Sobre mi Hipocresía

Para mí que alguien tenga interés en tópicos personales como mi familia, mi salud, mi trabajo o mis estudios, no significa nada, lo siento. A mi no me hace feliz en lo más mínimo (ni infeliz tampoco) el que alguien me diga "¡Feliz cumpleaños!" para mi cumpleaños. En materia de deseos, me importa un huevo lo que otros deseen. Me interesan las acciones, qué se hace con lo que se tiene, y la sociedad, los amigos y la familia, no hacen nada, sólo se creen buena gente y que son benevolentes y virtuosos de la vida con sus "te quiero" , "te extraño", "te deseo que pases una linda semana" y todas esas pelotudeces. Yo salí de ese nivel socialmente aceptable de hipocresía. Y primero la tuve que ver en mí, y cuando la descubrí, no me gustó. No obstante, ahí estuve yo, viéndome, investigándome, mientras otros paseaban en sus autos e iban a sus cócteles.

La libertad es un asunto serio y todavía no he conocido persona que lo tome con seriedad, salvo personas que han sido habilidosas para mantener ciertos grados de salud (como aquellas de la Gestalt que conocí). Todas están con sus "te quiero", "te aprecio", con sus "feliz navidad", "que Dios te bendiga", todos repletos de palabras vacías. No hay acción porque no tienen idea qué es la acción, nunca accionaron para sí y lo más parecido que encuentran para accionar es repetición y copia. Y ahí están todas juntas creyéndose buenas personas, que "aman" a los demás. Ni siquiera se interpelaron por el mosquito que acaban de matar, pero, "ojalá la pases bien con tu familia y los tuyos", "eres especial" y bla bla y blá.

Yo no soy perfecto, ni nada de eso, tengo todos los grados de no virtud humana situados en mí mismo. Y, aquí y ahora, hablo desde un lugar, que no sé cuál. Pero, así están las cosas.

¿Catarsis? =P

No hay comentarios: