¿Qué es psicológicamente creer en algo?

Ortega y Gasset: "Las ideas se tienen, en las creencias se está (...)".

¿Qué es creencia? Exactamente, ¿qué es creer? Creer en lo que sea, en la existencia de la Verdad (de algo llamado así) o en la existencia de un Dios o en el pronóstico meteorológico de mañana a la mañana. Eso, ¿qué es? ¿Qué sucede en la mente humana cuando está actuando con una creencia?, ¿qué sucede psicológicamente cuando la mente opera creyendo?

Cuando yo creo en algo estoy afirmando que un aspecto de la realidad es de una manera y no de otra. Y no sólo en relación a una realidad que todos pudiéramos ver, también puede ser de algo simplemente mental, que nadie más vea. Creer, tal como sucede en mí, es tomar partido por un parecer o una perspectiva, por un hecho o una situación, científica o no, comprobada o no; es, en otras palabras, un posicionamiento del Yo. Asimismo, cuando yo creo en algo puedo no estar totalmente consciente de que estoy actuando en mi vida diaria desde una creencia. Sólo puedo darme cuenta de ello si investigo alguna cuestión más explícita en mi atención y observar cómo llegué a eso (por ejemplo, cómo llego a estar deseando algo).

He creído en un Dios (es la forma más común de una creencia entre las personas con las cuales converso), he creído en el "Amor", en la "magia". Durante mi vida en creído en un montón de cosas que no han sido, en definitiva, descubrimientos propios, sino un modo de incorporación pasiva de conceptos, observaciones o señalamientos ajenos. El concepto "Dios" es uno que se me ha prestado, enseñado, señalado, y no ha sido algo que de la nada haya venido a mí (esto sumado a que el contenido del concepto Dios tampoco se me ha revelado intuitivamente en algún momento); a ese concepto alguien me lo nombró, y, luego, yo hice unas construcciones psicológicas en virtud de las cuales llegué a una creencia. Entonces, dije: Dios existe.

Así que, para mí, una creencia (o creer) es la inclinación del ánimo para decir que algo es así o asá.

Yo lo veo claramente en el ejemplo de una persona que un día no escuchó la información respecto de que su medio de transporte público modificará en cierto día la ruta habitual de tal manera que no pasará por la esquina de su casa. Esta persona, sin esta información nueva, ahora "creerá" que el ómnibus pasará por el lugar acostumbrado y obrará en consecuencia, esto es, irá a la esquina de su casa a esperar que su transporte pase por ahí. Pero, no pasará. Lo que antes era conocimiento cierto para esta persona, ahora, es una creencia, una posición asumida por la costumbre o lo habitual de que simplemente "el ómnibus pasará por la esquina de casa como lo hizo todo estos días". Aquí, la creencia no es un posición consciente de decir de un día para otro: Creo que el ómnibus sencillamente hoy pasará por la calle de siempre. Y esto puede ser algo complejo: la creencia en una persona no implica que esta la reconozca como tal. No obstante, si una persona está de cualquier manera posicionada a considerar que un hecho, una cosa o un concepto, es de un modo y no de otro, desde esta concepción, es una creer y creencia, más allá de si ella observe o se de cuenta de ese posicionamiento.

En otro sector, yo también actúo con creencias que pudieran ser científicas. Nunca medí la velocidad de la luz, pero confío mucho (a tal punto que pienso que es así, casi sin dudarlo) en que es de aprox. 300 mil kilómetros por segundo. Aunque este sea un hecho objetivo y científico, yo accedo a ello desde una creencia porque no fue descubrimiento propio. Y aquí sucede algo más: para mi mente es más "fácil" no querer averiguarlo todo por sí misma y dejarse llevar casi sin protesta por algunos datos. A veces asumo que China existe, por ejemplo, porque confío (creo) en la veracidad de multitud de datos que señalan la existencia de China. Si yo quisiera tener un dato cierto de esto, es decir, averiguarlo por mí mismo, debería entonces dejar de estar haciendo lo que esté haciendo (sea lo que fuere) e invertir mis energías en ver si el concepto China existe o no existe; sin embargo, no tengo voluntad ni ganas para hacerlo, y, para no ser demasiado radical, simplemente, digo como tantos otros: China existe.

El punto es que tiendo a acostumbrarme a creer en datos ajenos para casi en todo lo que concierne mi existencia humana. Y como no todo lo que dicen otros es cierto...pues, ahora, me doy cuenta que en un momento dado debo dudar. Posteriormente, observo que esta actitud de dudar debe ser una conducta. Debo dudar con precisión de todo aquello que emerja al foco de mi atención y darme cuenta de si voy o no construyendo creencias en un día a día al paso de lo que absorbo. Pero, esto es un desgaste, por lo menos en la manera que lo venía haciendo: dudar de todo gasta mis energías. Siempre tengo que estar ahí para dudar, yo mismo debo ser yo mismo y producir dudas. Así que me inventé algo: Al último, me fabriqué el intento de una postura de estar simplemente ausente de creer y de descreer.

Esto, a menudo, le llamo sensatez en grado sumo. Pero, no tiene nombre, es una nada.

Antes había escrito también acerca de la creencia en: El "ADN" de una creencia: http://mimajestad.blogspot.com/2009/12/el-adn-de-una-creencia.html


La montaña simplemente está ahí
— ¿Crees en la sensatez?
— Yo no creo en la sensatez: no; sería como creer en el oxígeno, o en los pulmones. Eso simplemente está ahí, no es algo para creer o descreer, para aceptar o negar. La montaña simplemente está ahí.


_________
Imagen: http://www.definicionabc.com/general/creencia.php

1 comentario:

rosscanaria dijo...

Pues tienes toda la razón Addax, hay muchísimas cosas que simplemente están ahí desde siempre y no nos cuestionamos...
Besos enormes de lindo fin de semana mi niño querido,