La estructura del miedo


Hace unas noches escuché unos sonidos extraños en la casa en la que vivo. Primero en el techo, luego en el patio, más tarde, el ladrido de la perra acentuó el contexto. Sentí miedo. Había pensado que unos ladrones estaban por entrar o ya habían entrado a la casa. Hay muchas clases de miedo, pero hoy hablaré del miedo psicológico.

Cuando uno siente miedo no puede hilar pensamiento racional. El cuerpo ha disparado unos químicos que lo ponen alerta y cualquier sonido es captado en grado sumo por la atención. El miedo psicológico no viene de la nada, lo posibilitó un pensamiento o el imaginario.

En todo miedo hay un vacío que expone al Yo a una vulnerabilidad. Esa vulnerabilidad es más bien un vacío, una nada. Como no se sabe qué pasa ─pero se sospecha─ la falta de información vuelve insegura a la persona. Este camino informativo faltante tiene dos vertientes: se ignora el entorno, no se sabe qué es lo que pasa; y, a raíz de la ausencia de ese dato, no se sabe cómo se podrá obrar. Todo eso es un vacío. No conocer es un vacío, una simple y llana nada.

Ahora bien, la mente al estar alerta por un miedo ingresa en un estado de búsqueda de información. Teniendo en cuenta que cuando hay pánico el pensamiento no es del todo racional, esa búsqueda de información se vuelve caótica. Ese movimiento no hace más que exponer al Yo hacia una nueva vulnerabilidad.

La incomodidad de la vulnerabilidad es el sostén del miedo y la lucha por salir de esa incomodidad es su acentuación.

Mientras tenía miedo detuve los pensamientos y las imágenes, luego, traté de ver su línea de inicio y de final (esto no es más que percatarse de algún modo del estado anterior al miedo y de "recordar" el estado posterior al mismo). El miedo se iba cuando un pensamiento específico se iba. El miedo se me fue tan rápido que tuve hacerlo venir para seguir investigando.

La química del cuerpo es muy fuerte. No se puede investigar a gusto con esa actividad en el pecho y en el estómago. Además, los pensamientos van y vienen, y cualquier sonido es disparador de una imagen. No obstante esas dificultades, la mejor forma de saber sobre uno es observarse justo en el medio de ese pavoroso miedo.

Finalmente, puedo decir que el miedo tiene la misma estructura que la excitación en el hombre: con un pensamiento se hace que suba, sin un pensamiento se hace que baje.

¡Un saludo!

___________
Imagen: http://lautaroyyo.blogspot.com/2008/08/el-miedo-en-los-nios.html

6 comentarios:

Juanjo dijo...

Me das miedo Luciano, jejeje

(es broma).

Genial reflexión.

rosscanaria dijo...

Pues a mí sí que me das miedo Luciano, y no es broma, hay veces que tus elucubraciones son difíciles de seguir.
Buena reflexión Adax,
Besetes,

Roal dijo...

"La falta de información vuelve insegura a la persona"..."No conocer es un vacío, una nada". Sí lo creo :-(

"Observarse justo en el medio de ese pavoroso miedo".

Buen post, gracias.

Edda dijo...

Genial Addax.
Un abrazo.

Alba dijo...

Interesante... lo leí para ver si me ayudaba con mi miedo. Pero no me ayudó =(

Voy a tener que seguir investigando sobre el tema.

Addax dijo...

Alba: el miedo hacia algo externo, digamos, es abordable "fácilmente". El miedo a uno mismo , ni el más sensato de los genios de este mundo va a poder hacer entender de qué se trata a quien lo siente.

Me quedó cortita esta entrada, tengo muchas cosas más que decir ahora. Ya haré una continuación.

Te mando un saludo, gracias por pasar!