De segundos y minutos

El ruido material no se golpea todavía en la casa, pero el peso de los objetos se ve venir. La casa de mi abuelo se cae a pedazos.

Estoy molesto con mi padre. Con mi madre ya estaba molesto desde antes. Pero, no con mi padre.

Estoy molesto por las malas decisiones, por las decisiones que no se tomaron, por las decisiones que otros tomaron por él. Estoy molesto porque en el juego de la Libertad la balanza descompuso un resultado desfavorable. Mi viejo jugó a un juego decidiendo cosas malas para él...

Ya sé, es difícil ser peso y balanza, pero la vida de un hombre es la vida de todos los hombres y el útero de la madre es el útero de todas las madres: no hay demasiadas sorpresas en el lado condicionado de la mente, de la mente del hombre chino o japonés, de la mente del hombre argentino o estadounidense; la mente empieza aquí y termina un poquitín más allá, no hay demasiados rodeos.

El destino que mi padre se impuso no tiene demasiado hado ni está tan nutrido "del más allá": ser un hombre común puede implicar tener salud, un ventilador que funcione, un trapo limpio para limpiar los objetos de la cocina. "Yo pensaba ser flauta ─me decía─ hasta que me di cuenta de que sólo puedo ser silbato...ante esta noticia, lo único que me queda es soplar como el mejor silbato, dejando la flauta para las otras vidas...".La vida de un hombre es la vida de todos los hombres, y mi viejo no es la excepción. Hombre extraordinario devenido en hombre común común (doblemente). Ya tenía razón yo en la carta que le escribí hace tiempo que no tuvo respuesta en él ni ejerció ningún efecto: La lógica de fumar o no hacerlo en mi padre. Supongo que el texto original era algo más sencillo que el que publiqué en Mi Majestad.

Yo deseo fervorosamente ser un hombre común, no hay nada de malo en eso, todo lo contrario, mucho de bueno. Deseo intensamente el Modo default más 'normal' posible y no estar en todo momento pensando que estoy pensando, sabiendo que estoy sabiendo, mirando que estoy mirando...

No sé en qué punto los ideales de un hombre pierden fuerza y valor, ni sé cuál es la utilidad de ese proceso. Me acuerdo que le preguntaba a mi padre, desconcertado:
─ ¿Pero, entonces, el tema de la libertad es de segundo a segundo? O sea, ¿en ese pequeño tramo de tiempo está 'la pelea'? ¿Tan chiquito el tiempo y tan imperceptible y constante la decisión?
─ Bueno, de segundo a segundo es, pero vos la puedes hacer de minuto a minuto...─ me respondía adaptándose a mi cara de sorpresa incómoda ante la avalancha de tal verdad.

Sea como fuere, hace como dos años que mi viejo dejó el segundo y el minuto y pasó a las horas, a las mañanas y los días, a las semanas y los meses. "Las mañanas y los días" pensaré y escribiré después.

Mi confusión está dada a raíz de que entiendo y no entiendo al mismo tiempo todo lo que pasó y pasa. En realidad, tengo una explicación para todo y a la vez no lo entiendo.

El lado condicionado de la mente no es un misterio; el hombre común puede también elegir la salud; la mañana y el día de un hombre son las mañanas y los días de todos los hombres. La lucha por extiparse a uno mismo es de segundo a segundo, esa lucha de salirse de uno mismo y poner en el lugar que queda algo distinto, fresco y renovado. En una hoja de por ahí mía ya estuvo escrita mi conclusión: "no me queda otra cosa que suprimir el mundo, mi mundo mental interno, este será mi próximo paso".

Ya lo dijo mi amigo Perls: "Vivir la propia muerte y renacer, no es fácil". De segundos y minutos podría decirse...las mañanas y los días.

¡Los quiero a todossssssssssssssss!

5 comentarios:

Cosechadel66 dijo...

Íntimo y profundo, para releer despacio. Nadie nos elige los padres, nadie nos elige los hijos, y de ahi salen cosas buenas y cosas malas.

Carpe Diem

Mery dijo...

Hola, muy emotivo tu relato, la mente es a veces muy complicada, y la vida muy dificil, hay una cosa que tenemos que tener en cuenta, cada dia de vida, es un dia mas k nos acercamos a nuestra muerte, para eso hemos nacido, solo estamos aki de paso, y debemos asumir eso, es triste cuando alguien nos deja, si, pero asi es el juego, tenemos k dejar paso a otros jugadores que estan por venir. un abrazo.

Carla dijo...

Es un post fuerte, crudo Addax.
Mucha fuerza

Roal dijo...

El "hubiese"... La falta de valor, el miedo al cambio, preferir los estándares, actuar con desidia, el desconocimiento, tantas cosas que pueden llevar a algunas personas a "dejar de hacer" o a tomar decisiones que por X o por Y parecen "atractivas", "seguras", "apropiadas" o "¡¡¡únicas!!!". No siempre se cree que las decisiones que se toman son malas, no siempre se toma el tiempo suficiente para pensar en lo que pasaría :-/. "Es difícil ser peso y balanza".

¿Qué pienso sobre qué hacer cuando no se puede echar para atrás? Humanamente lamentarse por las consecuencias, creo. Asumir, buscar cómo arreglar lo dañado, recuperar lo perdido, o salir a buscar lo que nunca se buscó o se dejó escapar. O ver alrededor, algo bueno debe haber por allí, ¿no? Algo que quizás no brille mucho pero que a lo largo de esas decisiones "no acertadas" llegaron a nuestras vidas y valen. No sé, a veces vivir parece un juego de azar, algunas veces se podrán prever las cosas, otras veces no. Pero, algo que he aprendido, es que siempre existen las opciones, por más que metamos la pata, siempre nos quedarán un par de opciones, y la capacidad de hacer las cosas mejor.

Hasta el último momento una caricia podría generar una sonrisa por la que nunca se luchó, un paso hacia la izquierda en vez de hacia la derecha podría llevarnos a las puertas de una vida distinta.

Te quiero mucho, amiguito lindo. Un abrazo fuerte para ti y otro para tu padre que espero esté mejor. xxxxx

Alimontero dijo...

Míren al joven.. el temita que vino a tocar! ;-)
A mi este tema es de gran respeto y lo quiero mucho, además...
Los padres llegaron primero que yo y que tú...ellos son pares entre sí, en cambio jamás lo serán con sus hijos. Los padres son "los grandes" y nosotros, los hijos, "los pequeños".
Muchas cosas son problema de los grandes donde los hijos nada podemos hacer, sólo respetar y punto!
En cambio los hermanso sí somos pares entre nosotros, pero no con los "grandes".
Los problemas de los grandes son de ellos y nosotros debiéramos comprender eso y no interferir, porque ahi es donde complicamos las cosas...
No entendí mucho, porque en cierto momento como que sentí que era un diálogo interno contigo mismo...;-)

Perdona si yo te enredé mas la cosa...
Te he extrañado amigo querido...;-)

Ali