¿Qué pasaría si...? Descubrir es sacar el velo

Descubrir, del latin discooperire:
destapar algo que antes se había tapado,
o había permanecido oculto.

Etimologias.deChile.net


“Los dos días más importantes de tu vida son el día en que naces, y el día en que descubres por qué.”

Qué pasaría si un día descubres que estás completamente solo. No de una manera fatalista, o de una forma negativa, desesperanzadora o pesimista. Seguro vas a seguir haciendo preguntas.

Te empiezas a hacer preguntas porque un día viste a una lombriz —repleta hasta los bordes de las Leyes de la Física, cumpliendo su ciclo vital y tal vez con un orden más grande—, salir de su refugio y ser devorada por un pájaro. Te preguntas: ¿qué es eso de la injusticia para la lombriz y de la justicia para el pájaro?

Además de descubrir que estás involucrado en el desierto de las leyes de la Física, ¿qué pasaría si te dieras cuenta que la existencia (en forma de vida) no está hecha de merecimientos morales? Más allá de todos los cuentos que te consolaban hasta este día, ves que ser "buena persona" no implica ninguna excepción. A la persona más buena del mundo, si resbala en la cornisa de un edificio de diez pisos, es tormentósamente probable que le suceda lo mismo que a la peor persona del mundo: severísimos daños o la muerte.

En una cultura favorable a ciertos valores y principios humanos, tus pares te podrían "devolver" las amabilidades que se desprenden del hecho de que seas una buena persona. Pero, en una cultura desfavorable a esos valores, ser buena persona no tendrá réditos, salvo, el de saber que se está haciendo lo correcto en tu propia intimidad. Esto es Sociología. Ni suerte, ni metafísica, ni religión. ¿Qué pasaría si te das cuenta que así va a pasar más allá de tu creencia en dios o en el karma?

A su vez, qué pasaría si descubres que estás solo, humanamente hablando. Es decir, es muy poco probable (no imposible, de hecho) que alguien te alcance agua a la boca. O, más precisamente, que alguien te mueva la boca por vos para que tragues. Hay una cantidad de movimientos (psíquicos y biológicos) que un ser humano debe hacer sí o sí en soledad, porque el ser humano nace en soledad, siente en soledad, muere en soledad. Esto no es ninguna poesía. No hay fiestas ni premios de lotería que puedan hacer que una persona se meta dentro de otra para coincidir en el nacimiento, la sensación y la muerte, y saberse con ella en una especie de comunión. Existen de las otras comuniones, como cuando dos personas se comprenden o coinciden o son afines en algo (o de las "mejores", cuando hay afecto mutuo). Pero no se habla de eso aquí. También existe la cooperación, pero tampoco se habla de eso.

Entonces, descubres la casi insondable soledad del ser, del ser y estar siendo un humano, ¿qué pasaría con vos entonces?

Antes creías en una entidad superior que seguramente te iba a proteger tras rezarle al enfrentarte a un callejón oscuro regreso a casa. Dios iba a mover sus hilos para que el peligro no te aceche. Pero, tu descubrimiento te dice que eso no sólo es infantil sino también inmaduro y sin profundidad alguna. No sabes con certeza si algún dios existe o no existe, pero lo que sí sabes es que si pones una vela rezándole a la Virgen en un lugar en donde el viento puede tirarla y prender fuego todo el sitio, el fuego va a prender igual. Y eso no sería mala suerte, el destino, ni la obra de algún diablo, sería "leyes de la física" y "descuido" humano. De la misma manera en que alguna lombriz, por la naturaleza de las cosas en esta Tierra, es muy seguro que será el alimento de alguien que la tenga como tal, ves que lo que para vos era una fatalidad, para las leyes de la Física, resulta ser lo más normal del mundo.

Y sigues pensando más cosas relacionadas: ¿recuerdas las muertes de hace tiempo en el sudeste asiático (más de 300 mil muertes por un tsunami)? Sin desmerecerte, piensas en la cantidad de personas mejores que vos que ahí murieron a causa de un hecho climatológico/geológico. Ves que son espantosas todas las muertes, pero que así ha sucedido a lo largo de la historia planetaria: ya no en vano te diste cuenta que el huracán, el volcán, los terremotos, la lluvia, la sequía, etc., forma parte de un orden mucho más grande que vos mismo. Ahora sabes que si estás en el camino de un huracán, no sería sensato rezarle a algún dios pidiéndole que no te destruya la casa. Todos tus descubrimientos te hacen cuestionar el "quién sos vos" para que el orden natural de las cosas en este planeta (y en este lado del Universo) haga una excepción en tu nombre.

¿Qué pasaría entonces inmediatamente después de darte cuenta de todo esto? Yo pienso que ganarías algo: serías más sencillo, digamos, más humilde, más simple. Descubriste que poca o ninguna cosa gira a tu alrededor. Eso sí, el desierto se te hará más grande y no todo lo que pilles te calmará la sed. Pero jamás vas a poder volver atrás. Quizás te hagas más sabio o más amargado.

Ahora cada literal paso que das te dice que formas parte de algo más grande (sin metafísica y sin religión) y te das cuenta que tu importancia en la existencia tiene otro sentido (ni sos el centro, ni estás en la cúspide). A estas alturas ya sabes que no sólo porque el hombre cace al ciervo, el hombre es superior, así como el huracán que "caza" a los hombres tampoco es más y mejor.

¿Qué pasaría si descubres que formas parte de un orden superior en donde ninguna entidad (como dios, o lo que sea) interviene ni a tu favor ni en tu contra? ¿Qué pasaría si haces el descubrimiento de que estás solo en este mundo, sin fatalismos, sin ser negativo, sin pesimismos ni desesperanzas?

Descubrir es quitarse el velo.

_________
Imagen
http://inspiramundo.com/por-que-descubrir-tu-pasion-lo-cambia-todo/