Advocatus Diaboli o la lógica del Diablo

El Abogado del Diablo


Diablo: ¿Y para quién cargas todo ese montón de ladrillos?
¿Dios? ¿Es eso? ¿Dios...?
Te diré algo, déjame darte información confidencial sobre Dios. A Dios le gusta observar, es un bromista, piénsalo: Le da al hombre Instinto, les da ese extraordinario “don” y después qué es lo que hace, ¡lo juro, para su propia diversión, para su propio teatro cósmico privado! Él coloca las reglas en oposición, la mayor estupidez que ha existido: Mira pero no toques, toca pero no pruebes, prueba pero no tragues.
...Y mientras saltas de pie en pie ¿qué es lo que él hace?: ¡está allá arriba, el señor, muriéndose de la risa! 
¡Es un tacaño, es un sádico, es un casero indiferente a la vida!
¿Alabar a eso? ¡Nunca!

Kevin: "Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo".

Diablo: ¿Y por qué no? He estado aquí en la Tierra con mi nariz metida en ella desde que todo comenzó. He nutrido cada sensación que el hombre se ha inspirado a tener. Me preocupé sobre lo que él quería y nunca lo juzgué. ¿Por qué? Porque jamás lo rechacé y a pesar de todas sus imperfecciones ¡yo admiro al hombre! Soy un humanista, tal vez el último humanista.
¿Quién en su sano juicio, Kevin, me podría negar que el s. XX fue completamente mío? Todo completo, Kevin, completo, mío. Estoy culminando, Kevin, es mi tiempo ahora...

1 comentario:

El dinosaurio dijo...

Amigo Addax, ¡se te echa de menos!

Un abrazo.