La guía "uno en un millón" para entender la Frustración

Estuve escribiendo un texto bien ilustrado sobre psicoterapia por largo rato y, por un inconveniente en mi PC, se apagó todo y se borró. "Y la frustración se hizo carne y reinó entre nosotros..."(?).

¿Qué es la frustración en la mente del hombre o del joven?

Inicialmente, sin dudas, la frustración es un torrente químico que recorre el cuerpo presionándolo como de arriba hacia abajo en las zonas que comprenden el pecho y el estómago, es como una energía que se contrae, demostrando claramente que antes había un estado anímico y ahora hay otro. La frustración es opresora e inmovilizante y una gran fuerza con mucho potencial.



En mi caso personal, he sentido muchísima frustración a lo largo de mi corta vida (es el modelo que ha imperado en mi ambiente) sin saberlo ni ponerle nombre. Solo cuando pude pensar por mí mismo me di cuenta que eso que sentía se llamaba frustración. La frustración es una gran aliada para abandonar los caminos. He dejado casi todo después de que ella sobreviniese.

Cuando la frustración viene es un maremoto, un fuego frío descontrolado que cobra mayor poder si no se tiene recursos para manejarlo. Supongo que este estado anímico será común a todos los humanos del Planeta y que en algún momento lo habrán sentido.

El inconveniente no es la frustración en sí misma (ninguna emoción es negativa) sino lo que se hace con ella. Cuando la frustración opera uno deja de accionar sobre el objeto de su frustración, repentinamente, ya no se tienen ganas, ni ganas para tener ganas. Si los requerimientos apremian, uno deja de lado todo aquello y sigue elaborando su tarea, pero este estado emocional lo entorpecerá todo. Entonces, ¿qué hacer?

La guía "uno en un millón" para entender la Frustración*

En mi caso, tengo predilección por la dialéctica de los asuntos, así que intento desmenuzar la idea que dispara una frustración (más allá del hecho concreto en el ambiente: por ejemplo, que se me corte Internet cada 30 segundos). Después de exactamente sentir frustración vienen unos pensamientos, así que tratar de identificarlos a todos (suelen rondar por una misma temática) es la primera tarea. ¿Qué es lo que estoy pensando al momento de esta frustración? ¿Qué asociación me produjo esta idea? ¿Estos pensamientos son parecidos o iguales a los que tuve en mi última frustración?

Por lo general, "dar en el clavo", acertar con el pensamiento preciso que, después de todo el torrente químico, generó o mantuvo la frustración, es suficiente para que este estado anímico se esfume del cuerpo.

El íntimo de mis asociaciones sobre la frustración es así:
A la frustración la relaciono con la suerte; a la suerte con Dios (mi idea del Dios Católico adquirida en el secundario); y a Dios con el destino y el Comprender: Toda esta asociación es algo fabricado, que ya se hizo en un pasado y sólo entra en uso, como una maquinaria, cuando deviene una frustración. Esta idea viene en una mil millonésima de un segundo, y es tan rápida que estuvo alojada en la esfera del inconsciente por mucho tiempo.

Lo segundo que hago es escribir. ¡La actitud más sana del mundo se expresa, en el contexto del descubrimiento personal, en ponerse a escribir sobre lo que a uno le sucede! No hay que necesariamente publicar el texto resultante.

¿Quieres un tercer paso en esta guía sobre el entendimiento de la frustración? Cierra los ojos. Mirar para adentro en el momento preciso es salud en cualquier parte del Planeta Agua en el que uno se halle

¡Un saludo!.

___________
*Esta guía no es para seguirla, ni para repetirla, uno puede comprender por sí mismo su frustración de la manera que deseé. Además, un sector de la sociedad no desea los aspectos pocos prácticos de trascender ─para siempre─ un sentimiento llamado frustración, sino, más bien, ese sector desea hacer que se vaya en un momento presente y ya, que vendría a ser lo práctico y eficiente.

No hay comentarios: