re "mal", evocaba recuerdos, sensaciones, para nada agradables o placenteras, mi mundo se nublaba hasta minutos después de esa cancioncilla. Hasta que en un momento, miré hacia adentro y ví (descubrí) el núcleo que me respondía el por qué de ese sentirme mal con esa canción. Me di cuenta de "eso" y la canción jamás tuvo igual impacto en mí. Y si por ahí estoy desprevenido, el poder de ese "ver" me coloca toda la cuestión en un nivel de elección: si se me abrió la puerta de la melancolía y al milisegundo me dí cuenta, ese "ver" me pone el asunto en una elección y yo elijo o seguir con ese sentimiento o pasar a otra cosa.

No utilizo la palabra "trabajo" porque eso supondría que entender el condicionamiento estaría en el campo del hacer. Y podría tener chances de estar en el campo del no-hacer...

Si uno hace lo adecuado desde el primer paso, ya no requiere del segundo paso, y claro, un primer paso sin el segundo ya no es "primer paso".

Prestarse atención no implica trabajo ni esfuerzo. Justamente cuando se espera un resultado es cuando "cuesta" trabajo e implica un esfuerzo. También, conocerse a uno mismo para dejar de sufrir es un enfoque condicionado así que quien lo vea deberá descartar incluso querer conocerse. Lo abordé más o menos en esta entrada: Pared en blanco o sobre la exploración del Yo http://mimajestad.blogspot.com/2011/08/pared-en-blanco-o-sobre-la-exploracion.html

Un abrazo, gracias por el comentario!