Krishnamurti, sobre el placer y el dolor

¿Por qué busca uno el placer y descarta el dolor? (...) ¿Por qué nos adherimos al placer y escapamos del dolor? ¿Por qué no vivir simplemente con ambos? En el momento que usted quiere eludir el dolor, el sufrimiento, comienza a inventar escapes, cita al Buddha, al Gita, va al cine o inventa creencias. El problema no se resuelve ni por el dolor ni por el placer. De modo que no se aferre al placer ni escape al dolor. ¿Qué sucede cuando se aferra al placer? Usted queda atado, ¿no es así? Y si algo ocurre con la persona a la que está apegado, o con su propiedad, o con su opinión, usted está perdido. Entonces, dice que debe haber desapego. No esté apegado ni desapegado; sólo mire los hechos, y cuando usted comprende los hechos, entonces no hay placer ni dolor; simplemente existe el hecho.
(Krishnamurti y la Educación)

4 comentarios:

anv dijo...

Es que tanto el placer como el dolor existen para obligarnos a actuar de manera que protejamos nuestra vida y la de la especie.

Sencillamente por su naturaleza, el placer es algo agradable y el dolor algo desagradable. ¿Y por qué buscamos lo agradable y evitamos lo desagradable? Porque así está construido nuestro cerebro.

Addax dijo...

¡Hola, anv, gracias por pasar!

¿Puede el cerebro transformarse a sí mismo o está jodidamente condenado a ser lo que su sustrato biológico/evolutivo le dicta que sea?

¡Un saludo!

Bidan dijo...

Sin tristeza no disfrutarías de los momentos de alegría...

Addax dijo...

¡Hola, Bidan, bienvenido!

Uno supone que la comprensión de todo el movimiento psicológico que implica la tristeza y la alegría lleva a otro estado de ser. En mi caso, pienso que no es sentir esto o sentir aquello, ni siquiera alegría o satisfacción. Mi atención desea centrarse en el trasfondo de cualquier fenómeno psicológico o biológico a los que se pueda tener acceso.

Actualmente, estoy dudando de la existencia de la tristeza, por lo menos, tal cual me la presentaron a mí y yo he venido experimentándola. Pero, ese es otro tema =D

Te mando un saludo, ¡gracias por pasar!