Yo no pienso como pienso

Un ser humano es más lo que no se ve que lo que se ve. La esencia de un ser humano tiene que ver con lo que no se ve de él. Incluso, quizás, la mayor identidad de un hombre esté en lo que no ha sido tocado aún por su atención. Lo que es un ser humano yace en lo que aún no descubrió de sí. Así, desconocer lo que se es es más válido que conocer.

Lo que uno no ha descubierto de sí mismo tiene la virtud de no estar estructurado porque al fin y al cabo el conocimiento es estructuración, es condicionamiento. El hombre que tenga como meta el conocimiento en verdad busca una nueva forma de condicionamiento, espera sentado que el condicionamiento se de y vive de un condicionamiento sólo para poder respirar otro. No se puede conocer sin el procesamiento de un Yo, y el Yo es el resultado de una estructuración limitada a un tiempo de existencia. La estructuración es tiempo y hay muchas cosas que uno es que no se relacionan con él.

Yo no pienso como pienso. Quizás, pensar como se piensa sea una conquista digna del hombre. Si dentro del pensar mora un ser que está siendo, será otra conquista ser como se piensa igual de digna como la primera. Sin embargo, ser como se piensa es una conquista sólo para la mente condicionada, el hombre libre ya no es producto de un pensamiento.

Yo no pienso como pienso ni soy lo que estoy pensando. El ser humano está en otro lugar, aún por descubrirse.

Una presencia es una ausencia cuando el hombre no puede estar en todas partes. Tener y no tener son lo mismo cuando un ser humano no lo puede tener todo. Y, ¿qué es todo? Todas las piedras del mundo, toda el agua del mundo, todos los cielos al pedir de una mano multiplicado por todos los mundos que tienen existencia en el infinito. El ser humano no conoce la mota de polvo y cree ingenuamente en una certeza cuando imagina y relata un todo. Pensar es sólo la descripción de una alternativa y hay existencias o cosas que no son accedidas por el pensar. Pensar es sólo otra forma de ser relativo.

Todo el Universo puede ser accedido en un segundo sólo cuando el segundo ya no sea más una medida del tiempo, cuando el hombre no sea más hombre y la mente no sea más una mente.

Yo no pienso como pienso, ni soy lo que estoy pensando. El humano es otra cosa, que aún está por descubrirse.

Mi Majestad, filosofía cara y zapatos de acero :P

2 comentarios:

Cosechadel66.es dijo...

Por lo tanto... ¿escribes pensando?

Carpe Diem

Roal dijo...

¡Hola! Mirando la mota sin decir nada... Gracias :-)