La Relatividad de todo pensar...

...y la Relatividad del Pensamiento

Nadie escapa a la relatividad del pensamiento. Existe una relatividad del pensamiento que es consciente de sí y otra que no lo es, aquí menciono la primera.

"El pensar es otra forma de ser relativo". Incluso si alguien se subiera a todos los puntos de vista posibles sabría, si fuese consciente de su relatividad, que asumir todos los pareceres equivaldría a no asumir ninguno porque la Verdad es susceptible de ser accedida sólo sin intermediarios. Con el pensamiento relativo uno se dá cuenta que muchas intenciones son iguales a ninguna, de la misma manera que errar por un milímetro es como errar por un kilómetro ─es no acertar─, pues, en definitiva, se tiene claro que no se puede conocer nada. La relatividad del pensamiento consiste en decir que conocer es sólo un intento, tal vez.

Suponiendo el caso de que alguien accediese al conocimiento este sería inexpresable. Es imposible transmitir una experiencia. No porque quien la exprese peque por un faltante en la expresión o porque quien la escuche no acceda a la codificación del mensaje. El conocimiento es intransmitible puesto que es multidimensional, y cualquier tipo de comunicación mundial mediante lenguaje definido opera en una sola dimensión. La realidad es inabordable y el conocimiento intransmitible. El pensamiento es relativo siempre, aún cuando quiera expresar aquello absoluto (sea lo que fuere aquello absoluto).

No existe el pensamiento sin el abordaje de un punto de vista, por lo tanto, no existe pensamiento que no nazca sin un filtro. El pensamiento sin filtro no es pensamiento y es inexistencia. Un atisbo de esa inexistencia está en saber que el pensamiento es relativo, que dice cosas sin decir nada, que llama a las cosas por su nombre cuando las cosas no tienen nombre. El pensamiento relativo sabe que lo que expresa es sólo una señal y por eso no se cree la señal. Cualquier señal sirve para señalar, dar dirección, una orientación, y niguna señal será más que lo que señala. Aquella inexistencia es el abordaje de un silencio dentro del gran escenario que el humano monta para decir que conoce.

Eso que el humano dice "conocimiento" es sólo la expresión de una operatividad. Parte de estar condicionado se relaciona con medir y organizar. Quien mide y organiza, opera, y lo hace dentro de la aceptación de un marco pre-establecido. La aceptación de cualquier predeterminación es la negación del vacío que existe antes de cualquier cosa puesta, porque sin dudas (o con dudas =D) antes que hubo cualquier cosa por ahí hubo nada. La negación del vacío es miedo y costumbre por parte del hemisferio derecho del cerebro. La única forma de operar es poniendo límites. Entonces, uno se mueve de aquí para allá con la pseudo libertad de un límite. Lo inadecuado o pretensioso es confundir los productos de una operatividad como relatores genuinos de la realidad.

No está en la mente del hombre conocer la realidad simplemente porque es biológicamente imposible. En este mismo instante alguien se está cayendo desde un edificio, al lago con tranquilidad de espejo se le posa un insecto, una mota de polvo invisible se hace visible colándose por un rayo de luz en la otra punta del planeta, la roca cae desde la montaña por el movimiento terrestre, un automóvil frena abruptamente por un semáforo en rojo, etcétera. Todo esto pasa en un mismo instante, en todas partes, y el hombre no está presente en ninguno. Así, el humano dice que conoce pero no se dá cuenta que el producto de eso que hace es un neutrino atravezando las fauces del sol más grande en el Universo, o sea, nada.

Toda la realidad sucede en un instante y el humano está presente en la parte mínima de ese instante. Como no puede acceder a la inconmensurable fuente de la realidad, el ser humano crea escenarios y el más desprevenido se los cree. Después, otros dicen que conocen lo mayor describiendo sólo un mínimo. La ingenuidad es afirmar que con el pensamiento relativo se puede lograr conocimiento alguno.

Cualquier cosa está atravezada por un punto de vista, que es pensamiento y pasado. El pensamiento relativo lo sabe. Quien hace uso de esta actitud realiza la postura más abarcativa de todas: la no postura. Asumir una postura, en el camino del autoconocimiento, es dejarse embeber por la trampa de la mente.

He aquí la psicología del pensamiento expresada en la relatividad del pensar.

¡Un saludo!

7 comentarios:

El dinosaurio dijo...

Perdona tantos días de ausencia, pero Movistar no me ha puesto el Adsl hasta hoy, y estos días me conectaba cuando podía y desde donde podía. Ahora ya, estoy on line.g

Saludos.

rosscanaria dijo...

Hay una cosa en la que no estoy de acuerdo, eso de que el conocimiento es intransmisible, yo creo que precisamente el conocimiento se transmite de unos a otros, sin ir más lejos, los niños aprenden de los mayores y después de las enseñanzas de los profes, etc...
Besitos Addax,

Addax dijo...

El Dinosaurio, amigo, es siempre un agrado verte por acá!!!!!!!!!! No hay drama, yo estoy más ausente que presente jajajajaa
¡te mando un abrazo bien grande!

rosscanaria, ¿cómo estáss?????
Mirá, yo considero al conocimiento o como algo muy grande e ideal o como algo que no existe. Eso transmitible que vos mencionas para mí es un dato operativo, algo mucho más pequeño que el Conocimiento que yo en esta entrada menciono.
Te mando un beso gitanteeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Ya volveré a Internet como antes!!!!!!!!!!!!!
=)

Nadie (das) dijo...

Addax:
Te veo en una situación peligrosa. La relatividad del conocimiento es cierta. La más grande mentira es para nuestra mente y se llama ilusión. Sin embargo, es posible transmitir algo. Algo no es nada, o en otras palabras, si te transmito algo, es algo construido, por mí o por nosotros (un grupo de personas).
Tú estás girando en una espiral que te lleva a un peligroso abismo: el abismo de un relativismo tal, que podrías quedar atrapado por siempre allí, en soledad...
Verás: la realidad última no es conocimiento, eso lo vislumbras ahora. La realidad última es "amor". "Amor" es un término sobre el cual podríamos discurrir mucho tiempo, pero en definitiva el amor no se discurre, se muestra en acciones concretas.
Te invito a visitar mi blog, La Central del Sur, en http://centraldelsur.blogspot.com. Allí estoy construyendo una escalerita, una "soga" para aquéllos que quieran salir del océano de la ilusión material.
Por supuesto, no creo tener "la verdad", por eso verás que constantemente pido que dejen comentarios... ¡a ver si te animas y me dejas algunos! Pero simplemente lee el blog, encontrarás algo distinto e igual a la vez...
Por cierto si te gusta mi blog, por favor vincúlalo desde el tuyo. Yo ya hice lo mismo con el tuyo.

Nadie (das) dijo...

Mmmmm yo había puesto un comentario acá, sin insultos ni eso, acaso lo borraste??
Eso estaría muy mal de tu parte
¡y yo que te había linkeado desde mi blog!

Addax dijo...

¡Hola, Nadie (das)! ¡Gracias por pasar!

Al comentario que mencionas sí lo leo desde los avisos que me llegan a mi correo, pero yo también me doy con la sorpresa de que no lo veo acá (repito, en mí correo sí leo). Habrá sido un error de Blogger supongo. Puede ser también que con el nuevo filtro de spam de Blogger, éste lo haya borrado automáticamente al detectar que en tu comentario se publicaba un enlace. Sí ese fuera el caso CREO que yéndome a dicha carpeta de spam puedo recuperarlo.

Regreso en otro comentario =P

Addax dijo...

Nadie (das), era como yo decía nomás, el filtro anti-spam de Blogger te había eliminado el comentario. Ahora fue republicado.

Paso a contestar.

La herramienta que yo utilizo para relatar o describir una realidad (la mía concreta, por ejemplo) es el pensamiento (una voz en la mente, una imagen, un sonido, la combinación de una imagen, un sonido procesado por esa "voz", etc.). Cuando yo me fijo lo que es el pensamiento descubro que éste emerge por mi memoria, que el pensamiento es un producto de mi pasado. Cuando traigo el contenido de mi memoria a un presente, me doy cuenta que el proceso de guardado de ese contenido, de recuperación y de relato de ese presente, no tiene más criterio que una simple costumbre o hábito. Mi pensamiento (o El pensamiento) no describe ninguna realidad con certeza, ningún hecho, porque LA PALABRA NO ES EL HECHO.

Esa pequeña voz mental que es el pensamiento NUNCA tuvo razón, esa voz mental es sólo un señalador relativo que dá indicios y nada más. Es algo relativo en mis adentros, y en mi modo de verlo.

¿Cuál es el resultado (para mí no existen consecuencias, ni resultados, ni nada) de un abordaje como el mío? Jiddu Krishnamurti en sus múltiples charlas te lo relatará adecuadamente.

"Cuando lo que es contínuo termina, viene lo nuevo".

¡Un saludo grande!