Sobre otro suceso de pérdida de memoria

Hace unas semanas, me vi envuelto de nuevo en aquella sensación relatada en esta entrada anterior.

Mientras me despertaba en la mañana, no sabía en dónde estaba, si en mi habitación (y en mi cama), o si en otro lugar (conocido o desconocido). Entreabrí los ojos, ví el entorno borroso (lo cual es común si se suma el hecho de que los ojos se tienen que acostumbrar a la luz después de haber estado cerrados toda una noche, y el hecho de que estuvieran entreabiertos o semiabiertos) y no supe dónde estaba. Tenía gran curiosidad por saber. Había un pensamiento que chequeaba si yo me había ido a dormir a la casa de algún amigo. Pero, además de no saber en dónde estaba, había una sensación de no recordar nada, nada en absoluto (a pesar de saber que yo era yo en medio de un no recordar: o sea, creo haber tenido consciencia que a me estaba pasando ese suceso de pérdida de memoria). Tenía el presentimiento de que ya me iba a dar cuenta de dónde estaba, pero en una instantánea decisión, opté por no saberlo todavía. Luego, estuve preocupado por no saber, por no recordar nada (aún con aquella decisión), hasta que esa preocupación se convirtió en temor. Y, esta vez, la vivencia no fue grata para nada.

¿Qué me está pasando? ¿La hormona del estrés está haciendo tanto estrago hasta llevarme hacia algún Alzheimer? ¿Será todo esto unos episodios del olvido del Yo en mi entendimiento personal de lo que Krishnamurti dice o, en lo opuesto, el inicio de alguna enfermedad?

Leí la entrada de la Wikipedia sobre Alzheimer y creo no responder al cuadro clínico de esta patología: "La deficiencia más notable es la pérdida de memoria, manifestada como la dificultad de recordar hechos recientemente aprendidos y una inhabilidad para adquirir nueva información". Creo no tener esa deficiencia puntual y lo demás que se comenta en general. Salvo, claro está, estos dos o tres episodios de no acordarme en donde estoy, de no recordar nada, de tener una especie de vacío, y de tal vez una decisión de permanecer así por unos momentos más, junto a un temor por realmente no acordarme más de mí (esto último me parece ahora algo cómico) siempre justo momentos después de haberme despertado.

Si vuelvo a tener un episodio de pérdida de memoria continuado ¿investigo, a ver qué pasa, quedándome más tiempo en no acordarme nada o, directamente, ahí nomás recupero normalmente la memoria? Sucede que yo tengo temor usualmente hasta en momentos en que cualquier ser humano no lo tendría. ¿Este temor es signo que me dice que no continúe 'conscientemente' con el episodio, o es signo de mi manera acostumbrada de obrar ante lo eventual desconocido? Alguna vez se me dijo: Si tienes miedo, no continúes. Pero, ¡para mí el miedo lo es todo!

Puedo tolerar la idea de enfrentarme a algún temor que tenga: escucho un ruido en la oscuridad y voy hacia el lugar desde donde viene el ruido para comprobar que no sea una amenaza. Puedo tomar también la idea de tolera el temor/aprensión hacia algún insecto: tomarlo con las manos o estar cerca de uno. Sin embargo, ¡¿cómo diablos, en pos de alguna "investigación", puedo digerir la idea de enfrentarme al temor de olvidarme por completo de mí?! ¿No sería acaso eso una enfermedad? Supongo que en otra persona podría ser atisbo de algo nuevo, pero, en mí, pongo mucho crédito en suponer que sería algo patológico. No lo sé.

Maduraré la idea de ir a algún médico en el mediano plazo. Un saludo.

Agrego 1 Nov 2011:
En la segunda Clasificación Inicial de los Trastornos del Sueño se describen las alteraciones del ritmo circadiano (Para obtener un sueño óptimo, reparador o de buena calidad, el tiempo dedicado al mismo debería coincidir con el ritmo circadiano biológico del sueño de cada individuo. / Fuente):
  • Despertar confusional. Se conoce también como “borrachera del despertar”. Se caracteriza por la aparición de un cuadro confusional al despertarse del sueño. Los individuos que sufren este trastorno se despiertan desorientados en tiempo y en espacio, con bradipsiquia y con una marcada disminución de la atención y de la respuesta a los estímulos; habitualmente suelen presentar también cierto grado de amnesia anterógrada o retrógrada. El comportamiento durante el despertar confusional puede ser apropiado o, por el contrario, el sujeto puede mostrarse agresivo y violento, consigo mismo o con el acompañante. Los episodios confusionales pueden durar desde algunos minutos, lo más frecuente, hasta varias horas. Su prevalencia es mayor en los niños y en los adultos jóvenes, y habitualmente desaparecen con la edad (misma fuente anterior).
En la fuente más información:
Clasificación de los trastornos del sueño:
http://www.cfnavarra.es/salud/anales/textos/vol30/sup1/suple3a.html

4 comentarios:

rosscanaria dijo...

¿No será que te investigas demasiado a tí mismo? eso dí que puede ser patológico...
Besitos mi precioso niño y linda semana,

Addax dijo...

¡Hola, rosscanariaaaaaaaaaaa!
Sobredosis de investigación!!!!!!!!!! Debo tomar algún inyectable???? :P

Muchas gracias, abrazos para vos y que pases también una excelente semanilla!!!!!!!!!!

•car.•°● dijo...

¿y epilepsia? hay un tipo de epilepsia, donde los brotes son como si la persona se "desconectara" y al volver no entiende nada de lo que le rodea.
y yo hablo con lo poco que se de epilepsia, habiendo ido a una mini conferencia en la facu, jaja.


te gusta la psicología porque lees mucho, o porque estudiás? yo estudio psico e la UBA!


saludos!

Addax dijo...

¡Hola •car.•°●! Gracias por pasar y bienvenida! =D

Podría ser una especie de epilepsia redireccionada al momento justo después de despertarme.

Igualmente, hoy no estoy alarmado. Supongo que si pierdo la memoria ya no tendré problemas, ¿no? :P

¡La pregunta que haces al final no se puede responder hoy!

¡Un saludo y que este sea el primero de muchos comentarios tuyos acá en el blog! :D