La contemplación de los pensamientos (Extracto)

"LA CONTEMPLACIÓN DE LOS PENSAMIENTOS" 
Extracto del Siksãsamuccaya (Traducido del sánscrito por Edward Conze).

Extracto que me interesó:

«Al buscar los pensamientos por todas partes, no los encuentra ni dentro de sí mismo ni fuera. Ni tampoco en los skandha, o en los elementos, o en las esferas de los sentidos. Incapaz de dar con ellos, intenta descubrir su naturaleza observando las tendencias mentales y se pregunta: ¿cómo surgen los pensamientos? Y entonces se le ocurre que "allí donde hay un objeto, surge un pensamiento". ¿Es el pensamiento una cosa y el objeto, otra? No, el pensamiento no es distinto de su objeto. Si el objeto fuera una cosa y el pensamiento, otra, habría un doble estado de pensamientos. Así que el propio objeto es el pensamiento. ¿Puede entonces el pensamiento examinar al pensamiento? No, el pensamiento no puede verse a sí mismo

4 comentarios:

María Beatriz dijo...

Hola Addax
Los pensamientos no pueden verse a sí mismos.
Y quién , entonces, puede observar los pensamientos?...

Saludos

Addax dijo...

¡Hola, María Beatriz!

Existe una práctica llamada de "percepción activa" que en la concepción exacta de las cosas no es una práctica en sí misma. Según se dice por ahí, percibiéndose uno activamente emerge algo que es como un dueño, aunque sin serlo, de eso que hoy llamamos pensamiento.

Pero, el planteamiento podría ser: si el pensamiento es algo que surge ¿qué hacer con el pensamiento? Y más allá, ¿por qué habría este Yo de hacer algo con eso que llamo pensamiento? ¿Quisiera tal vez hacer algo porque un grupo de ellos me hace sufrir? ¿Quiero escapar con otros pensamientos de los pensamientos que no me hacen bien? ¿Qué pensamientos hay detrás, y en el medio, de la pregunta por 'qué es un pensamiento'?

Tu pregunta me es un misterio...
=)

Un saludo, gracias por pasar.

senderopositivo dijo...

Creo que hay un observador interno como si fuese un desdoblamiento de nuestra propia personalidad. Como si fuese un espejo que recrea infinitamente lo reflejado hasta tal punto que, a veces, confundimos lo real u original con su proyección.

Addax dijo...

¡Hola, Sendero!
¡Muchas gracias por el comentario!

Lo que uno diga del pensamiento tiene que ser tanto como para que eso sea un hecho, algo indudable. Y la única forma de llegar a ese punto de ver los hechos (sean pensamientos, como en este caso, o no lo sean) es mirando para adentro. Pero uno tiene que fijarse para adentro sabiendo que mira desde sí y desde una cultura, desde una atención fragmentada y desde los demás fragmentos ocultos. Vaciarse de los fragmentos es un paso para ver los hechos, como el pensamiento.

¡Un saludo!