La emoción domina al pensamiento (3)

En esta ocasión hablaré de cómo una emoción controla el pensamiento.
Diré lo que es una emoción. Distinguiré al pensamiento como si tuviera tres niveles. Daré ejemplos.
Al final de la lectura una persona sabrá cómo hacer para renovar un estado de ánimo bajo y entenderá por qué éste se continua con el tiempo.
__________________________________________________


Por qué la emoción domina al pensamiento

Gráficamente, la emoción produce un surco por el que invariablemente pasarán un cierto tipo de pensamientos. Salir de ese surco es muy difícil y sólo es más accesible cuando la emoción va cumpliendo su ciclo natural. Por ejemplo, al estar enojados nuestros pensamientos van dirigidos hacia la temática de esa emoción al expresar unas puteadas consonantes: la puta que lo parió, siempre se me vuelca la leche del café; qué bobo, acabo de tropezar con esa baldosa; si seré de boludo, cómo no me he dado cuenta de esto antes... (más o menos mis puteadas pero bien suavecitas para blogger :D ). Es típico, en este estado, decir no me jodas, no me hables, no me mires porque estoy re caliente (re enojado). Cuando la química de una emoción ha tomado lugar, nuestros pensamientos, sólo se instaurarán en la temática de esa emoción. Es por eso que la emoción domina al pensamiento.

Para entender a la emoción hay que entender de dónde viene esta. Y la emoción viene del pensamiento. Pero he aquí un asunto particular: hay unos tipos de pensamientos y no todos son accesibles al movimiento voluntario de la atención consciente. Por lo tanto, un importante porcentaje de actividad psíquica emocional forma parte de un ámbito no-consciente. Si la temática de esas emociones son positivas, no hay ningún tipo de dramas, pero si la temática es negativa, hay que prestarle especial atención. La emoción es una fuerza impulsadora hacia adelante o destructora, hacia atrás. No hay cosa más peligrosa en este mundo que una persona frustrada.

La frustración es un tipo poderoso de emoción. Una clase específica de violencia viene por una descarga inadecuada de frustración. La frustración del tipo celoso que encuentra a su esposa con un amante le hace provocar asesinato. Yo creo que en Argentina, algunos hinchas de fútbol, poseen una ignorancia respecto de cómo canalizar el poder de una frustración y que, por ello, propician su descarga tan inadecuadamente que o se pelean entre ellos, o con la policía o con otros hinchas rivales.

Los europeos dicen que nosotros los latinoamericanos somos más pasionales que ellos. Yo digo que por estos lugares es grave el asunto si existe un elevado nivel emotivo y un bajísimo conocimiento de cómo obrar con ello.

(Sigue en otra entrada:
Cómo cambiar o dominar un estado de ánimo, serie La emoción domina al pensamiento (4))