Los límites de las palabras o sobre cuentos que no son...: Ve al mar



El misticismo oriental está basado en la percepción directa de la naturaleza de la realidad y la física se basa en la observación de los fenómenos naturales que tienen lugar en los experimentos científicos. En ambos campos,las observaciones son después interpretadas y esa interpretación, con frecuencia es comunicada por medio de palabras. Dado que las palabras son siempre un mapa abstracto y aproximado de la realidad, las interpretaciones verbales de un experimento científico o de una percepción mística serán necesariamente imprecisas e incompletas. Tanto los físicos modernos como los místicos orientales son conscientes de este hecho. Capra, Fritjof, El Tao de la Física, pág. 16.

"Mire, yo le hablaré de una ley de la Naturaleza a la cual llegué a través de un aparato científico. Este aparato me dio los datos crudos de la realidad que describe esta ley y yo los anoté en un papel para memorizarlos. Estos datos, que engloban dicha ley, están en este papel que le muestro ahora. Quiero que sepa que, cuando yo paso a comentarle acerca de esta ley de la Naturaleza, todo cuanto digo de ella, es algo incompleto; es decir, Usted, a pesar de mí, que le vengo a contar, no se enterará casi de nada. Y esto es por una par razones:  
La primera es que, si he comprendido la mencionada ley, es porque he visto su funcionamiento, he sido testigo, se qué sucede cuando ella está en juego. Y todo eso que he visto no está en la dimensión de las palabras, sino, en la dimensión de aquella visualización que cuyo accionar, además, me ha ayudado al entendimiento del cómo actúa esa ley y todo lo que está implicado cuando ella se desenvuelve. Mire, las palabras son unidimensionales, se ponen en una línea y sólo desde esa línea marchan. Yo vendré hacia Ud. con la descripción de esto, con mi palabra dicha o escrita, que no es más que la transmisión de estos datos que tengo, y sólo le transmitiré las palabras, los símbolos, algunos significados, y que Ud. comprenda es algo exclusivamente de Ud. mismo. Pero con palabras simplemente no comprenderá. 
Lo segundo es que la palabra tiene un vínculo muy limitado con los hechos y dependiendo cómo se enfoquen éstas, esa vinculación será más nítida o más borrosa, pero nunca reemplazará para lograr vivencia directa al hecho mismo del cual ella se desprende. La fórmula matemática más precisa no es la flor silvestre en el campo

Le contaré un cuento de las olas del mar, de cómo ellas se mueven, hacia arriba o hacia abajo, del viento que las afecta, del camino que toman viniéndome a mojar los pies y yéndose a formar parte de toda la gran masa de agua de nuevo. Le hablaré del olor, de la arena, de mis huellas, del ruido del agua. Además, incluiré datos científicos, leyes, perspectivas, opiniones especializadas. Le daré libros, fórmulas, videos. Incluiré un novedoso aparato para que sienta el ruido del mar, la sensación de escalofrío, el sonido de los pájaros que lo circundan. Mojaré sus pies al ritmo que lo hace el mar y sentirá el viento en su rostro. En definitiva, haré una reproducción con todo lo que tenga a mano. Y, ¿sabe una cosa?, todo eso aún llevado a un grado de buena precisión no será el mar. Mi cuento no «es» sino que apunta a lo que «es». Si usted ve esto, se dará cuenta del límite de cualquier lenguaje, de todas las palabras del mundo, y tal vez querrá ir al mar a descubrir por sí mismo lo que «es»".

La mente humana monta escenarios y después se los cree. Alguna inteligencia es darse cuenta que la mente juega juegos y revolución es no caer en sus trampas. Sensatez es saber las propias trampas. La Psicología no académica del conocimiento propio puede ser una vía -que no es una vía en sí misma- para la salud. "La Verdad es una tierra sin senderos", decía mi amigo Krishnamurti, y, encima, es gratis. Uno sentado en el sillón de su casa puede 'lograr' conocimiento propio y darse cuenta de lo que le esté pasando, sin intermediarios.  Llegar a un punto de sensatez en solitario es lo único necesario. Todo lo que uno es está tan cerca que no hay que buscarlo a la vuelta de la propia esquina.

Así que ya sabes, las palabras cuentan un cuento que no son. Ve al mar.

1 comentario:

rosscanaria dijo...

Addax, tú siempre con tus percepciones psíquicas... eres lo mas... jejeje
Un abrazo querido amigo, ¿cómo va tu vida?,