El dominio de la Ansiedad

En esta entrada hablaré sobre lo que es la ansiedad y cómo se manifiesta en mí.
Hablaré de una experiencia en la que logré dominarla y desvanecerla.
Diré el cómo lo hice.
__________________________________________

Debo reconocer dos cosas: hubo un momento en el que pude entender rotundamente la constitución de mi ansiedad, eliminándola en ese exclusivo momento; hubo otros momentos en los que encontrándome ansioso queriendo responder con mi mecanismo viejo ─que como por una zanja hace repetir los mismos caminos de costumbre─ el resultado de mis auto-observaciones fue un éxito dispar. ¿En otras palabras? Si bien he descubierto el núcleo de mis ansiedades, no he logrado todavía eficiencia a la hora de aplicar este conocimiento específico para desvanecer en todos los momentos en los que se me manifiesta esa ansiedad.



Desde mi punto de vista, la Ansiedad es un conflicto de intereses que se mezclan en un mismo momento dentro de la mente. Estos intereses son por lo general opuestos unos de otros: ¿me quedo o me voy?, ¿hablo o me callo?, ¿sigo o desisto?... Según mis experiencias, la ansiedad desaparece con sólo reconocer genuinamente los dos intereses del momento que se encuentran en puja. Yo no he tenido que accionar mucho después de darme cuenta del contenido de estos dos intereses, es más, algunas veces ni siquiera he tenido que accionar.

El primer indicio hacia el dominio de mi Ansiedad

Estaba yo en mi habitación cantando Karaokes desde la computadora. A veces suelo estar horas haciéndolo y esta era una de esas veces. Habré estado en la mía por una hora y media, más o menos. En mi cuarto hay una ventana que da a un pequeño patio que se comunica con una casa de arriba habitada por otras personas. Ese patiecito es el punto de encuentro de los sonidos tanto de aquellos que emergen de mi casa como de los que salen de esa otra vivienda. Si uno está más o menos atento, o en silencio, puede escuchar estornudos, risas y demás (¡hasta bostezos! jajaja).

La mente es muy rápida. La parte consciente de uno muchas ─muchísimas veces no se percata de algo cuando ahí adentro ya sucedió alguna cosa: recuerdos, imaginarios, evocaciones, pensamientos, divagaciones, más pensamientos...etc. Se necesita una consciencia rápida para poder advertir que ahí adentro está pasando algo. Según yo lo creo, tengo relativa consciencia para un cierto porcentaje de mis sucesos mentales, aunque descubro que no es tanto como para adelantármele a ellos y poder accionar pro-activamente en todo momento.

Estando yo cantando lo más tranquilamente se me vino, como por un rayo, el pensamiento de si yo pudiera estar molestando a quienes se encontrasen allá arriba, después de mi ventana. Yo no di mucha atención a este pensamiento si no fuera por algo muy  característico en mí: la transpiración de mis manos. He ahí una señal propia de ansiedad. Comenzaron a transpirar mis manos y yo me di absolutamente cuenta de eso. También me dí cuenta que había comenzado a hacer temblar una pierna. Creo que a los demás mortales también les pasa y creo que es una de las señales más características de ansiedad que tengo además de las transpiración de mis manos. Cuando hago temblar una pierna ya sé que algo está sucediendo, es una señal, un indicio, un dato con el que se puede accionar.

Después de ese pensamiento de creer que podía estar molestando a alguien con mis gritos no pude cantar más con comodidad: se me raspaba la voz, no llegaba a ciertas notas altas, sentía vergüenza y había, sin dudas, una lucha de mierda incómoda por algún motivo. ¡Todo al revés de la súper tranquilidad que tenía antes de ese pensamiento! Como casi nunca, yo me di cuenta de mis dos estados, de las señales de mi cuerpo, de los pensamientos que había en mi mente...me di cuenta de todo. Así que me revisé preguntándome qué me sucedía.


Los intereses que se pelean

Identifiqué que la lucha dentro mío era porque: por un lado, yo quería seguir cantando y disfrutando del momento sin ocuparme ni pre-ocuparme por los demás; y, por otro, yo no quería molestar a ninguna persona desde ningún punto de vista (ahí se agregaron unos pensamientos acerca de haber molestado una vez; también sobre lo que pensarán los demás al estar desafinando yo algunas veces...: estas cuestiones son sólo un más de los mismo que se agrega siempre o en determinadas ocasiones al otro interés en pugna).

Al parecer, la transpiración en mis manos es una forma de avisar cuando hay dos cosas peleándose dentro mío.

Después de uno identificar el núcleo de estos dos intereses, que se pelean por joder, nomás, suceden dos cosas (sin orden cronológico):

  • O desaparece la ansiedad sin tener que hacer nada más y la señal de turno que la indica se desvanece también (me dejan de transpirar las manos);
  • O uno elije a qué interés hacerle caso: en mi experiencia, dejar de cantar o hacerlo sin que me importe el griterío.

De una u otra forma, la ansiedad, se esfuma.

Un asunto importante es que la ansiedad es una sola aunque venga distinta según los intereses que se pelean en el momento; además, se muestra diferente también en cuanto a los síntomas, pero siempre igual en cuanto al mecanismo que la provoca.

Se hace más fácil dominar la ansiedad con la pauta de observar que ésta emerge por la lucha por prevalecer de dos intereses a veces opuestos.

La ansiedad es algo químico y algo psíquico, y es algo que uno aprende, una manera de obrar, una forma de estar en el mundo. Ya sabemos que si lo psíquico se repite por cierto periodo de tiempo, la cuestión repetida, se traslada al inconsciente y todos los procesos se vuelven relativamente automáticos. Si lo que se repite en la psíquis repercute en el cuerpo químicamente (como suele suceder frecuentemente), también se construirá un proceso inconsciente que no requerirá de demasiados pensamientos o asociaciones para que la lo demás ─la ansiedad─ se produzca. Por eso, con miras a entender la ansiedad, uno debe desenlazar el proceso, desandar los pasos, desarmar lo construido, algo así como lo siguiente:

  • Antes de mi ansiedad hubo un estado de observación según el cual no sería posible todo lo que se puede hacer después. Yo me observo y me doy cuenta de mi estado emocional antes, en el medio, y después de la ansiedad;
  • La observación se combina en la orientación de la atención hacia lo que sucede en la mente y hacia lo que sucede en el cuerpo. Uno se observa, sin interferencia de más pensamientos, y lo hace observando los efectos en el cuerpo y observando aquello que supuestamente los producen: los pensamientos. Yo me observo en el cuerpo y en la mente;
  • Con esta observación como herramienta he podido darme cuenta, más o menos, de una manera obvia, de la diferencia entre la no-ansiedad y la ansiedad en un momento dado. Esto es algo fundamental. Cada quien debe darse cuenta de esta diferencia de estados que emerge para cada uno al pasar de la no ansiedad a la ansiedad;
  • En un tramo de la experiencia yo logré identificar el pensamiento que catapultó la sintomatología posterior de la ansiedad una vez desplegada esta; 
  • A su vez, logré identificar un dato preciso de mi propia ansiedad: la transpiración de mis manos;
  • Hice una pausa y moví mi voluntad hacia el reconocimiento de los intereses en pugna. Esto es muy importante. Ignoro cómo se llega a reconocer esto con genuino resultado. Una clave en mí es que todo estado de ansiedad desaparece cuando doy en el clavo, es decir, cuando logro reconocer con precisión el contenido de estos intereses peleadores. Uno debe prestarse atención tan fina, delicada e íntimamente como se pueda a fin de ver y entender esta pugna, esta pelea, entre algo que ya estaba y algo que se quiere meter, genuinamente o no, en la mente;
  • Por último, o la ansiedad ya se esfuma por sí sola, o yo elijo a qué interés darle cabida para dedicarle así la orientación de mi conducta.


¡Saludos!
=)

4 comentarios:

benzodiazepinas dijo...

Si sientes estos síntomas continuamente es mejor que acudas a un doctor, es probable que te recete las benzodiazepinas que son medicamentos ideales para combatirlo, entre las cuales se encuentran el diazepam, alprazolam etc, pero según esta pagina http://www.findrxonline.com su uso puede causar adicción.

Addax dijo...

Gracias por la sugerencia, benzo, pero el asunto mío aquí es controlar la ansiedad sabiendo como opera y no tomarme ningún fármaco ni antes, ni durante ni después.
¡Un saludo!

jersey shore episodes dijo...

Great share thanks!

Addax dijo...

A pleasure, my friend ;)