El diálogo interno

Hace tiempo que uno está en la tarea de parar el diálogo interno. El mundo es según lo que uno se dice que el mundo es y, por lo tanto, la visión que uno tiene del mundo es sólo una simple descripción. Y hay más descripciones...

Por ahí hablo con alguien de este asunto y me pregunta para qué una persona quisiera parar el diálogo interno. No respondo nada, o intento dar una respuesta que sea práctica, aplicable al mundo de tener que trabajar para comer y alimentar a otros dentro de la propia esfera de influencia, creo sin éxito. Lo que casi nunca digo es que a mí no me queda otra, este es el único camino que me queda y no hay nada más en el horizonte.

Parar el díalogo interno consiste en identificar esa voz dentro de la mente y que no diga nada respecto de lo que el cererbo "ve". Así uno se transforma en un espejo sin opinión, algo que refleja lo que «es» sin que aquello se filtre por el Yo.

Considero con mi diminuta mente que es una tarea tremendamente titánica y confío en lograr este asunto. Ya he logrado el primer paso básico de estar obsesionado con esto, a tal punto de no pensar en nada más que no sea no pensar (jajaja).

Por lo demás, hay un sector del ambiente que es absolutamente insano (quizás más de lo mismo, pero de un modo más o menos "nuevo"), pero uno sigue con eso vital porque uno pone algo aquí y ahora y porque hay otro sector del ambiente que devuelve salud. Si todo fuera como lo primero, por más asunto espiritual que uno se diga, ya habría hecho ¡púm! hace rato.

Hace un mes que estoy acá, espero encontrar buen tiempo para escribir aunque sea una vez a la semana en el blog.

¡Un abrazo a todos, gracias por comentarme y darse una vuelta!

3 comentarios:

Roal dijo...

¡Millones de descripciones, una por cabeza!... Una tarea tremendamente titánica una vez que estás dentro de las fauces de "la bestia" (el mundo de tener que trabajar para comer y alimentar a otros dentro de la propia esfera de influencia) O_o.

Un paso adelante siempre será uno menos del camino ha recorrer... ¡TE QUIERO!

Roalcilla xD.

Lorena dijo...

¿Detienes el diálogo interno como autodefensa para evitar la frustración..? ¿Si existe, y se da, dónde queda la espontaneidad cuando lo fuerzas a parar?
No puedo escribir a la velocidad que pienso y comienzo frases que luego se me olvidan como terminan porque "él" ya iba en el siguiente párrafo.. Las manos son mas lentas que el cerebro, ya me contarás si tú voluntad ha sido mas fuerte..

Addax dijo...

Roal: Lástima que ya no pasas tan seguido y que me cambiaste por aquél llavero con mi foto!!! (?)
Jajajaj te mando un beso!!!!!

Lorena: ¡Hola! Gracias por pasar!!!!
Detengo el diálogo interno porque todo diálogo interno es la descripción de un mundo. Esa vocecilla se sube a una posta (a un punto, a un Yo en la mente) y dice que las cosas son así o asá sin mayor criterio que creerse que dice una verdad. Me dí cuenta, en mí mismo, que esa voz no dice ninguna verdad y que no es herramienta para ninguna descripción.

La auto-defensa y la frustración entán en el capítulo I, sección 1-A, en la primera página, arriba de todo, a modo de cita, antes del texto principal del Curso de Psicología Positiva de Pipo Chipolatti!

¿Qué es espontaneidad para vos? =P

Un abrazo grande hacia vos y todo Bilbao!!!!!!!!!!!!! *-*