La Realidad o Sobre perdonar al Asesino



El asesino es asesino solamente un segundo y, después, no lo es más. Por orden, organización o ley de las sociedades, consideramos que un asesino lo es todo el tiempo. Pero, estrictamente, el asesino es asesino sólo un segundo (que podría ser el momento en que la bala entra y provoca que la vida se extinga).

Para que una cosa sea eso y no otra cosa (esto es, sea nada) necesita de dos elementos: la Identidad y la Definición. La identidad es la suma y la diferencia de una cosa respecto de otra que hace que la primera sea lo que es y no se confunda con la segunda. La definición es poner en palabras (o con algún lenguaje) las características de algo.

Si alguna cosa cambia tanto que, al parecer, no tiene identidad, se observará por medio de una metavisión si su identidad posiblemente tenga que ver con el cambio. La identidad necesita de algo constante para contemplarse y la definición, justamente, se sirve de eso constante para exponerlo al entendimiento.



La Identidad es desde ya media existencia: es un tratado que se codifica en el momento a partir del cual la cosa viene al ser, aunque unilateralmente, por la potencia subscrita en un lenguaje. La definición necesita congelar el tiempo para hablar de la cosa en cuestión puesto que si ésta está en constante cambio no podrá accederla ya que cuando la definición otorgue una proposición sobre la cosa, al momento siguiente, la cosa ya no será la misma y la definición no tendrá razón de ser.

"Dijo Platón que los buenos son los que se contentan con soñar aquello que los malos hacen realidad". 
(Sigmund Freud)


Básicamente, se congela el tiempo con la imaginación. Y la mente dice "cada 10 segundos sucede tal cosa". La mente hace trampa porque sabe que no pueda captar los once segundos o los veinte, por eso, ella misma divide* su realidad en partes captables y después cree que la división y la unión siguen siendo lo mismo que "la cosa que no estaba dividida". Y a eso le llama Conocimiento. Pero, yo digo que es sólo montar un escenario.

Por organización y orden, decimos que el asesino sigue siendo asesino después de matar. No obstante, no pasa lo mismo cuando una mujer decide podar una planta el 26 de febrero del '67, por primera y única vez en su vida. A una mujer que poda una planta no la define el hecho de que haya podado una planta, ella no es podadora para siempre, su función de podar la cumplió en el tiempo necesario para finalizar esa actividad. Podar una planta en el patio de casa no tiene consecuencias graves o notorias en la organización o desorganización de una sociedad. Por lo que en este caso, como con el asesino, podar una planta no otorga ni identidad ni definición. Ella no es La Podadora (identidad) ni Una Persona que Utiliza Elementos para Producir Cambios Estéticos y No-estéticos en una planta (definición).

La realidad es indefinible, no se puede conocer la realidad. Uno sólo monta un escenario explicable encima de una realidad como para encontrar la comodidad que brinda un conocimiento aprehendido. Pero el escenario explicable que uno inventa no es la realidad. Y así como la realidad no es captable sino sólo por una fantasiosa superficialidad, el hombre y la mujer tampoco son captables. Lo único que el humano hace es diseñar y configurar señales, pero después se termina creyendo la señal.

Que yo me enoje hoy no me define, ni tampoco me define que yo me alegre. Que alguien encuentre regularidades en mis comportamientos como para saber hacia dónde tienen tendencia, tampoco me define. Que en determinados periodos de tiempo yo tenga un comportamiento repetitivo acentuado en un buen estado de ánimo, no me define. Ni la regularidad ni mi irregularidad son elementos que otorguen precisión a mi propia definición.



" Fragmento de realidad"**. Quino

Yo creo que el humano tiene una predilección por la estructura y la organización, quizás desde los genes, tal vez desde la mente. Y que, por esa predilección, divide a algo llamado tiempo y busca tendencias queriendo encontrar definiciones.

Pero de la realidad no se puede saber nada, absolutamente nada. Cualquier tipo de ensayo de definición respecto de intentar conocer la realidad, siempre fallará, y sólo acertará por la arbitrariedad (tal vez solitaria; tal vez en conjunto con otros definidores: intersubjetividad) de quien intenta definirla. Al menos, no se puede saber la realidad utilizando un lenguaje (sea cual fuere). Un lenguaje es totalmente limitado y la realidad es lo más parecido al infinito. La palabra es unidimensional, y la realidad multidimensional.


Cúmulos globulares. Son agrupaciones esféricas de estrellas formados por la gravedad entre ellas. Cada cúmulo puede tener de 100 mil a varios millones de estrellas. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, posee aproximadamente 150 cúmulos globulares. 


Nadie que no pueda imaginarse el número un millón conocerá jamás el número un millón. Y si bien, por medio del lenguaje se accediera al concepto de un millón, no habría vivencia del millón. Y si hubiera vivencia del millón, que sucede algunas veces cuando uno observa un cielo despejado en esas noches especiales, sería la vivencia de la noción de un millón.

La única forma de abordar al millón es contar una estrella, otra estrella, otra y otra y así hasta el millón, pero sin perder de vista las otras 999 mil estrelllas. ¡Es imposible! Y como es imposible, recurrimos a una noción, a un lenguaje, definimos un millón ─la realidad─ y sacamos de ahí algo que se pueda tomar, aprender y transmitir. Montamos un escenario que luego llamamos conocimiento.

LA REALIDAD ES EL ABORDAJE TOTAL DE LA COSA Y ESO ES IMPOSIBLE DE CONOCER.

Alguien por ahí dirá "pero claro, ponés el ejemplo de un millón de estrellas, pero ¿por qué no ponés el ejemplo de 10 semillas?".

Y eso es lo mismo. No se puede acceder a la realidad ni de dos semillas. Porque la realidad es que éstas tienen un peso, ¿no?. Con sólo ponerlas en la mano no se puede saber el peso, recurrimos a un aparato que hace una lectura y nos dice "masa 2grs." Pero, uno sin aparatos sigue con las diez semillas en la palma de la mano.
Entonces, uno las toca, para saber su textura. No obstante, las semillas son tan pequeñas que lo único que se siente es como unas pelotitas, no hay demasiada información ahí.
Luego, uno quiere accederlas desde los ojos. Y llega a lo mismo. Con los ojos no se puede acceder a demasiada información. Queda de nuevo buscar el aporte de un instrumento intermediario.
A estas alturas, la realidad ─que es una sola cosa que no se divide─ ya está partida, completamente dividida: A la realidad la observo por un lado, desde una pequeña balanza que dice con números "2grs" y, por otro, desde un microscopio que profundiza en unos detalles puntillosos. ¿Cómo alguien une dos gramos con un punto microscópico? ¿Eso es realidad y la resultante de ese tipo de observación es conocimiento? Yo digo que no, que eso es un escenario que contenta a quien lo monta y a aquellos a quienes les gusta los escenarios para montar ─o ya montados─ y nada más.

Yo puedo imaginar ruidos y hacer que mi mente tenga una experiencia de como si los sintiera. Lo mismo con los olores o las texturas. Esto lo puede hacer cualquiera. Un sonido cualquiera en cualquier lugar en donde haya alguien que lo pueda escuchar es innegable. Porque el sonido de afuera y el sonido de adentro ─el imaginario─ producen en la mente similares experiencias. ¿Quién no ha tenido un sueño sumamente real alguna vez? La experiencia mental es igual a la experiencia fuera de ella. En estos casos, la mente actúa como una cosa que se deja impregnar y lo que impregna es innegable. Y aquello que lo provocó (ya sea de adentro o de afuera, imaginario/mental o concreto) es innegable y es realidad.





Ahora bien, uno puede mirar el cielo y estar observando objetivamente un millón de estrellas, pero la única forma de tener una experiencia verdadera respecto de ese millón de estrellas es que en la mente uno pueda imaginarlas a todas. La primera, la segunda, la tercera estrella, así hasta el millón. Al menos, me animo a decir que nadie en el mundo podrá abarcar sin intermediarios el número un millón. La mente no puede acceder a ese número, ni siquiera al mil. Sólo dice "ahí debe haber mil personas" pero cuando ya miró un extremo perdió "el conteo" del anterior. La mente no puede retener números individuales (no noción de números) en su interior. La mente no puede mantener un conteo constante, porque la mente no está echa para eso. Y acceder a un dato a través de un intermediario lo único que hace es alimentar una noción. Y tener una noción es atisbar con ojos nublados el tren de 1 km que está en frente. Una noción es ver con ojos nublados.

Uno, si se siente maravillado por la inmensidad del firmamento, sólo lo estará por la noción del millón que a veces proviene por el intento de definición desde un lenjuage. Y si al principio nos damos cuenta que el lenguaje es limitadísimo como herramienta para definir la realidad, después, nos damos cuenta que ni con la mente podemos captar otras realidades.

Me atrevo a decir también que ni con la imaginación y un lenguaje totalmente pulidos y combinados entre sí se puede conocer cualquier cosa.

Si uno escucha el sonido de un plato que se cae, no abarca, con sólo escuchar, a todo el fenómeno. Sólo percibe vibraciones en las orejas/oídos. Porque en ese ínfimo hecho hubo mucho (quizás todo) de sonido no captable y, sin embargo, nosotros definimos el sonido del plato al romperse como realidad, cuando la verdad es que la realidad de ese ínfimo asunto es algo muchísimo más grande (casi todo algo no captable).  

La fantasía del conocimiento nace cuando uno busca la comodidad al descubrir la inabordabilidad de los acontecimientos. Y esa específica comodidad se da por el análisis, la división, el lenguaje, la imaginación, el tiempo...la definición, etc..

Cuando uno pretende sobrepasar la inabordabilidad de los acontecimientos produce información o datos negables. Y cualquier asunto que tenga la oportunidad de ser negado o no cierto, no es realidad.

La innegabilidad de las cosas es un atisbo de realidad. Pero ésta no viene ni de la ciencia, ni del lenguaje, ni de la mente, ni de la imaginación. Al parecer, a la realidad se la puede abordar con el silencio, sin intermediarios de ningún tipo, sin aparatos y sin palabras y tan rápido como instantánea e inmediatamente. Pero, esto es sólo especulación.

Por lo pronto, yo mantengo una cautela filosófica a la hora de resolver una realidad cualquiera, ya sea la del hombre, la del animal, la del vegetal...la del cosmos. Y eso es una postura filosófica.

Alguno por allá o por acá quizás me preguntará "Che, Addax, todo muy lindo, pero para qué carajo sirve todo este lío que expusiste". Y yo le contestaré: "Amigo, yo pensando así perdono al asesino...".

Jejejeje saludos!!!! =)


_______________
Imágenes.
http://laninadepostguerra.wordpress.com/2008/01/14/lo-emocionante-de-la-realidad/
http://www.abadiadigital.com/articulo/sueno-vs-realidad/
http://gaizka.lacoctelera.net/categoria/imagenes
http://elrincondeanahi.blogspot.com/2008_09_01_archive.html

*Cuando uno quiere conocer la realidad, lo que hace es definirla. Pero no se da cuenta que al definirla, la divide, la parte en dos, en tres, en cuatro, la quiebra. Definir algo es dividir. Y la realidad no es la mitad de algo, la realidad es una sola cosa, es algo que no está dividido ni partido en pedazos.
Se tiene la ilusión que una realidad partida en muchísimas partes es conocimiento y que ese conocimiento, o sea, el contenido de ese conocimiento, que ahora son muchísimas partes divididas, es justo esa realidad que no estaba partida, sino entera, antes de nuestro abordaje. Y si bien lo parece, la ciencia no ofrece nunca ninguna respuesta. La realidad es una cosa que no se accede por la ciencia.
** El título es puesto por mí.
Cúmulos globulares.
Imagen: http://ve.kalipedia.com/fotos/cumulos-globulares.html?x=20070417klpcnatun_636.Ies

Fuente: http://astroverada.com/_/Main/T_globulares.html

4 comentarios:

Juanjo dijo...

Se nota que te tomaste tu tiempo, y eso da sus frutos. Interesante post.

Buen día Luciano

esteban dijo...

Muy bueno.. saludos :) buen contenido los visitare a diario

esteban dijo...

muy bueno :) interesante contenido.. los visitare a diario.. saludos

Addax dijo...

Chas gracias, muchaciosssssssss.
Estos post son experimentales, a eso que algunos le llaman "gente", les agrada expresiones del tipo "como dice Freud" o "ya lo expresó Jung en el año...".
Así pelado como lo escribo yo...no tiene llegada.

Un saludín!!!!!!!!!!!!!!!!!