Simplemente, siéntate ahí

Ahora, simplemente, siéntate ahí.
No hagas nada. Descansa.

Pues tu separación de Dios
es el trabajo más duro del mundo.

Déjame que te traiga bandejas de comida
y algo que te guste
para beber.

Puedes usar mis palabras
como pequeña almohada
para tu cabeza.

HAFIZ

Del libro de Wayne Liquorman, que estoy leyendo ahora, Aceptación de lo que es.

4 comentarios:

Cosechadel66.es dijo...

Me gusta... sobre todo lo de las palabras como almohada

Carpe Diem

rosscanaria dijo...

Tiene que estar bien ese libro que estáss leyendo.
Lo de las palabras como almohada es genial, sencillamente genial.
Besos Addax,

Carla dijo...

Son hermosos esos versos, parece un libro muy interesante.

Roal dijo...

Qué lindo, me gusta... Gracias por compartir el dato.

Chau, cuídate.