No existe el "convertirse" en la mente

Dentro de eso que uno llama "mente" no existe casi nada porque todo es una invención, una construcción, "el lado artificial de las cosas". Quien construye es el pensamiento, la voz que imita el sonido que se desprende del aparato fonador del ser humano. Sin embargo, esa voz que es el pensamiento no viene sólo de esa forma sino que emerge también por medio de imágenes.

En mi caso personal, las imágenes preponderan más que cualquier otra información desprendida de los sentidos después del específico sentido de la vista. El pensamiento puede venir por medio de una voz en la mente, una imagen, un sonido, etcétera, ejerciendo una función distinta según la "fuente" de donde provenga: es un relator de la realidad cuando es una voz, y es un acentuador y generador de ánimos y realidades cuando es por imagen. Supongo mismas funciones relativas para el pensamiento que deviene desde los demás sentidos.

No hay nada nuevo al decir que el ambiente, aquél lugar en donde un cuerpo humano se halla inserto, es, en potencia y en acto, una influencia para la construcción de pensamientos. La ciencia occidental comenta que existen ciertas actuaciones de la Naturaleza que se describen en un "causa y efecto" y en una "acción y reacción". La ciencia observa una regularidad (aquello que se repite) y describe una ley. Es un buen método, la verdad. El asunto es que la mente tiene una tendencia a la extrapolación, es decir, a llevar una cosa con cierto sentido de un lado a otro, lugar en donde "naturalmente" esa cosa no existía, y, lo que sucede, cuando alguien pone una cosa que no era en un lugar que no estaba, confundiéndola como propia en vez de relatarla como ajena, es: la complicación. Una mente que complica no ve nada más que complicación.

No existe el "convertirse" en la mente. No hay nada dentro de la mente que deba convertirse o transformarse. Estrictamente, cualquier conversión en la naturaleza se da desde un punto de referencia, desde algo estático comparable con el nuevo estado de "conversión" o cambio. Pero, en la mente, no hay nada estático, no existen los puntos de referencia; lo más cercano a algo constante es un "ir y venir" de sus fenómenos internos, y hasta eso puede que tampoco exista realmente. Si no hay punto de referencia, si cualquier critero que se tome es sólo un capricho ¿dónde está la transformación y respecto de qué uno se ha transformado?

Uno pretende sentirse bien o hacer cosas para sentirse bien en un futuro, y si algo de eso sucede, uno adhiere a la causa y efecto, a que toda acción tiene una reacción, a las consecuencias de un acto, a que eso que uno hizo fue el "ente oficial" de las modificaciones. Quizás todo eso exista desde la física, pero, en la mente, si es que alguien se lo puso ahí, eso es una invención producto de la creatividad del hombre. Y nada más.

No existe, psicológicamente hablando, el convertirse en...

¿Cómo es la mente de que sabe que es la medida de todas las cosas, de las cosas en cuanto son, y de las cosas en cuanto no son?

¡Un saludo! =)