Tres hechos sutiles: el 2do., No-pensamiento.

Hace un tiempo me sucedieron tres cosas que no elegí ni hice nada para que me sucedieran. No sé cómo catalogarlas como para expresar en esta entrada unos conceptos más claros. Si quisiera buscar en Google información no sabría por dónde empezar (aunque puede que haya alguna referencia por ahí).
En esta ocasión sólo contaré una de las tres experiencias.


Tres hechos sutiles: el 2do., No-pensamiento.


Esta es la segunda entrada sobre estas cosas raras que me pasaron, acá las llamé Hechos sutiles.
La primera, aquí.
Yo creo que estas experiencias me pasaron todas en el 2008.


Lo siguiente sucedió un día en el que pasé toda la noche frente de la computadora. Me dispuse a acostarme a eso de las 5 de la mañana.

Prendí la tele, mi madre se levantaba para irse a trabajar. Ya se estaba haciendo de día pero aún en mi cuarto la habitación se hallaba oscura. Recuerdo que era una mañana fresquita pero que con sólo una sábana yo podía estar cómodo de esa frescura.

Dado vuelta, boca abajo, en la cama, ya me estaba por dormir. Yo acostumbro a poner recién el Sleep del televisor justo antes de darme vuelta (que vendría a ser el signo de ya disponerme, efectivamente, a dormir). Lo frecuente es que lo ponga para que se apague en 90 minutos, luego, cuando me despierto, el televisor ya se halla apagado.



Cerré los ojos.

Mi madre hizo unos ruidos en la cocina y pensé en esos ruidos. Después lo dejé. No recuerdo qué es lo que sentía en los momentos previos a acostarme y, menos aún, recuerdo qué es lo que sentía en esos momentos antes de dormirme, pero sé la diferencia entre un momento y lo que vino después.

Pensé en otras dos o tres cosas más, entre los sonidos de televisor prendido y el ruido de una puerta que se cerraba, dejé de pensar. Pero dejé de pensar absolutamente. Mi mente quedó con un leve zumbido como esos que uno puede imaginar en un lugar vacío, sin nada. Quedé así la primera vez por unos 10 segundos aproximadamente. No entendía qué me pasaba. Abrí los ojos. Me dí vuelta hacia mi izquierda.

Volví a cerrar los ojos y otra vez, un silencio en mi mente, no había ningún pensamiento. Esta vez me di cuenta de que me sentía muy bien. Quise mantenerlo así por unos momentos más. Abrí los ojos y observé el adorno que hay en el respaldo de mi cama. Seguí sin entender lo sucedido y volví a cerrar los ojos.

Esta vez fue de más tiempo. No había pensamiento y no había pensamiento y no había pensamiento... No había nada, sólo una especia de zumbido, un vacío acogedor. Quise quedarme así por todo el tiempo posible. Pude observar que sin, real y verdaderamente, no pensar nada yo sabía que estaba no pensando. Pero no había ni pensamiento por voz ni por imagen (más referencia sobre esto último, aquí). La sensación que tuve es algo parecido a lo que una vez me comentó mi hermana de casualidad cuando éramos niños (no lo precisaré acá porque me sería un lío).

Puedo describir esa sensación de la siguiente manera: recuerdo cuando jugábamos con mis amigos, siendo niños, a los muertos (jajajaj) arriba de la mesa de la cocina. Y bueno, si uno veía que otro estaba acostado así en la mesa, venía y le movía con todo, sacudiendo todo lo que hubiera arriba (personas, floreros y demás :P). Una vez, yo me hallándome en la mesa ubicado boca abajo mirando hacia el piso, vinieron mis picarones amigos y sacudieron toda la mesa, fuertemente, entonces, yo para no caerme lo que hice fue sostenerme de sus lados. Me sostuve largo rato hasta que caí al suelo.

¿Qué joraca tiene que ver esto con lo anterior? Bueno, aquella sensación se parece a ésta en que uno siente que se mueve a la par de algo, como situado en una superficie plana. La vez que me pasó aquello de no pensar por largo tiempo (fue la única vez) sentí como que me movía mentalmente con algo más, símil a estar situado en esa mesa de niño bajo la divertida jugarreta de mis compinches.

Me dormí.

Nunca antes en la historia de toda mi vida había sentido lo que sentí ese día y nunca había logrado no pensar por tantos momentos. Desde ese día sé que se puede acceder a un tipo de información todavía sin que se haya pensamiento.

Dentro de un rato o tal vez mañana, cuento lo último de estos sucesos , quizás lo más impactante para mí.

¡Abrazo de gol de Messi! =P (por cierto, qué golazo que metió ayer) Jejeje, saludos.

Agrego: De casualidad encuentro en la Wikipedia -estaba leyendo sobre Nostradamus- la entrada sobre Contemplación, que dice lo siguiente:

Contemplación
De Wikipedia, la enciclopedia libre

La contemplación es el estado espiritual que aparece en el ser humano cuando practica el silencio mental.


El Silencio mental
El silencio mental se consigue con el desapego de pensamientos y sensaciones. Se puede trabajar para que aparezca mediante la meditación o la oración en silencio. El desapego por lo material surgirá como resultado de la práctica.

La práctica
La práctica se puede acompañar de lecturas que inspiren a la persona a continuar en el silencio interno y lo ilustren de cómo otros lograron que ese estado espiritual sucediera. Aparece, ya que no lo podemos provocar voluntariamente, sino sólo meditando en silencio sin buscarlo.
La contemplación ha sido practicada desde tiempos inmemoriales por la humanidad.
En las diferentes culturas
Formas de contemplación diversas las podemos encontrar en diferentes culturas y épocas de la humanidad, desde los chamanes o brujos de las tribus, hasta los tiempos actuales como los sufíes, los monjes tibetanos, los maestros zen, los gurus de la India, etc.
____________________

Con la lectura anterior me aventuro a decir que quizás haya entrado en un estado de contemplación de algún tipo o algo por el estilo. En fin, seguiré atento a más datos.
¡Saludos!

No hay comentarios: