"¿Por qué no puedes dejar de pensar?"

Pregunta para vos hecha para mí.


La mayoría de las veces, hablas cuando quieres y no hablas cuando no quieres. Y en esto se tiene cierto dominio, porque no siempre uno anda diciendo todo lo que piensa, pues decide qué va a decir en la mayoría de los casos y qué va a callar.

Te puedes dar cuenta que, cuando hablas, lo que hablas es unísono con lo que piensas, tanto que, cuando hablas, tu pensamiento es lo que hablas (no estoy escribiendo en metáfora). A veces, piensas unos milisegundos antes de hablar, pero cuando estás compenetrado en lo que estás diciendo, el habla que dices reemplaza al pensamiento que piensas. Te puedes dar cuenta también que cuando lees algo que te interesa, el texto que lees, muchas veces, reemplaza a tu pensamiento habitual en el transcurso de esa lectura. A veces tu pensamiento común viene para reflexionar un párrafo o una oración, no obstante, en lo que sigue de la lectura, las palabras ahí escritas vienen a ponerse como pensamientos en tu mente.

Entonces, si tienes claro lo anterior, si el pensamiento es una especie de habla pero dentro de la mente, ¿por qué, la mayoría de las veces, no puedes dejar de pensar cuando no quieres pensar, de igual modo que cuando no quieres hablar simplemente no hablas?