Extracto de "Religión, cooperación y libertad", de charlas de Krishnamurti (2)

Por favor escuchad lo que dice el que habla. Puede que no vayáis hasta el fin mismo de la jornada, pero escuchad. Escuchad sin condenar, sin justificar, sin comparar, sin poner en operación todas las memorias. Simplemente escuchad, libremente, de manera feliz. Porque, si sabéis cómo escuchar, entonces sabréis cuándo la mente está vacía. No hay nada que podáis hacer para producir ese vacío. Toda acción de parte vuestra es la acción del pasado, del pensamiento, del tiempo, y el tiempo no va a traeros esa libertad. Pero escuchad, de hecho gozad escuchando el sonido de un pájaro, el sonido sólo, cada sonido separado, distinto, vital, claro; escuchad ese cuervo; escuchad al que habla, completamente, cada palabra, cada afirmación, sin interpretar, sin traducir. Tan sólo escuchad. Y partiendo de ese escuchar tendréis la energía; partiendo de ese escuchar actuaréis de manera completa, totalmente.
Extracto de "Religión, cooperación y libertad", de charlas de Jiddu Krishnamurti (Pág. 5)