Las creencias son un impedimento


Un comentario mío en un sitio web.

Ok. Yo escribo a manera de indagación. A veces hago preguntas pero no por eso todas las veces en las mismas hay una sugerencia oculta. Asimismo, me interesa que cada quien descubra por sí mismo, pero, igualmente, no voy a dejar de dar algunas afirmaciones. En todos estos temas, lo más saludable en no conformar NINGÚN tipo de creencia.

Y tengo que comentarte acerca de lo que es una creencia (no existe otra que la psicológica): una creencia (o creer) es la inclinación del ánimo a decir o afirmar que una cosa es de determinada manera SIN haberlo comprobado todavía, sin haberlo vivido, descubierto por uno mismo.

TODAS las creencias son IGUALES psicológicamente, no importa si su contenido es distinto o más o menos cierto: creer en los duendes o creer en la ley de la gravedad implican una misma psicología. Desde el punto de vista de querer descubrir por uno mismo algo, lo que sea (lo que es, por cierto, una de las actitudes más sublimes en un ser humano), una creencia es un IMPEDIMENTO. Si alguien quisiera saber si allá está el Cerro Uritorco, tal como se enteró en los libros o se lo comentó un amigo, esta actitud es creencia cuando sin comprobarlo se afirma ante el mundo "allá está el Cerro Uritorco" (o al revés, diciendo con la misma actitud "allá NO está el Cerro Uritorco"). Y la creencia, como impedimento, es un intermediario. No se descubre algo cierto a través de intermediarios, psicológicamente hablando (desde el punto de vista científico no hay objeciones hacia los intermediarios). Esto, para mí, es algo obvio.

La percepción es una cuestión sensata si no está "viciada" de psicología, cultura e historia personales. Nadie se entera del frío o del calor a través de un intermediario; lo mismo con otras cuestiones (como el descubrimiento de algún dios o una rica comida). Las religiones institucionales vienen a darle importancia al papel de los intermediarios y ejercen autoridad a través de esa actitud, auto-proclamándose como un "buen mediador" entre una persona y "la verdad". Un movimiento, claro está, embebido en lo falso.

Salud es descubrir por uno mismo que no hay que creer ni descreer psicológicamente en absolutamente nada. Cuando la cosa está simplemente "ahí" no se requieren de intermediarios. Salud es una cosa global puesta en el descubrimiento.