¿Cuál es el estado de la mente cuya atención es total?

Un espejo sin opinión ─me supieron decir.


Ignoro si la frase del título es un Kōan, pero la he repetido muchas veces sin entender la respuesta (o, mejor dicho, sin entender la pregunta). Aunque una vez, de tanto repetir entré en un estado de repetición automática, que no volví a experimentar jamás. Fue mientras corría en la cinta en un gimnasio en Tucumán. Esa vez, se produjo un contento en mí por sólo repetir una y otra vez esta pregunta. Lo que fuera que haya pasado, sin dudas, no fue comprensión surgida por una operación del intelecto. Igual, esa experiencia, ahora levemente alojada en mi memoria, tiene menos incidencia que tomar un helado en una plaza (el helado, por lo menos, me brinda calorías) y esto es otra burla más de estas cosas que pasan.

Un Kōan es un problema que el maestro Zen propone a su discípulo con el objetivo de encontrar evidencias respecto de su avance:
"Golpeando las manos una contra otra se produce un sonido. Este es el sonido de las dos manos. ¿Cuál es el sonido de una sola mano?"

"Se ha hecho crecer una oca en una botella y ahora ya es grande. ¿Cómo podemos sacarla de la botella sin romper la botella y sin hacer daño a la oca?"

No se resuelven de manera lógico-occidental y están hechos para propiciar la Iluminación.

Krishnamurti (mi temática recurrente desde hace unos meses) fue quien me presentó esta pregunta en un video:



Dicen que el ingrediente de un encuentro es la no búsqueda: ¿cómo iniciar un camino sin querer buscar? ¿Y cómo querer encontrar sin querer encontrar? La atención total es un camino sin elecciones.

¡Todo muy lindo! Pero, otra vez, Jiddu, no os entiendo :P

____________
Fuente
Kōan | Wikipedia
Kōan | Cuidate.com

2 comentarios:

DE INTERES dijo...

Addax, darse cuenta... lleva implicita la eleccion? es muy valido, si pones antención, si realmente lo haces con todo, no habrá limites. Un fuerte abrazo mi amigo

Addax dijo...

DE INTERÉS: ¡Holáp!
Según Krishnamurti, un "darse cuenta" real no viene a través de una elección, es darse cuenta y punto. No hay voluntad, no hay pensamiento, no hay memoria.

Y adhiero, cuando presto atención eso llamado límite desaparece. ¡Un saludo de madrugada! =P