¿Qué son los celos? 4ta. Parte

_________________

Para sentir celos, lo que hacía es imaginarme situaciones en las que Florencia me brindaba placer sexual, pero poniendo a otro (actor) como receptor de ello. La actividad de los celos actuaba en mi cuerpo, en la zona de mi estómago y su parte superior. Lo que sentía era como un fuego o una intensidad, indudablemente era algo que mínimamente raspaba mis adentros (una especie de fricción, que se podría englobar en angustia).

Ahora mismo me pregunto qué tendrán que ver estas sensaciones con la idea de identidad. Creo que una clave podría estar en otra pregunta: ¿por qué imagino lo que imagino para darme celos?, ¿por qué no pongo otras imágenes y sólo pongo imágenes que hablan de una sola temática: sexualidad, 'juego previo', placer sexual, etc.? Pienso que la identidad y la falta de identidad son dos construcciones que se "fabrican" gracias a la parte consciente e inconsciente de uno mismo. A veces se tienen pensamientos sin ninguna orientación específica, pero otras veces (las más de las veces), se tienen pensamientos con una temática específica, y yo creo que la identidad de uno —o la falta de identidad se relaciona con la orientación/temática que tiene un grupo de pensamientos en un momento dado.

Por otro lado, claramente los celos son una tensión que se disipa con una buena bocanada de aire. Es decir, si respiraba profundamente, por un momento, la actividad de los celos en mi cuerpo disminuía, aunque la tensión seguía. Me parece que la parte fisiológica, ya en medio de los celos, es el aspecto más crucial.

Los celos eran una tensión, algo que apretaba dentro del cuerpo, y mientras los iba sintiendo me daba cuenta que obviamente no eran producto de una relajación, sino de una tensión, pero una tensión particular y definida y surgida por un círculo vicioso de pensar/imagina-sentir y volver a pensar. La vida misma...

Lo que vi de mis celos es que, después de ser una reacción a determinados imaginarios ─fundamentados o no─, fueron un tipo específico de respuesta. A su vez, consideré que quizás los celos sean solamente aquella reacción y que todo el mundo que viene posteriormente ya no forme parte de estar-teniendo-celos. Esto es, puedo considerar a los celos como la parte química del asunto o como algo más global que incluya la fisiología y las reacciones varias, internas y externas surgidas justamente por sentir celos.

La sensación del cuerpo y la respuesta de la mente

Con la motivación de ser práctico englobo los celos en dos fases:

- Una, de reacción/sensación corporal;
- Otra, de respuesta conductual.

(A las imágenes mentales y a los pensamientos los dejo afuera porque pienso que son los detonantes aunque bien podrían estar la fase primera).

Los celos no fueron el imaginario que tuve sino la reacción a aquél imaginario. Reacción expresada por las sensaciones en el cuerpo de calor, de actividad incómoda en el estómago, angustia, etc. Las actividades que observé estaban en la parte superior de mi estómago y en la zona central del pecho, en el camino justo que dá el esternón. Para que este grupo de sensaciones disminuyan (al menos un poco) debía dar una bocanada de aire.

Si los celos también fueron la respuesta conductual que tuve (a raíz de la combinación de mis imaginarios y las sensaciones que me producen), esta respuesta pudo ser:

Hacia adentro: en mi relación conmigo mismo (a nivel mental);
Hacia afuera: en mi relación conmigo mismo, pero a nivel de comportamientos externos;
Hacia afuera y hacia otro: en mi relación con otras personas.

Ignoro el tratamiento adecuado de los celos [en 2015 he entendido que prestar atención, como forma de Meditación, puede ser una clave no sólo para una persona celosa sino para todo lo referido a la vida cotidiana]. Lo que sí puedo decir es que estar lo más centrado posible me ha ayudado mucho (estar centrado significa un estado previo de serenidad, un nivel mínimo de pensamientos, una respiración consciente y ordenada). Una disminución del diálogo interno (ese que se manifiesta cuando la propia mente parlotea consigo misma), tanto en pensamientos como en imágenes, son factores claves para entender o al menos ver los celos. 

Yo veo que los celos se parecen a ver Televisión y es parecido a sintonizar un canal en la televisión de la mente, a través de pensamientos lingüísticos e imágenes, todo lo cual se termina cuando uno cambia de canal, ya sea pensando en otra cosa o no pensando en nada.

Ignoro también si al observar todo el mecanismo de los celos se produce una compresión que da como resultado la eliminación total de ellos. O si es algo que uno tiene que lidiar a lo largo del estilo de vida occidental, controlando el flujo de imágenes y los comportamientos que intenten surgir a raíz de estos. [En 2015 considero que sí existe el horizonte de la comprensión total de la propia psicología].


El componente inconsciente

A raíz de esto, una de las cosas que me di cuenta fue que existe un componente inconsciente en los celos (esto es obvio, pero es distinto leerlo en algún libro y "experimentarlo" por uno mismo). Pero sin metáforas. Este componente inconsciente es figurado especialmente en cierta automatización de los estímulos y las respuestas. En  mi caso, hubo momentos en los que al parecer no hubo pensamientos y, sin embargo, las mismas sensaciones de celos tenían lugar. En perspectiva, es como si fuera que he sentido celos en base a un transfondo. Personalmente, he considerado estas ocasiones como momentos de gran incomodidad y enojo, ya que no podía ni siquiera plantearme dominar mínimamente lo que yo considero una manifestación pura de mi inconsciente.

Dentro de este punto, pienso que el inconsciente se alimentaba del consciente en un contexto como las situaciones psicológicas de este tipo. Cuando el disparador de los celos se volvía muy rápido (de manera que uno no pueda darse cuenta cuál fue exactamente), pudo haber sido porque este ya había pasado hacia el inconsciente, siendo innecesario pensar ni imaginar algo "conscientemente".

Un ejemplo podría ser cuando veía en la televisión a una chica que se parecía a Florencia. La identificación de su parecido era casi automática y las sensaciones de celos eran más automáticas todavía.

La explicación de cómo 'Cualquier mecanismo mental que efectúa una acción eficiente se vuelve automático con el tiempo*' está dada a continuación:

Supongo un elemento A compuesto de 1, 2 y 3. Los componentes 1, 2 y 3 de ese elemento A son agrupados y seleccionados por mí, producto de mis experiencias de la vida y de lo que me digo acerca de esas experiencias. La única forma que yo sienta A es que se presenten estos tres componentes. Al repetir en el tiempo estos tres componentes y producirme con ellos el elemento A, al parecer, voy logrando eficiencia y automatización: el efecto ahora tiene como timón al inconsciente y ya no al movimiento de mi voluntad consciente (quizás se entienda más con el ejemplo del aprendizaje relacionado con conducir un automóvil: al principio, uno está consciente de que tiene que pisar el freno, el acelerador, poner los cambios, fijarse al frente y a los costados, etcétera; no obstante, pasado el tiempo, uno ya no tiene que pensar en cada accionar dentro del auto sino que estos se vuelven automáticos y pasan a ser dominados por la parte inconsciente de la mente). ¿La evolución hizo así una economía de la energía?

El inconsciente obra por mínimos estímulos por lo que tiene la facultad de ser extremadamente sensible. Es por ello que el estímulo de ver a una persona con tal o cual característica me haga identificar a una persona como parecida a Florencia y me haga sentir todo lo que sentí en el relato del ejemplo, de manera inconsciente. Es decir, lo que yo siento es consciente, pero lo que dispara aquello que yo siento, es inconsciente.
Resumiendo

En resumen, según mi pensamiento, los celos son:

- Un faltante de algo;
- Una unidad emocional completa expresada bajo cierto inconformismo;
- Un quitarse deliberadamente de la escena que se imagina;
- Una especie de impotencia que emerge de no poder lograr lo que uno quiere y desea (y que si uno hiciese satisfactoriamente lo que deseara, pudiera hacer que estos celos desaparezcan);
- Unos deseos y la ilusión de no poder satisfacerlos;
- Una entidad de macho expresada en el control o en querer controlar. En relación a lo mismo, también puedo decir, que sentir celos es 'un fuera de control' o los malos intentos de controlar algo (perspectiva sólo masculina);
- La sucesión de dos fases: una, de reacción/sensación corporal y otra, de respuesta conductual.
- La reacción a un imaginario (yo voy y vengo con esta expresión);
- Una respuesta, y, específicamente, un tipo de respuesta del inconsciente.

* Sobre este tema es posible que hable en una futura entrada. Actualizo: Aquí está la entrada a la que hacía mención:
http://mimajestad.blogspot.com/2009/02/verdades-elementales-de-la-humana.html

___________
Imagen de alamosbasement en Flickr

No hay comentarios: