¿Qué son los celos? 1ra. Parte


Este texto lo escribí no hace mucho. La motivación fue averiguar por mí mismo qué son los celos. Para este "estudio" intenté producirme celos poniendo en mi mente imágenes de una chica que me gustaba ─que fue una ex-novia─ de nombre Florencia.

A lo largo del texto yo me encuentro enojado y abatido, ansioso y a veces triste, porque las imágenes que yo me impongo, al parecer, son el núcleo íntimo de mis celos (y de mi Yo mismo).

La forma de escribir que utilicé es la de hacerme preguntas e intentar responderlas. Transcribí casi todo lo que me sucedía en el cuerpo y en la mente. Después de algunas deliberaciones, incluyo con formato de negrita las conclusiones de los conceptos o párrafos que me parecen importantes.

Considero que no es un texto fácil de entender puesto que está escrito en un lenguaje completamente personal.
_________________

¿Qué son los celos?


Al parecer, los celos son un faltante de algo

Hoy tuve un sueño raro aunque, al mismo tiempo, familiar. En un segmento de él ví cómo Florencia se iba hacia una habitación con un hombre ─que parecía identificar yo de alguna manera─ para buscar cierto consuelo. Me parece recordar que yo me fui detrás de ella hacia aquella habitación y que desde la puerta la vi abrazándolo. Me sentí mal, vacío, innecesario, incómodo, inservible (algo así como muerto) y y sentí también que mi vida no tenía sentido alguno en ese mismísimo momento.

Por un libro de Carlos Castañeda, "Una realidad aparte", me vino la idea de utilizar una expresión para referirme a "estas cosas que me pasan, y que suceden todas en un segundo": en el sueño y específicamente en la parte que ahora cuento, tuve esta "unidad emocional" o "unidad de sentimiento".

El ensayo de explicación que pudiera hacer está referido a que una "unidad emocional" es una mezcla de varios sentimientos que producen un estado distinto y sobresaliente. Puede que aquella unidad emocional (expresada en "Me sentí mal, vacío, innecesario, incómodo, inservible...") haya dado como resultado un hondo sentimiento de desazón e inconformismo en lo específico de los celos.


En una primera mirada y centrándome en las sensaciones que experimenté en el sueño, sospecho que los celos son una unidad emocional completa expresada bajo cierto inconformismo.

__________ 
Imagen: https://en.wikipedia.org/wiki/Masking_(personality)


3 comentarios:

Alba dijo...

Tarán! La versión femenina de los celos

Yo tengo una opinión formada (obvio) acerca de los celos aunque no me considero una mujer celosa.

Ayyyyy se me escapan las ideassss!!!

Coincido en que los celos se dan por un faltante. Ese faltante es la autoestima. Si la autoestima es baja o nula, al menos en el caso del genéro femenino, los celos son una consecuencia automática. Las variables interrelacionadas con este factor son: la inseguridad y la falta de confianza en el prójimo. En el caso de la primera variable; si uno no está seguro de sí mismo, de lo que es, y de lo que le puede dar al otro, nuevamente se presentarán los celos de forma automática. En el caso de la segunda variable, la confianza en el prójimo, en la pareja, también sucederá lo mismo. Todo tiene que ver con todo…

Paso a desarrollar.

Una mujer de baja autoestima creerá que su pareja puede encontrar una mujer mejor que ella o que merece una mujer mejor que ella. Puede también elaborar pensamientos en los cuales el hombre comparte momentos con una mujer que es “mejor que ella”.

A la luz de lo mencionado en el párrafo anterior, se puede afirmar que una mujer de baja autoestima va a ser también una mujer insegura, generando la misma clase de pensamientos.

Finalmente la mujer que no puede confiar en su pareja, va a creer que él es capaz de engañarla. Y de este modo, nuevamente el otro estaría encontrando algo mejor en otra persona. La pequeña diferencia con las opciones anteriores es que no tiene tanto que ver con una sino con la confianza que nos brinda el otro. Obviamente está en una el grado de confianza que pueda tener en el prójimo…

Creo que, a diferencia del hombre, la mujer siente celos cuando su pareja elabora o sostiene vínculo afectivo y no tanto del orden de lo sexual.

Como bien demuestra tu post, los hombres son seres visuales, nosotras somos seres emocionales y creo que aquí radica la diferencia de los celos del hombre y los de la mujer. El hombre siente celos al visualizar el acto sexual de su pareja con otra persona, la mujer siente celos cuando imagina que su pareja sostiene un vínculo afectivo con otra mujer.

Lo interesante de tus planteos es que (al menos por lo que está escrito aqui) vos no ves que el otro le esté dando algo a ella que vos no puedas darle. Más bien ves que ella le da algo a otro que te gustaría que te dé a vos o que no te gustaría que le de a nadie más.

Reflexionando sobre lo que escribí en el párrafo anterior, veo la situación como más del orden de la envidia que de los celos. Te genera envidia y querés tener lo que él tiene.

En mi caso particular, nunca sentí celos durante mi relación con mi ex novio. Es decir, (esto va a sonar mal) pero nunca creí que había otra mujer mejor para él que yo, nunca sentí inseguridad y siempre pude confiar en él.

Me parece que más que la perspectiva de la mujer acabo de analizar tus celos. Bueno, en realidad fue un poco de todo… es lo que hay!

Cariños!

Addax dijo...

¡Gran aporte mi estimada Alba!, amiga y sobreprotectora y sobremimosadora de Gato (jajajaj es broma). Muchas gracias por comentar y por tu visión de chica, mujer (de mina :P ). Graciasssss

Del primer párrafo que escribes me resalto la oración en la que comentas que los celos además son por la falta de confianza en el prójimo (has de corregirme si estoy errado sobre lo que creo dices). Y aquí me la estoy pensando. Considero que falta de confianza en el otro es primero falta de confianza en uno mismo y que confiar o no en el otro, secundario.

Supongamos que mi novia salga un sábado con sus amigas y yo me quede en casa. ¿Cuándo me va a importar que ella haga alguna cosa? Tiendo a pensar que cuando pongo en ella la posibilidad de hacerme algún daño (o de hacerme pasar un mal trago quizás por una infidelidad) estoy otorgando un poder que al otro no le corresponde, pero que a mí efectivamente sí. En la desconfianza en el otro se inserta el hecho que el otro puede a uno hacerle un daño (menor o mayor) ¿Por qué le daría a alguien el poder por sobre mi estado de ánimo? Me parece principal el tema de la baja autoestima, la falta de confianza en uno mismo y, por ende, la inseguridad. Para mí, los celos tienen que ver exclusivamente con uno, más allá de la pareja. Aquí, confiar en el otro (en la pareja) es una forma no sana de encarar el esparcimiento individual de mi ser querido.

Supongamos ahora el hecho de que ella salga un fin de semana y yo no tenga la más mínima preocupación por ello. Es decir, que confío en mí, tengo autoestima, me doy valía y traslado todo esto hacia tener también confianza en ella. Yo le creo que ella me aprecia y quiere, y que no me haría algo que yo considere un daño. Pero, supongamos que ella me es infiel. ¿Qué pasa en un hombre con buena autoestima cuando una mujer se va con otro?

Confiar en el otro es algo que el otro se debe ganar de uno. Y si no se confía en el otro es o porque el otro no invita a ello o porque uno no concede confiar en alguien (es lo mismo que dices vos).

Si yo no confío en ella, puede ser por dos motivos: o por mi propia inseguridad, o porque ella me de razones para no confiar. En este caso, ella no me da razones para no confiar y sin embargo yo no confío. Pero yo no confío en ella pues pongo de alguna manera en mi mente el hecho de que hay mejores opciones allá afuera que ella pudiera en su salida estar eligiendo. Ahí, el tema de la confianza en el prójimo me parece secundario.

Además, pienso que la confianza está sobrevalorada o mal encarada. La confianza entre seres que se expresan cariño es sólo al principio. Después, sensatamente, no se la necesita. Es algo que está en el ambiente. Me parece tonto poner siempre en el relieve de las situaciones a la confianza cada vez que mi pareja salga a una fiesta o a trabajar. Ahí hay algo mal. Cuando uno concede confianza ya no se habla más de la confianza porque ya está. Así, el estado de desconfianza en el otro, es un estado trasladado desde uno mismo y una relación encarada desde un vicio o una enfermedad.

Adhiero al tema del hombre visual y de la mujer emocional. Y lo pusiste con una claridad que me ha gustado mucho.

El único asunto que veo de lo que dices para no estar de acuerdo es que me es medio difícil sentir envidia de un muchacho imaginario. Quizás los celos sólo sean en la mente (aunque casi todo se siente en el cuerpo) y se transformen en envidia fuera de ella. Pero es algo que debería investigar para opinar.



NOTA: Reconozco que mi respuesta en el comentario entero anterior es desordenada. Porque así como a vos se me presentan muchos pensamientos y a unos cuantos les he dado cabida en cada párrafo siguiente. Además de desordenada, está combinada con unos cuantos temas levemente diferentes pero que se relacionan. Si no satisface (ni a mí ni a vos) será cuestión que reelabore la respuesta y sigamos conversando lindamente mientras tomo la imperialista Pepsi. Jajaja te mando un beso a control remoto!!!!!!!!

Alba dijo...

Ya te dije que no es un hombre imaginario... es un hombre real en tu imaginación.

Después sigo.