Dos factores comunes en la Humanidad


Quisiera exponer la consideración de que tal vez no haya tal cosa como una mente cerrada o abierta (por parte de una persona que se niega a otros puntos de vistas, por ejemplo, o por parte de una persona con concepciones civiles progresistas o liberales). Sí existe, en cambio, el realizar juicios de valor (cerrado, abierto, bueno, malo, arriba, abajo, etc.), y es independiente del habla: primero sucede en la mente, o bien simplemente sucede en la mente. Y aquí uno estima que uno de los factores comunes al 99% de la es cierto obrar con estricta base en el movimiento del pensar. Si se considerara así, todos estaríamos en la misma senda o cerrazón, por lo que, otra vez, las distinciones no serían ciertas.

Asimismo, considero que las afirmaciones de que uno es tal o cual cosa (soy gordo, flaco, hermoso, feo, tonto, inteligente, etc.), en el contexto y dimensión del Universo perceptible, carecen de importancia (de igual forma, aquellas que hablan acerca de otros).

Finalmente, uno podría figurar otro factor común (de una generalidad más ambivalente): las personas que sólo basan su acción en el movimiento del pensamiento suelen no dudar de sus propios dictados. Una persona considera que es así o asá, y, en esa consideración, no le emergen dudas. Existe como un movimiento hacia una falsa certeza o una tendencia hacia un conocimiento falso. Si uno no dudara de los dictados (propios o ajenos) no habría investigación. En la metáfora, es como dar lugar siempre a que el contenido de la paranoia fuera real, cuando es, a lo sumo, exagerado. Esa tendencia a relatar los sucesos, las cosas y la gente con base a un juicio de valor es, para mí, otro factor común en toda la humanidad. Aunque, antes está la entidad que juzga, claro está.

Un saludo!

No hay comentarios: