Sobre los sueños


Es indudable, aparentemente, que los sueños hablan de uno mismo (no estoy interesado en los llamados "premonitorios" ni en nada sobrenatural respecto de ellos en este momento). Antes analizaba los sueños, los separaba en elementos e iba viendo a cada uno, según me iba acordando. En un análisis hay una interpretación, claro está, pero ya no confío ni en el interpretador ni en sus productos.

Si uno quisiera dar caso a su curiosidad, en este sueño algo tiene que haber que llame la atención (hacer reír, causar rechazo, ser indiferente, parecer bueno o malo, gustar o disgustar, etc., cualquier cuestión de estas es un "llamado de atención"). Si llama la atención, por algo es...

Un enfoque comenta que uno es todos los elementos del sueño, pero proyectado: Cuando sueño con una víbora o con un familiar, no estoy representado a la víbora y al familiar en sí mismos, sino, que me estoy poniendo yo ahí en "forma" de serpiente o familiar. Cuando se hace uso de este punto de vista, lo que sigue es hacerse las preguntas: "¿Qué es esta víbora para mí; qué siento al verla, qué me hacía sentir mientras soñaba?" y preguntas por el estilo. Pero, estas preguntas van a surgir si uno tiene una vida de indagación, de exploración. Si no hay curiosidad sobre uno mismo, uno podrá tener el mayor de los símbolos, y, la cuestión, de gran potencial para el conocimiento propio, pasar completamente inadvertida.

Todo lo que aparece en un sueño parece ser simbólico, es decir, los hechos de la vigilia. parecería ser, que se meten todos en una síntesis y después devienen en símbolos en un sueño cualquiera. La serpiente es una representación (un cartel, una señal, un símbolo) de algo que está en uno mismo. Por eso, hay que desarmar lo simbólico de uno mismo para saber de qué va uno. La acción correcta es cuando al desvelar un símbolo este desaparece, porque donde hay sombras hay símbolos y si ahí justo uno pone una luz, se va la sombra y el símbolo.

Los sueños son las sombras de uno mismo, todo condensado. Con la mente, ésta de todos los días, que está habituada a llevarlo todo a las sombras, con esa mente, no se va a poder desvelar al símbolo. Tiene que ser otra mente. Por eso, ni análisis ni interpretación. Sólo prestarse atención todo el santo día a fin de "ver" el nacimiento del símbolo y entender su vida dentro de un sueño.

¡Un saludo!