El lugar en donde está la vida

Pregunta: Si no hay nada que podamos hacer para iluminarnos, ¿de qué nos sirve escuchar esta enseñanza?

Respuesta: Para mí, el valor ─y el valor siempre se mide en término muy personales─, el valor de escuchar estas mismas enseñanzas fue que me facilitaron mucho la vida. Esta enseñanza se convirtió en parte de mí, tanto de forma intelectual como fenoménica. La consecuencia ─el efecto sobre mi mecanismo cuerpo-mente─ fue que mi vida, mis reacciones a las cosas, se hicieron más fáciles. La aceptación de lo que es, en el momento se hizo más frecuente. Cuando estaba reaccionando a algo, surgía en mí el pensamiento: esta reacción es parte del funcionamiento de la Totalidad. Esta reacción no puede ser de otro modo; simplemente está ocurriendo. Y ese reconocimiento cortaba con la implicación horizontal de la mente, del proceso de pensamiento que analiza, especula, considera y juzga cada pensamiento. El hecho de cortar ese proceso te devuelve directamente al momento, te devuelve directamente al aquí, te devuelve directamente al presente; y en el presente es donde está la vida.

Wayne Liquorman, Aceptación de lo que es.

4 comentarios:

Carla dijo...

Que interesante reflexión! Muy buena Addax

Alba dijo...

Hombre de Licor!
Me había olvidado de él comletamente!!!

Lo voy a anotar!

Bezoz monchito

Alba dijo...

No no no.... mejor voy a "igualar" jajajajajjajajajaj

Te quiero!

Cosechadel66.es dijo...

El presente es la vida, y sin embargo, el futuro sólo se puede soñar desde el presente.

Carpe Diem