Los afectos y los escapes


Supongamos que una persona aprecie, tenga afecto, por alguien. Eso podría significar que a esta persona le agrade la manera de ser de otra X persona, más o menos, globalmente. Es decir, que en aspectos generales, la personalidad y lo que dice con ella X, es algo que agrada más que algo que desagrade. Luego, a ese agrado, le sumará algo más íntimo, que es el afecto. 

Si existiera un real afecto (y no un escape) por alguien, ¿qué implicaría? Uno supone que un afecto genuino por alguien implicaría prestarle atención. Mientras que, si algún escape es traducido como afecto (muchas personas piensan que tienen afecto hacia alguien cuando simplemente lo que hacen es escapar de sí mismas), ¿qué implicaría este "afecto"? Si suponemos que esta persona confunde escapismo con afecto (es sólo una suposición), pues, X emergería en la mente de esta persona sólo cuando le hiciere figura, esto es, que X existiría en la mente de ella cada vez que su inconsciente se comunicara con su consciente, cada vez que el trasfondo de su mente le hiciera alguna mueca a la esfera de su atención por medio de lo que dice ver de aquella X persona. Entonces, si fuera así, esta persona sólo estaría en contacto consigo misma: ella y sus propias significaciones. Por lo tanto, no habría real afecto porque la X persona surgiría para ella, ya fragmentada, sólo cuando su mente fuera estimulada de alguna manera por su pasado. Esta persona estaría en contacto con ella misma y a sus escapes les llamaría afecto.

Si X persona dijera: "examiná, investigá, tal cuestión", no porque se considere una maestra, un foco de comprensión y que por ello se sienta una persona que pudiera dar indicaciones a alguien, sino, porque desea comunicar algo simplemente, y si a quien se le dirigiese aquello respondiere "más allá de lo que vos me digas yo seguiré en la irreflexión", ¿dónde estaría el afecto? 

Supongamos así: X persona me dice: revisá todo el tema de extrañar, fijate qué es, de qué trata, qué implica el extrañar. Y yo respondo: te extraño más allá de todo lo que vos pudieras señalarme acerca de ello. Si eso pasase, ¿dónde está el afecto y a qué yo le estaría prestando atención? ¿Se entiende? Me dicen: no juegues con los lobos porque puedes quedar lastimado. Se me dice que lo investigue por mí mismo. Pero, yo voy y juego con los lobos y, efectivamente, quedo lastimado. Entonces, voy con la persona que me dijo que no juegue con los lobos y le digo: Mirá, me fui con los lobos y ahora estoy lastimado, pero, te extraño, te quiero, sos una gran persona y todo lo que dices me gusta y es inteligente e interesante. Y esta X persona me dice: ¿Dónde ha estado todo tu aprecio, toda tu atención, mientras yo te decía "no juegues con los lobos"?

Muchos escapes no son afectos y y muchos afectos son escapes. ¡Qué lío! =D

_____________
A la imagen, titulada en el archivo como Zen Garden, la saqué de:
http://actualidad.integralmente.es/index.php/archives/1433

13 comentarios:

Roal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Roal dijo...

Qué lío interesante...

Puede que X emerja en la mente de Y de mil maneras. Y una de las más armoniosas sería cada vez que Y le desease el bien a X, siendo esto un anhelo real y desinteresado.

¿El vaso medio vacío ó medio lleno?


Un abrazo.

Addax dijo...

Hola, gracias por tu intervención, Roal.

Quiero ser claro en esto: ¿X verdaderamente emerge en la mente de Y, o lo que surge en la mente de Y es la imagen que tiene de X? Luego, el deseo por el bien de X, de parte de Y, ¿no estaría acaso ligado a esa imagen? ¿Existe en Y un afecto por X que esté exento totalmente de las imágenes acerca de lo que X es o podría ser o siempre el afecto que ha venido teniendo a surgido de la imagen que tiene de X? Ya sabemos que las imágenes que tenga Y de X no es lo real. ¿Es genuino el afecto cuando el cariño surge de un imaginario?

Otra pregunta: ¿De dónde emerge y por qué surge en Y el deseo del bien hacia y para X?

¡Un saludo, buen finde!

Roal dijo...

Siguiendo con los afectos y los escapes.

La única forma de que Y tenga una visión exacta de lo que es X, es siendo X mismo.
Lo que X o Y parecen ser, lo que muestran con sus palabras o comportamientos, viene de su interior, hasta lo que no son cada uno de ellos es construido por lo que si son.
Y ha observado a X, Y ha compartido con X, Y continúa observando a X, y en consecuencia, Y aprecia a X y desea su bienestar.

¿Quién está exento de construir o desconstruir imágenes?


Feliz finde para ti también, Nicolás.

Addax dijo...

Puede ser, que una manera de que Y tenga una visión sin auto-engaños de X es que Y sea X. ¿Cómo sería una persona que estaría dispuesta a salirse de sí para entrar en otra? Esto no es un concepto romántico ni sentimentaloide, ni algo abordado por Chayanne, Montaner o Arjona. ¿Existe que una persona quiera salirse de sí misma para abordar a otra persona: existe Y saliéndose de sí para ingresar en X? ¿Por qué y para qué Y haría tal cosa? ¿Es algo que se haga siquiera, como una tarea que alguien debiera o pudiera llevar a cabo?

Yo pienso que si Y ve palabras y comportamientos de X, que no ve a X completamente. Si Y por ver a X, la aprecia o la desprecia, la apreciará o la despreciará por lo que ve y no por lo que no ve. ¿Eso está claro? ¿Es sensato pensar que cuando Y dice que aprecia a X lo hace por lo que ve y no por lo que no ve de X? Yo creo que X también es lo que Y no puede ver de ella. ¿Cómo hará entonces Y si es que quiere abordar a X enteramente?

X es mucho más que lo que Y puede o no puede percibir de ella.

Creo que la discusión aquí no es si alguien está exento de imágenes sino si hay afecto genuino mientras haya alguna imagen del otro en la mente de uno. ¡Un saludo!

Roal dijo...

Estoy de acuerdo, X es mucho más que lo que Y puede o no puede percibir de ella; lo mismo pasa a la inversa o con cualquiera. Que X no sea conocida al 100% no significa que no pueda ser apreciada enormemente. ¿Por qué no podría ser?

Sí puede haber afecto con imágenes yendo y viniendo. Si Y reconoce y comprende que las imágenes son de su autoría, podrá abordar cada cosa por separado, podrá filtrar lo que sepa de X, podrá apreciarla con lo poco o mucho que sepa de ella...

Bueee, otro saludo.

MLAH dijo...

pienso lo mismo que roal el hecho que no exista algo que se pueda tocar o comprobar que es asi a ciencia cierta no significa que por lo poco que sabe, o cree saber no pueda tenerle un aprecio.... En la vida existen cosas materiales que nunca por ejemplo las no hemos tomado en cuenta pero cuando lo hacemos a pesar de saber en exactitud que es, en que sitio esta, con que se rodea, etc, pues lo que menos tomamos en cuenta son esos factores sino el significado que le queremos dar que es aprecio por lo que se considere en ese momento. nO SE SI ME EXPLICO!!! con lo poco o lo mucho que conoce de X se puede llegar a tener afecto ya que para cada quien tiene esencia asi existan medios donde se puede mentir, pues en algun momento cada quien refleja su esencia y es esa la que se llega aprecia, POR LO POCO O LO MUCHO QUE SE CONOZCA O SE CREE CONOCER.... Definitivamente no todos le damos el mismo valor o significado a las cosas y asi se llegue a creer que es insignificante pues es alli donde interviene la manera de ser de cada quien y el aprecio que puede tenerse por lo mas minimo. MLAH

Addax dijo...

¡Hola, RoalMLAH! Es así, sí existe algo que llaman afecto hacia X de parte de Y, aún cuando X no sea del todo conocida por Y. Entonces, ¿qué es ese afecto? ¿Qué es ese afecto que surge de un conocimiento parcial del otro? ¿Ahí empieza y termina el afecto entre los seres humanos?

Tener una imagen es tener una opinión del otro: es decirse uno mismo que el otro es así o asá. También tener una imagen es tener un recuerdo: esta persona es así o asá de acuerdo a lo que ayer fue conmigo, que también, por cierto, fue así o asá. Y tener una imagen también es tener una imagen, la cual es agrupación compleja (visual, sonora, táctil, etc.) que significa algo para quien la tiene, significados que no son todos elegidos sino que se han formado así para la persona que tiene la imagen.

Si te fijas, opinión y creencia se parecen, pues las dos implican que quien las tenga afirme que la realidad (o una persona) es de determinada manera y no de otra.

Una opinión se sustenta gracias al pensamiento: no hay opinión sin pensamiento. Lo mismo con una creencia: se tiene que pensar para poder conformar una creencia. Y el pensamiento es lenguaje, manejos de signos en la mente que se expresa en el habla. El pensamiento, que es lenguaje, es pasado y el pasado viene al presente mediante la memoria: la memoria es el receptáculo del pasado. Así, cuando una persona piensa, lo hace siempre en términos de pasado.

¿Qué es el afecto humano cuando éste se sustenta en el pasado, que es pensamiento, lenguaje, opinión, creencia, recuerdo, todo lo cual es tener una imagen del otro? ¿Ese afecto, que también tiene una base química, es todo lo que se puede tener en materia de afectos humanos? ¿Existe alguna alternativa a ese afecto o es todo cuanto existe entre seres humanos?

Un saludo, gracias por pasar.

Addax dijo...

No puse una coma entre Roal y MLAH, error de tipeo.
*-*

Roal dijo...

Ese afecto es lo que se tiene en materia de afectos humanos "ordinarios" o "comunes". Y ese afecto, sustentado en el pasado y con continuidad en el presente, sostiene masas.

No sé cómo sería una alternativa, y si la hay, hay que ser "extraordinario" para vivirla.

Un abrazo grande afectuoso, MLAH, Nicolás. Afecto para ustedes por ser en este instante.

mlah dijo...

gracias Roal igual para ti..... es definitivamente bueno los comentarios y a la vez algo complejos.... Y en cuanto a lo que dijo Nico pues considero que lo que el afecto definitivamente surge de los sentimientos que se puedan crear por los pensamientos asociados a las distintas situaciones pasadas con X persona; es decir situaciones donde surgen comentarios, minimas palabras, detalles ( o lo que se pueda considerar detalles) todo aquello que realmente sea considerado importante por uno, asi parezca tonto, sencillo, o basico. No se que opinannnnnnnnnnnnn saludos a ambos

Addax dijo...

¡Hola, Roal! Para este punto de vista, no existe tal cosa como el afecto ordinario y el afecto extraordinario: o se tiene afecto o no se tiene, o está el mar o no está, o hay luz o no hay: las cuestiones que son un hecho o lo son, o no lo son. No sé qué significado le das a la expresión "sostiene masas" (que "¿las mantiene unidas [a la masa]?").

¿Qué sucede con la persona que descubre que su supuesto hacia su madre, que eso que considera sagrado, no es más que lisa y llanamente apego a una sucesión de imágenes? ¿Cuál el es logro de tener apego? ¿Qué hay de sublime y trascendente en acostumbrarse a algo?

En el afecto supuesto de las masas, hay guerras en el medio, es decir, personas que sienten celos, resentimientos, remordimientos, envidias, culpas, odios, de la otra, se pelean, hay conflicto, se imponen criterios, "una ama más que la otra", hay sumisos y no sumisos, distinciones de clase, límites, fanáticos y todo el verso. ¿Y qué es todo eso? Simplemente, no reflexión. Las personas que dicen tener "afecto" nunca han reflexionado profundamente sobre eso que sienten. Recuerdan y dejan de recordar, "aman" y dejan de "amar"...su afecto es un vaivén producto de si se satisface o no unas necesidades. En otras palabras, Ego.

La irreflexión ha llevado a estas personas a no interpelarse sino sólo superficialmente (¿qué clima hará hoy?, ¿quién se casó con Pepita?, ¿dónde está mi media naranja?). Y no ven más allá porque están plenamente acostumbradas a mirar más aquí. Y como tienen tendencia a considerar que saben (cuando en realidad no saben absolutamente nada) piensan que eso que está más aquí es todo cuanto existe. Ya tienen una respuesta y por eso no hay reflexión, no hay alternativa. Ellos ya saben...

En cambio, quien habla, es un ignorante total, completo. No sabe nada ni dice que sabe. No se mueve tras el paradigma de la cantidad y la acumulación del conocimiento, y todo cuanto percibe intuye con una base de misterio insondable. Este ya pasó por considerar con toda la seguridad del mundo que amó alguna vez y ya se dio cuenta que en la realidad de las cosas y de las cuestiones, nunca tuvo Amor. Desarma lo artificialmente armado y ve que lo que había no era real. Baja un cambio, baja los niveles, desciende, desanda, deconstruye. Ya descubrió que la pared no le dejará ver más allá, entonces, está haciendo algo con la pared.

Un beso.

¡Hola, MLAH! Yo no le llamo afecto a eso que surge de (cito) "los sentimientos que se puedan crear por los pensamientos asociados a las distintas situaciones pasadas con X persona; es decir situaciones donde surgen comentarios, minimas palabras, detalles (o lo que se pueda considerar detalles) todo aquello que realmente sea considerado importante por uno, asi parezca tonto, sencillo, o basico". Para mí el así llamado afecto no es algo personal: no es algo que yo asocie y recuerde de una determinada persona y por eso hacia esa determinada persona va dirigido mi afecto. Tampoco es la asociación y recuerdo que tengo de un grupo de personas, amplio o reducido. Menos es la asociación y recuerdo que tengo respecto de personas y no personas (animales, objetos, plantas, etc.). El afecto tal vez (tal vez) pudiera emerger, el genuino afecto, cuando todo aquello que es costumbre en uno mismo cese.
No hay tal cosa como el afecto personal. El afecto debe y tiene que ser impersonal. Si no, sería algo tonto, fácil, vano. Y el mundo y el Universo no están hechos de tontería, superficialidad y vanidad.

!Muchas gracias a las dos por los comentarios!

MLAH ( Magda ) dijo...

realmente el afecto no esta lleno de tonterias ni de vanidad esta lleno de lo que se cree importante como lo son los detalles hacia x persona.... y los detalles van mas alla de lo que se pueda VER....!!! SALUDOS A ROAL Y A TI NICOLAS