Brindo.


Vos y yo somos efímeros. Vamos de paso y estamos sólo para pasar.
Hoy veo las cosas que estan y que, de un momento a otro, serán las cosas que ya no van estar.
Estoy recordando algo que vivía casi a diario y que ahora no lo vivo. Y por vivirlo a diario no pensaba que en algún momento iba a estar lejos, como esas cosas imposibles, bien lejos por tiempo o por distancia.
Todo va desaparecer y el contacto que vos y yo tenemos con el mundo, va a llegar a su fin en algún momento.
Luego, uno de nosotros dirá, veinte años después, que solíamos sentarnos a hablar, aunque uno de nosotros ya no esté. Y, seguramente, uno de nosotros encontrará un papelito perdido, de esos sin importancia en los momentos presentes, en la que estará tu letra o la mía y, veinte años después, uno de nosotros dirá "esa era la letra de él" o recordará "aquí se sentaba ella".
Vos y yo somos efímeros. Tenemos un contacto con el mundo que va a terminar.
¿Cuántos años han pasado desde la última persona que no está?
Muchas cosas me pasan en esta noche de sábado, en esta parte del mundo, a esta hora de la noche.
Quiero vivir para siempre en un papelito que, veinte años después, encontrarás. Y quiero que vos hagás lo mismo.

Brindo por los que están y por los que se han ido.

5 comentarios:

cosechadel66 dijo...

Me ha encantado esa pregunta: ¿cuantos años han pasado desde la última persona que no está?

Carpe Diem

Ivy dijo...

me encantó este post, me atrapó la primera frase "Vos y yo somos efímeros. Vamos de paso y estamos sólo para pasar."

la puedo tomar prestada?

nada representa mejor algo q estoy viviendo, con fecha de vencimiento impuesta desde el principio

besos

Addax dijo...

cosechadel66, muchas gracias por comentar!!!!! Un abrazo!!! =)

Ivy, qué bueno que te gustó!!! Tomala y usala.
Tás viviendo una historilla con fecha de vencimiento???? Buenísimo!!!!!!! Que la disfrutesssssssss, pero mirá que el pan y los remedios duran dos días más que lo que dice la etiqueta...
=P
¡Un saludo!

Roal dijo...

Que bonito está esto, Addax... Brindar por los que están y por los que se han ido.

¿Acaso pienso en el final de las cosas?, no, ¿si lo hiciera evitaría vivirlas?, no sé...

¿Todo pasa, no? Hasta nuestra propia existencia... De pronto pensé en lo que empieza a irse poco a poco, a desvanecerse, cosas que se escapan de nuestras manos, o, cosas que dejamos ir sin intentar detenerlas. ¿Y si el caso es, que estas se van mientras pensamos qué hacer? ¿Por qué no intentar conservarlas o disfrutarlas mientras existen, si de antemano sabemos que tendrán su final? :-/

Bueeeee, me pones a pensar mucho, ¡ehhh! :-P

Bye... ¡Besos! xxxx

Addax dijo...

Jajaja Roal!!!!!!

Vivir y morir me parece lo mismo.

A veces la vida se me presenta sin sentido: lo veo todo en un segundo, tan claro pero a la vez tan rápido, que por rapidez, un segundo venidero es ladrón del otro transcurrido y se me pierden los asuntos. En el primer segundo no le hallo el sentido, al segundo siguiente, lo busco...

Si lo único constante es que las cosas suceden de un segundo a otro, entonces, vivir y morir es lo mismo.