Anotaciones sobre el Condicionamiento

Hay algo que yo tengo absolutamente claro: Yo tengo una mente condicionada. Me es evidente hasta cuando no lo veo. Sé cómo actúo y por qué lo hago, cómo pienso y qué es lo que hay en la matiz de ese pensamiento, y que cuando me observo, el contenido de lo que observo, me devuelve un Addax condicionado. Sé que mi observación de mí mismo también está viciada del condicionamiento, así que por esto ─que es y no es evidente─ no le hago caso del todo al producto de mi observación, ni a lo que mi Yo pudiera decir de él.

Pero, ¿qué es el condicionamiento?

El condicionamiento, en esta primera mirada (¡y sólo por hoy! :P), es la instauración de la esencia de una repetición y el registro de la memoria en la construcción primero de perspecitvas (pensamientos) y luego de operatividades (acciones). Es el resultado de haber dado permiso a una repetición y a todos los fenómenos que de ella se desprenden.

El condicionamiento tiene que ver con la memoria, un Yo que procese eso que la memoria registra y la existencia de un lenguaje que permita relatar los estados previos y posteriores a la obtención de un dato. Sacando el tema del lenguaje por ahora, supongo lo siguiente: si un humano estuviese por primera vez por un año en la Tierra, observaría que el entorno, desde su visión en el suelo, tiende a cambiar según la iluminación proveniente del cielo, y que esto se repite casi constantemente. Su mente, más allá que a estas iluminaciones les llame día o noche, tomará la repetición como uno hecho que no cambia, y de ahí desprenderá algunos pareceres iniciales. La mente de esta persona ─que no conocía la Tierra ni el modo en que ésta se presenta a los sentidos humanos─ al registrar en su memoria el "día" y la "noche", formará una estructura desde donde se desprenderán otros pareceres y también otras estructuras, del tipo: "existe un hoy, y ahora es de día", "mañana, que es el hoy de este momento, también habrá noche". La repetición de algo básico como la sucesión de días y noches hará que su mente, susceptible de conformar datos según estructuras, prediga y espere el mañana, el momento con más iluminación y la hora con menos luz.

La mente, tal cual se me expresa ahora, entiende de estructuras. Una estructura es el dato operativo puesto según un orden, es poder registrar algo con ayuda de la memoria y organizarlo de un modo que sea utilizable en algún momento. La mente entiende de estructuras porque entiende un orden en su biología corporal. No hay orden en decir tres cosas al mismo tiempo, ver tres cosas al mismo tiempo y hacer tres cosas al mismo tiempo, no hay orden porque la mente no accede con facilidad a la simultaneidad; y, como la mente no puede captarlo todo, pone mínimas cosas en la atención, las suficientes para evaluarlas y hacer algo con ellas, dejando lo demás en otro plano. Como la mente busca un orden con miras a que este orden le devuelva un mundo con el que poder hacer algo, lo encuentra restando cosas a lo emergente de su realidad; es decir, como la mente ni quiere ni puede verlo todo, ve sólo algo, y cuando tiene pretensiones de más, pone las cosas en orden, accediendo a cada tipo distinto de dato y volviéndolos a estructurar alrededor de otro orden, y así sucesivamente.

Mi mente condicionada acciona dependiendo de algo y no independientemente. La independencia respecto de mi condicionamiento viene cuando me doy cuenta del tipo profundo de mi condicionamiento. Según lo observo hoy, ese darse cuenta de un condicionamiento reside en la observación de la esencia de esa misma repetición de la que hablaba antes. Mi condicionamiento existe porque funciona según una cuestión tajadamente estaqueada en los albores de mi Yo pensante.

Desde mi parecer, no hay varios condicionamientos, sino una trama que hace posibles las diferentes formas que tiene el condicionamiento. Así, el condicionamiento es uno, emergente en distintas situaciones que lo hacen parecer que son varios, pero es uno solo.

Plantear el descondicionamiento o querer descondicionarse, es un enfoque inadecuado. Si uno se dá cuenta que el Yo es un tipo de plataforma que funciona ya desde sus adentros según un condicionamiento, todo lo que desde esta plataforma se pueda plantear será también algo condicionado.

Revelar a la atención la existencia de algo como el condicionamiento tal vez  sea una clave,  y por esos caminos voy andando. No es ni difícil, ni complejo, ni nada del otro mundo, el condicionamiento es algo que está y está siendo ahora mismo, y no es ni bueno ni malo, es sólo una forma aprendida dentro de una amplia gama de formas cognocibles que hay y deben haber.

¡Un saludo! =)


__________
Imagen
http://www.aavivir.com/semcondic.html

3 comentarios:

Nadie (das) dijo...

Oye, me ha "encantado" tu entrada y la he votado así.
Gracias, había oído sobre Kirshnamurti pero nunca lo oí a él. Ahora ya lo hice. Es muy bueno.
Yo sigo la filosofía del Bhagavad-Gita.
Otra cosa que me gusta son tus vínculos, voy a hacerme un tiempo para visitarlos un poco...

Te voy a poner en mis vínculos favoritos en mi blog "La Central del Sur", en http://centraldelsur.blogspot.com.
Date una vuelta y linkéame también.
Saludos,
Nadie (das)

Roal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Addax dijo...

Nadie (das): ¡Hola, cómo estás! Había imaginado que contesté tu comentario acá con anterioridad, pero parece que no lo hice.
¡Muchas gracias, che! Te mando un saludo grande y me estoy pasando por tu blog (también creo que ya lo hice :P)!!!!

Roal: ¡Dejá de mentir, ya no me lees, ya debes tener novio!!!! Jajja

Me quedo con "lo que va adentro no se dice, se hace". ¡Gracias!