¿Reconoces que observarse a uno mismo es algo básico?

Andrés Calamaro - Media Verónica




Diálogo no ficticio ─aunque sí mínimamente modificado─ que tuve el permiso para publicar, a continuación (=P):

Diego: ¿Reconoces que observarse a uno mismo es algo básico?

Verónica: Sí, básico y primordial.

D: ...pero uno tiene un título, trabaja y hace sus actividades dentro de una sociedad, hace todo y no lo básico.

Verónica: Sí, es cierto.

D: Entonces, uno tiene que realizar lo básico y ahí está la llave para entender cualquier cosa.

Verónica: No puedo, no ahora, no verme afectada por los juegos que para X son divertidos...

D: Sí, pero el asunto no es no verse afectado. Todo afecta...




Verónica: "Vivimos bajo una cadena de pensamientos que selecciona y aisla un único aspecto de la realidad".- Matthieu Ricard. Por el momento me encuentro en un aspecto muy limitado de la realidad...y sé que es así, dentro del diámetro en el que estoy, estoy intentando comprender, luego saldré. Por el momento, no necesito insensibilidades, porque yo aún no soy de teflón ni de goma.

D: Pero decir: por el momento me encuentro en un aspecto muy limitado de la realidad..., ¿no es realizar nuevamente el "Vivimos bajo una cadena de pensamientos que selecciona y aisla un único aspecto de la realidad (...) ", de Ricard?
¿Se entendió lo que puse?

Verónica: Sí. Vivo bajo una cadena de pensamientos que selecciona y aísla un único aspecto de la realidad.

D: O sea que por el pensamiento no entiendes y con el pensamiento dices que no entiendes, ¿te suena lógico?

Verónica: Lo siento, de verdad, lo siento. Quisiera que no me importaran los juegos de X, pero me siento mal, yo no puedo evitarlo todavía. Para X es divertido imaginar mi cara, a mí me recuerda algo que no supe manejar...

D: ¿Y qué te pasa con ese recuerdo?

Verónica: ¿Cómo?

D: Piensas algo sobre ese recuerdo, ¿no es así?

Verónica: Pienso muchas cosas...

D: ...y eso que piensas, ¿sería acaso Verónica pensando?, ¿qué opinas?

Verónica: Sí, es Verónica pensando. De la única forma que Verónica sabe pensar...

D: ...y Verónica pensando tiene dominio sobre lo que piensa, ¿o sólo padece los pensamientos?

Verónica: ...porque aún no le ha dado prioridad a lo básico.

D: ¿Se entiende la pregunta?

Verónica: Y, ¿Verónica pensando tiene dominio sobre lo que piensa? No completamente.

D: O sea que padeces tus pensamientos. ¿Es así?

Verónica: ¿Padezco por mis pensamientos?

D: Y, fijate vos, te lo estoy poniendo todo en una línea lógica y racional. ¿No lo ves por vos misma?

Verónica: Estoy clara que es mi responsabilidad, mis pensamientos...

D: Vos sos Verónica pensando, y Verónica pensando es lo que piensa,  ¿puede Verónica tener algún domino sobre lo que piensa?

Verónica: No estoy culpando a X de nada, Verónica pensando es lo que piensa...
En algunas cosas lo tiene. Pero en el tema X, no lo tiene.

D: No. Domino total, puesto que siempre que piensa es Verónica pensando...

Verónica: De verdad lo siento...No hay dominio total...

D: ¿Y quién sino Verónica podrá dar domino a lo que piensa?, ¿algún vecino, quizás, un tío, o una compañera del trabajo?

Verónica: Sé que yo daré el dominio. ¿Crees que no lo entiendo?

D: Y dar dominio a los pensamientos propios ¿no es acaso algo básico también?

Verónica: Sí.

D: ¿Y qué esperas?

Verónica: Lo haré.

D: ¿Cuándo?, ¿mañana?, ¿dentro de diez minutos?

Verónica: Sólo intento ser sincera contigo...

D: Esas son excusas...

Verónica: Quizás...

D: La pregunta RADICAL es ¿cuándo Verónica dará dominio de sus pensamientos?

Verónica: La única respuesta que tengo: no lo sé.

D: ¿Qué te parece cuando te surge el recuerdo, justo en medio de estar pensando sobre ese recuerdo?

Verónica: Lo intento, pero me doy cuenta que aún no lo logro.

D: ¿Se entiende la pregunta?

Verónica: No.

D: Recuerdas A y piensas B, y no es A lo que te produce lo que te produce, sino B, es decir, lo que piensas de A. ¿Eso lo ves? Yo tengo mi recuerdo y lo que pienso acerca de mi recuerdo...A y B. ¿Lo ves?

Verónica: Sí, lo veo.

D: Bien, ¿qué ves?

Verónica: Está claro que debo dar dominio a lo que pienso, que debo observar a B. Eso lo sé, ¿cuándo? Eso también lo tengo que responder yo.

D: ¿Cuándo? y bueno, justo cuando estás pensando algo sobre A, que en este caso es un recuerdo...

Verónica: Probablemente contigo no tenga que conversar nada, quizás no haga falta luego que yo misma comprenda y domine mis pensamientos y sus causas. Pero aún no lo logro, eso es todo.

D: Así que la cuestión es ser responsable sobre uno...

Verónica: Sí.

D: ...y aquí termino, porque no quiero ser un hipócrita.